Cinque Terre

Julieta Macías Rábago

[email protected]

Diputada federal por Movimiento Ciudadano.

La farsa del combate a la corrupción

El lunes 9 de noviembre de 2020, fecha en la que en su homilía mañanera el inquilino de Palacio Nacional expresó, “…Yo tengo un compromiso con el pueblo de México de no fallarle y de que no haya corrupción y no haya impunidad, y esto significa no permitir la corrupción y no abogar por nadie, aunque se trate de familiares, de amigos, de compañeros. No voy a ser tapadera de nadie…”, el portal Aristegui Online, reproduciendo la investigación de Leonardo Núñez, de MCCI, publicó que, en lo que va de 2020, 79.8% de los contratos del gobierno han sido dados por adjudicación directa. Prácticamente 8 de cada 10.

El presidente ha hecho del combate a la corrupción su principal narrativa, y sin embargo, solo ha sido un discurso para engañar al pueblo bueno y sabio. Doy otros ejemplos:

En la encuesta de México Elige alrededor de los personajes de la presente administración y la percepción ciudadana respecto de su honestidad, muestran que con el 73%, Ana Gabriela Guevara es la integrante del gabinete presidencial con la percepción más alta de corrupción, por encima de Manuel Bartlett, que se quedó con 69.6%. De acuerdo con El Economista, desde que asumió la Dirección General de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) tres empresas, en complicidad con las federaciones deportivas, son utilizadas para triangular los recursos públicos del Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento y financiar con sobreprecios los viajes a campamentos y competencias.

El IMSS ha sido rostro constante de la corrupción tolerada desde palacio. A finales de marzo se adjudicó directamente un contrato por 93 millones de dólares a la empresa Levanting Global Services para adquirir hasta tres mil ventiladores pulmonares. La empresa, según documentó Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad reveló que su dueño, Baldemar Pérez Ríos, había sido previamente investigado por la Función Pública por tejer una red de 30 empresas fantasmas con las que se hizo de contratos millonarios con Pemex entre los años 2000 y 2010, además de haber sido acusado de sobornar a funcionarios.

El 30 de abril del 2020, en el ojo de la –groseramente mal manejada- crisis sanitaria, el mismo instituto celebró un contrato con Cyber Robotics Solutions, empresa propiedad de ¡León Manuel Bartlett Álvarez! (sí, hijo de Manuel Bartlett Díaz) para la adquisición de 20 ventiladores a razón de 1.5 millones de pesos cada uno, en ese momento los más caros de cuantos había comprado el gobierno. En mayo, MCCI reveló que, luego de una revisión física, el IMSS los devolvió habida cuenta que detectó que los ventiladores ¡No contaban con pantalla táctil! A la postre se sabría que la empresa de Bartlett Jr. ha obtenido en el actual gobierno 18 contratos por un monto total de 278 millones de pesos, 11 de estos contratos han sido por asignación directa.

Un reportaje de Carlos Loret de Mola, difundió que Irma Eréndira Sandoval recibió como regalo en 2007 por parte del gobierno local, a cargo de Marcelo Ebrard, un terreno de 253 metros cuadrados al sur de la capital que hoy está valuado en seis millones de pesos; además, se supo que, junto con su esposo, John Ackerman acumularon cinco propiedades -adquiridas de contado- en nueve años, cuando ambos se desempeñaban como académicos de la UNAM y que hoy sumaría un valor de 60 millones de pesos, lo que resulta fuera de toda proporción económica, salarial y disciplinar; incluso habiendo aclarado que habría que sumarle ayudas familiares y un premio que recibieron-.

De acuerdo con Reforma, el Grupo Huerta Madre -propiedad del empresario veracruzano Arturo Quintanilla Hayek, compadre de Rocío Nahle, Secretaria de Energía-, en consorcio con la compañía holandesa Van Oord, obtuvo, en mayo de 2019 (¡A pocos días de haberse creado!), un contrato por 4.968 millones de pesos para el acondicionamiento de los terrenos para la refinería Dos Bocas, hoy seriamente anegados.

Y uno de los más recientes, la difusión de los videos en los que se observa a Pío López Obrador, hermano del presidente, recibiendo dinero de David León para financiar la campaña electoral de Morena en 2018. A ver si ahora si López Obrador cumple su palabra y deja de ser tapadera.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password