Cinque Terre

Angélica Recillas

[email protected]

Licenciada en Comunicación.

La Jornada, La Crónica de Hoy y Aristegui, se cuadran con López Gatell y desestiman 100 mil muertes por pandemia

“Notamos que hay algunos medios, sobre todo en prensa escrita, en radio y televisión, que persistentemente desde que inició la epidemia están enfocados en la perspectiva alarmista: alarmar, comunicar algo terrible. La epidemia es terrible en sí misma, no hay que agregarle dramatismo…Entonces, efectivamente, poner en primeras planas estadísticas, pues me parece que no ayuda demasiado”.

En estos términos se expresó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, durante la conferencia de prensa vespertina del jueves 19 de noviembre en Palacio Nacional, día en que se confirmó que la pandemia de coronavirus en México llegó a 100 mil 104 víctimas, mientras que los contagios sumaron un millón 19 mil 504.

Una noticia trascendente, por tratarse del más grave problema de salud pública a nivel mundial. El deber ético de los periodistas y medios de comunicación es informar al respecto con todos sus datos. La mayor parte de los medios en México así lo entendieron, pero hubo algunos que no; tomaron dictado de la recomendación de López-Gatell y quitaron realce a un suceso de primer orden.

La mayoría de la prensa advirtió desde el jueves 19, que México estaba por llegar a las 100 mil defunciones por Covid-19. El periódico Reforma fue el más enfático entre los diarios impresos al destacarlo en un espacio a dos columnas. El viernes 20, casi todos los medios registraron como nota principal que la pandemia había cobrado más de 100 mil vidas. Pero hubo excepciones:

La Crónica de Hoy relegó los más de 100 mil fallecimientos por Covid a un pequeño recuadro en la parte inferior de su primera plana, donde la noticia central fue la aprobación en el Senado del uso lúdico de la mariguana.  La nota sobre el tema fue colocada en la página 9 y en ella se dio más relieve a las declaraciones de Hugo López-Gatell, quien aludió a un número “inusual” de defunciones.

En diálogo vía Twitter con Marco Levario Turcott, director de Etcétera, el director editorial de La Crónica de Hoy, Francisco Báez Rodríguez, consideró que con el recuadro que a diario colocan en la primera plana del diario, se da cobertura a la pandemia. Pero no admitió que el llegar a 100 mil fallecimientos es un hecho relevante que requería de mayor realce.

Las más de 100 mil muertes por coronavirus tampoco encontraron espacio en la primera plana de La Jornada, ni en su contraportada. Para el diario fueron más importantes las multinacionales que tienen adeudos con Hacienda y por ello le dieron sus ocho columnas.

La referencia que el diario decidió colocar en su primera plana acerca de la pandemia, fueron las palabras de Hugo López-Gatell, quien advierte que están por venir las semanas más intensas del Covid-19. Pero ni una palabra sobre los fallecimientos. La información al respecto se reservó para la nota en interiores, pero como meros números.

La Jornada, que ha facturado más  273 millones de pesos en publicidad en lo que va de la presente administración, mucho más que cualquier medio impreso o digital, acató la sugerencia de López Gatell de no destacar las estadísticas sobre el avance de la pandemia en su primera plana. Total, eso no ayuda, según dijo.

En la cobertura de noticieros radiofónicos y medios digitales, Aristegui Noticias destacó como el que menos relevancia le dio a las más de 100 mil defunciones por coronavirus. Este hecho sólo fue mencionado en los resúmenes informativos, como una nota más, sin un comentario o reflexión de la conductora acerca de este suceso.

Así, mientras los fallecimientos por Covid-19 en México solo merecieron unos cuantos segundos en cada resumen, Carmen Aristegui dedicó más de ocho minutos a las defunciones por la pandemia en Estados Unidos, destacando los estados con mayor incidencia y las medidas adoptadas por algunos gobiernos estatales ante el crecimiento de contagios.

Lo destacable en México para este espacio de noticias, fue la ira del presidente Andrés López Obrador contra el periódico español El País por tener el atrevimiento de publicar un amplio y crudo reportaje sobre los más de 100 mil fallecidos por coronavirus en México.

Como en una clase de secundaria, mandó a su portavoz Jesús Ramírez Cuevas pasar al frente para leer en voz alta un comentario que un lector publicó en Facebook al final del trabajo periodístico del rotativo hispano. El furioso internauta arremete contra el gobierno español por cuestionar lo que sucede en México cuando no ha sido capaz de controlar la pandemia en su propio país donde los casos son muchos más. El mandatario y quienes le profesan obediencia ciega dentro de la prensa, hicieron suya la rabia de este usuario y le dieron la notoriedad que evidentemente buscaba.

Sólo que López Obrador, el “feisbuquero” que hizo el ejercicio catarsis que el mandatario hubiera querido hacer personalmente y Jesús Ramírez, pierden de vista una cosa: el reportaje no fue hecho por el gobierno de España, ni siquiera por los directivos de El País, diario que según López Obrador solapó a los neoliberales. Se trató del trabajo de un equipo de reporteros que documentaron las 100 mil muertes por coronavirus más allá de las cifras: hubo historias de dolor, indignación, preocupación y la incertidumbre que la pandemia ha traído consigo.

También perdió el foco Aristegui Noticias, que consideró más relevante la enésima embestida presidencial contra la prensa, que las más de 100 mil vidas que ha cobrado el coronavirus en México. No tuvo espacio para un testimonio de alguien que ha perdido un ser querido, pero sí para el reclamo exasperado de un usuario de Facebook a un medio de comunicación que contradijo la retórica de la curva aplanada que a diario se busca imponer desde Palacio Nacional. De ahí que este episodio quedara asentado en su plataforma y fuera replicado en sus cuentas de redes sociales. En resumen, el papel de este servicio informativo fue y es, de mera caja de resonancia de la narrativa oficial.

De esta forma, el día en que la pandemia por coronavirus en México alcanzó las 100 mil víctimas, La Crónica de Hoy, La Jornada y Aristegui Noticias, obedecieron al pie de la letra la sugerencia de Hugo López-Gatell de no destacar estadísticas para no  “agregar dramatismo” a la situación, aunque con ello, faltaran a su ética de informar sobre un hecho trascendente.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password