Cinque Terre

Luis de la Barreda Solórzano

La lección de Venezuela

El hartazgo y el coraje vencieron al temor natural producido por los embates intimidatorios de un gobernante enloquecido que se ha aferrado al poder como la hiedra a la pared.


El presidente Nicolás Maduro amenazó abiertamente a los potenciales votantes de que, en caso de que el resultado de las elecciones legislativas le fuera desfavorable, saldría a la calle con las masas a defender la revolución bolivariana.


La contienda no fue equitativa: los votos de las regiones que se consideraban con más adeptos al gobierno tenían mayor peso que los sufragios que se emitieran en otras áreas geográficas; el gobierno ha tenido una presencia abrumadora en la televisión y la radio, mientras que la oposición prácticamente tiene vedado el acceso a esos medios; los periódicos libres casi han sido asfixiados por las dificultades por conseguir papel; importantes televisoras y radiodifusoras han sido clausuradas; varios opositores se encuentran presos sólo por serlo; los adversarios políticos son insultados cotidianamente por el mismísimo Presidente, quien los tilda de apátridas y traidores, y uno de ellos fue asesinado en un mitin días antes de las elecciones.


Pero la inmensa mayoría de los venezolanos está agobiada por un gobierno que ha destruido al país. Nunca en la historia de Venezuela habían emigrado tantos. La diáspora se calcula en más de un millón.


La inseguridad ha escalado niveles estratosféricos: la tasa de homicidios es cuatro veces superior a la nuestra, que es bastante alta. La inflación es la mayor del mundo. El desabasto ha afectado gravemente la calidad de vida de todos los que no pertenecen al círculo más cercano a Maduro. No hay inversión productiva. El desempleo alcanza proporciones elevadísimas. El clima de odio sectario es irrespirable. La influencia no disimulada del régimen castrista y el desplazamiento de médicos venezolanos por médicos cubanos ha sido constante. Familiares de la primera dama están presos en Estados Unidos tras ser capturados con enormes cargamentos de cocaína. Los poderes públicos están absolutamente sometidos a los caprichos del Presidente. El gobierno abandonó el sistema interamericano de derechos humanos.


Todo eso propició que los ciudadanos, haciendo de tripas corazón, salieran a emitir su voto. El resultado ha sido contundente: la oposición —los traidores al pueblo, los apátridas, según Maduro— ha obtenido una victoria holgadísima, duplicando el número de votos logrados por los candidatos oficiales.


La lección no tiene desperdicio. Maduro siempre quiso presentarse como el pueblo —¡el pueblo bueno!— a sus seguidores, y como enemigos del pueblo, conspiradores contra la revolución, a los inconformes. Si así fuera, estaríamos ante un suceso inaudito: el pueblo, esto es la gente que votó por los candidatos del gobierno, es una minoría y el anti-pueblo, el segmento de la ciudadanía que votó por la oposición, es la gran mayoría.


En realidad no existe tal cosa como el pueblo. En toda sociedad coexisten personas con diferentes ideas y aspiraciones, contrastantes valores éticos, diversas opiniones sobre cómo deben actuar los gobernantes, y sus pareceres son cambiantes. No hay un pueblo entendido como un bloque homogéneo que se mueve en el sentido correcto de la historia. No podría haber, por tanto, un partido representante del pueblo. Los partidos ofrecen opciones políticas, similares o discordantes, y buscan atraer al mayor número de votantes, pero ninguno encarna la voluntad popular ni se puede considerar el intérprete infalible de los anhelos del pueblo.


El término pueblo —advierte Fernando Savater— suele ser empleado como sinónimo del conjunto de los ciudadanos de un país, casi siempre con intención encomiástica: el pueblo siempre es noble, nunca se equivoca. Se utiliza para nombrar a una entidad superior y eterna que se opone a cada uno de los ciudadanos y siempre tiene razón. Lo importante es lo que quiera el pueblo, es decir, lo que dicen que quieren los que hablan en su nombre.


Los sectarios que hablan por el pueblo se empecinan en que sus posturas e intereses salgan adelante a como dé lugar, aunque tengan que aplastar a quienes se les opongan y llevar a la ruina a su país.



Este artículo fue publicado en Excélsior el 10 de Diciembre de 2015, agradecemos a Luis de la Barreda Solórzano su autorización para publicarlo en nuestra página

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password