Cinque Terre

Rubén Cortés

[email protected]

Periodista y escritor.

La mentira de Ayotzinapa

Oh: qué manera de gustar a los izquierdistas de café con leche y guardias rojos de Twitter que la CNDH haya “señalado fallas y falta de atención a 10 meses de caso Ayotzinapa” y “realizado 32 observaciones y propuestas, al criticar omisiones en diligencias y descuido a víctimas”.

Los enloquece esa retórica. Sin embargo, lo nuevo en el informe es precisamente lo más importante:

Se exige a la PGR investigar “¿por qué motivo los alumnos de la Normal fueron llevados a la ciudad de Iguala el 26 de septiembre de 2014?, ¿quién los llevó? y ¿por qué precisamente a los alumnos de primer grado?”

Porque los 43 estudiantes asesinados salieron engañados de la Normal. Les informaron que irían a Chilpancingo a botear para la marcha del 2 de octubre, pero su jefe desvió el vehículo hacia Iguala.

¿Quién les ordenó salir de la escuela? ¿Quién advirtió al jefe para que cambiara de ruta con la idea de impedir el destape como candidata a alcaldesa de la esposa del alcalde, el perredista José Luis Abarca?

El entonces Procurador General de la República declaró:

—”En el momento que los interrogaba el jefe del grupo delincuencial, y ellos después de un intenso interrogatorio, fuerte interrogatorio para no usar más calificativos, no podían decir más que lo que sabían, y alguno de ellos por fin se para y dice: bueno, el que nos trajo fue éste, él es el que sabe.

—”Paran al que sabe y dice que primero dijo a los jóvenes que iban a Chilpancingo a botear para venir a una manifestación el 2 de octubre y que no llegaron a Chilpancingo, se los llevaron directo a Iguala. En el camino les dijeron que iban a impedir un acto político en el municipio y eso es lo que los jóvenes sabían, no sabían más.

—”No tengo ninguna evidencia de que los jóvenes normalistas sean parte de ninguna cuestión criminal. En su enorme mayoría eran de primer ingreso. Es una pista muy importante porque cuando los autores materiales están buscando al que sabe, dicen que era el único que tenía pelo largo, todos los demás eran pelones (en la Normal de Ayotzinapa los alumnos deben traer cabello corto)”.

De ahí que también sea importante otra recomendación de la CNDH ayer:

“Obtener la georreferenciación y los datos generales de las líneas de los teléfonos celulares de 2 estudiantes desaparecidos de los que, presuntamente, cada uno habría enviado un mensaje de texto a personas cercanas los días 26 y 27 de septiembre de 2014”.

Es lo que se tiene que saber ya: ¿Quién mandó a los jóvenes a Iguala?

Y en eso tiene absoluta razón la CNDH:

“No es momento de callar ni olvidar”.


Este artículo fue publicado en La Razón el 24 de Julio de 2015, agradecemos a Rubén Cortés su autorización para publicarlo en nuestra página

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password