Cinque Terre

Javier Solórzano

La mesa que más aplauda, ahora en Durango

Uno de los fundamentos de la democracia radica en la relación y la comunicación que deben guardar gobernantes y gobernados. A pesar de ser uno de los ejes para la gobernabilidad, en la práctica es un asunto que no es fácil de instrumentarse.

Los ciudadanos sabemos que los gobiernos llegan prometiendo y que en la medida en que el tiempo pasa todo tiende a diluirse.

La ausencia de gobierno y el desgaste del ejercicio del poder, y más si los ciudadanos no tienen respuestas y atención de los gobiernos en su cotidianeidad, provoca una distancia y sobre todo incredulidad, hartazgo y rechazo.

La lectura que ha venido haciendo López Obrador a lo largo de muchos años ha sido precisa y la ha sabido aprovechar; en las pasadas elecciones por fin encontró su momento. Las razones antes mencionadas tienen que ver con esto, pero también se quería establecer relaciones diferentes con los gobiernos. Los ciudadanos quieren ser tomados en cuenta en las grandes decisiones, pero para ello es imprescindible la información.

Las consultas que ha venido haciendo López Obrador buscan no perder el contacto con los ciudadanos e integrarlos a la toma de las grandes decisiones, particularmente las que les competen de manera directa.

El problema que hemos venido viviendo no está en el reconocimiento y apoyo a los procesos de  consulta para conocer lo que quieren los ciudadanos y también para no perder los vínculos de comunicación, los cuales fortalecen la gobernabilidad y representatividad.

El problema está en los mecanismos que se han utilizado para las consultas. En el caso del sí o no al aeropuerto de Texcoco las cosas terminaron por definirse de manera singular. Si bien se dieron  buenos debates, en el Canal Once nos tocó participar en varios, al final la opinión del entonces presidente electo prevaleció en el imaginario colectivo de la minoría que participó.

Para una decisión de esta envergadura se requería de una metodología de mayor precisión, lo que se dijo con insistencia en varios de los debates, y sobre todo, que se debió buscar una mayor participación, de alguna u otra forma la decisión afectaría, de hecho sigue afectando, a buena parte del país.

El domingo pasado en Durango de nuevo se convocó a una consulta, ésta fue a mano alzada en un acto público, sobre un tema que tiene una infinidad de vericuetos.

La construcción, ya en marcha desde hace cinco años, de un Metrobús interestatal con el que se buscaría modernizar el transporte en La Laguna el cual conectaría con los municipios de Coahuila y Durango, fue el motivo de la consulta. El proyecto había pasado por controversias de todo tipo, encabezadas por los transportistas y los concesionarios; lleva tres años detenida la obra.

Corren todo tipo de versiones. Se argumenta que todo estaba orquestado para que el Presidente propusiera una consulta a mano alzada en un acto controlado, con una mayoría que impondría el no.

También se argumenta que los concesionarios del transporte aseguran que el Metrobús no resuelve el problema; sin embargo, esta afirmación no la comparten especialistas en la materia.

El tuit de ayer del acucioso periodista lagunero Javier Garza  Ramos ofrece nuevas pistas: “Fuentes del partido Morena me confirman que recibieron el apoyo de los concesionarios del transporte en la campaña de su candidata en Gómez Palacios, Alma Marina Vitela. Bajo esta luz, la cancelación del Metrobús Laguna en la parte de Durango parece el pago de favores a una campaña”.

Es claro que son muchos los vericuetos del domingo, pero lo que está de nuevo para preguntarse es sí a través de consultas como la del domingo se pueden tomar grandes y trascendentes decisiones.

RESQUICIOS.

Claudia Sheinbaum se ha dado cuenta que lo que venía haciendo no resuelve los problemas de seguridad. Está haciendo un sensible acuse de recibo ante lo que vivimos los capitalinos, sin filias ni fobias.


Este artículo fue publicado en La Razón el 19 de junio de 2019, agradecemos a Javier Solórzano su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password