Cinque Terre

Rubén Cortés

[email protected]

Periodista y escritor.

La Iglesia abona a campaña de AMLO

Experta en concordatos políticos en sus más de dos mil años como potencia diplomática mundial, la Iglesia no tuvo rubor en mostrar en la casa de Dios sobre la Tierra su favoritismo con miras a la próxima elección presidencial en México: quiere a AMLO por sobre todas las cosas.


El Papa Francisco rebasó todas las mundologías que debe guardar hacia la política doméstica de uno de los países con mayor número de católicos en el mundo y recibió en audiencia general a AMLO, a sabiendas de que éste es un candidato presidencial en campaña.


Lo hizo en sintonía con la oposición de AMLO a las bodas gay, la adopción por matrimonios del mismo sexo y el aborto legal. Pero también por cuestiones de dinero.


En abril de 2003, como Jefe del GDF, AMLO le regaló tres hectáreas frente a la Basílica para construir la Plaza Mariana y pagó las escrituras, con cargo al erario por siete millones 131 mil 558 pesos.


Durante la inauguración de la plaza, el cardenal Norberto Rivera recordó que AMLO “fue sensible a las necesidades de los peregrinos y cedió a la Iglesia este terreno que le correspondía al DF”.


Y después de ser recibido por el Papa, el pasado 14 de octubre, AMLO reconoció a su valedor ante El Vaticano: “Solicité ver al Papa a través del cardenal Norberto Rivera. Muy rápido me contestaron que yo decidiera cuándo quería”.


Antes, AMLO había tenido a bien advertir que en su campaña por Los Pinos en 2018 el aborto y el matrimonio gay serán temas “no muy importantes para Morena”. Y la Iglesia lo aplaudió enseguida: “Está bien que defienda los valores de la familia para una sociedad sana y correcta”.


La Iglesia recordó que “Obrador es muy conservador y cuando fue Jefe de Gobierno mantuvimos una magnífica relación con él”. Pues sí: fue entonces cuando le regaló cinco terrenos, suscritos por el Notario Público número 64, como “donación pagada como subsidio con presupuesto del DF”.


Según el oficio SF/PFDF/2003/6367, AMLO destinó siete millones 90 mil 813 pesos por concepto de impuesto sobre adquisición de inmuebles, y 40 mil 745 pesos correspondientes a los derechos de inscripción en el Registro Público de la Propiedad.


Un negociazo para la Iglesia:


—Vendió en 25 mil 300 pesos cada uno de los 120 mil nichos del columbario, que le aportan tres mil 36 millones de pesos.


—Cobra 570 pesos anuales por mantenimiento de cada nicho y 20 pesos la hora en el estacionamiento para 535 coches.


—Renta los espacios del Centro de Evangelización de dos niveles: un auditorio con capacidad para 858 personas y varios salones de usos múltiples.


Y como obras son amores… ya la Iglesia tiene candidato.



Este artículo fue publicado en La Razón el 28 de Octubre de 2015, agradecemos a Rubén Cortés su autorización para publicarlo en nuestra página

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password