Cinque Terre

Javier Solórzano

La expectativa y la esperanza

Uno de los principales retos que enfrenta López Obrador está en la expectativa y esperanza que ha generado. Es muy probable que en estos meses, en su carácter de un muy poderoso Presidente electo, se haya dado cuenta del tamaño de las cosas que tiene enfrente.

El hecho de que en el caso de la seguridad haya decidido cambiar la estrategia, no parece regirse por otras que como una toma de conciencia del tamaño del problema; la terca realidad lo está llevando a recular.

Las conversaciones que sostuvo con los altos mandos de las Fuerzas Armadas, de seguro le hicieron ver que su idea, que el Ejército y la Marina regresen a los cuarteles, no sólo no tenía sentido, sino que además pondría en grave riesgo a los habitantes de varios estados. Quizá ahora ya ha podido ver con nitidez el significado que tiene la petición ciudadana de que las Fuerzas Armadas no dejen de patrullar las calles,  y aquello de que “no nos dejen solos”.

López Obrador va a vivir muchos capítulos más como éste. La clave va a estar en su capacidad de respuesta y de autocrítica. ¿Qué tanto va a aceptar que tiene que cambiar de estrategia para alcanzar lo que prometió?

En los primeros meses de su gobierno se la va a pasar bajo el riesgo de que se diluyan las expectativas y las esperanzas que ha provocado.

Buena parte de la sociedad está esperando con ansias, no es una exageración, la llegada formal de López Obrador. Si bien nada cambia por arte de magia, el problema va a estar en que creó la idea de que en el corto plazo se verían los cambios que prometió en campaña, lo cual se empieza a ver muy complicado.

No está nada fácil cambiar el orden de la cosas. Son décadas de corrupción, pobreza, concentración del poder, inseguridad, narcotráfico entre otros muchos problemas, los cuales son un reto mayúsculo para López Obrador, o para cualquier otra persona que esté en su lugar.

Al tabasqueño se le debe apoyar y respetar. El bono democrático le va a permitir tener espacios para tratar de ofrecer resultados. El tiempo ya corre en su contra. Ya todo cuenta, lo haga o no lo haga.

Por más que hoy concentre el poder de manera apabullante y que tenga una clara mayoría en el Congreso, no puede soslayar que el factor tiempo es un detonante para que le vaya bien o para que empiece a ser cuestionado, lo cual se sabe, no le gusta.

A lo largo de todo este tiempo, López Obrador nunca se ha visto como parte de los problemas del país. Cada vez que surge algo que lo pudiera colocar en medio de una problemática, voltea a ver a su llamados “adversarios”, o de plano termina por inventárselos.

Un hecho inobjetable es que el todavía Presidente electo está en el escenario que construyó y que quería. Las cosas le han salido tal como las imaginó.

Recordemos que hacia el final de la campaña, López Obrador ya no pedía sólo el voto para él. Lo que hizo, ante la certeza que tenía de su triunfo, fue solicitar el apoyo para los candidatos de su partido. Lo que le importaba era que Morena se llevara el Congreso; sólo así, decía, vamos a lograr el “cambio verdadero”.

López Obrador construyó el mejor de los mundos. Está donde quería y buscó estar. Ha armado sus equipos, tanto en Morena como en su gobierno, a su imagen y semejanza. Ha llegado su momento, el cual está cargado de expectativas y esperanzas.

Tiene formas y maneras de pensar diferentes a muchos de sus antecesores.

Pensemos qué sería del país si hubiera ganado Meade o Anaya. Pensemos qué sería del país si le va mal a López Obrador. Pensemos qué sería de nosotros.

RESQUICIOS. Algo de lo que viene.

Adiós a Los Pinos, al EMP, al aeropuerto de Texcoco, al avión presidencial, a los guaruras, a los altos salarios, a la Reforma Educativa, el golf, los contrapesos…

Bienvenido Palacio Nacional, los asistentes en seguridad de AMLO, las líneas aéreas comerciales, los taxis, el beisbol, Silvio Rodríguez, el rancho La Chingada, las mayorías…


Este artículo fue publicado en La Razón el 30 de noviembre de 2018, agradecemos a Javier Solórzano su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password