Cinque Terre

Rubén Cortés

[email protected]

Periodista y escritor.

Joaquín, Joaquín López- Dóriga

En estos días en que supuestos tribunales de la opinión pública entierran su carrera como gran referente del periodismo mexicano del último medio siglo, Joaquín López-Dóriga debería tener a la mano una cita del rabino Yehuda Brandwein:


“Cuando un hombre sin enemigos parte de este mundo hacia el siguiente, el Creador sabe inmediatamente que esa persona ha desperdiciado su vida”.


En momentos en que los denostadores gritan muy alto para silenciar la voz de un grande, Joaquín López-Dóriga acaba de recibir el reconocido Premio Ondas, que entrega cada año en España la cadena radiofónica SER, de línea editorial cercana a la socialdemocracia europea.


El conductor de los noticieros estelares de Televisa y Radio Fórmula recibió el galardón en la categoría máxima: Premio Internacional a la Trayectoria en Radio y Televisión. La condecoración podría incluir, en el caso de Joaquín López-Dóriga, un apartado que a éste lo hace más integral aún: articulista diario.


Es decir, si esto fuera beisbol, Joaquín López-Dóriga jugaría todas las bases, un talento reservado a unos pocos superdotados en la pelota (conocidos como utility de cuadro), pero también en periodismo, sobre todo a la hora de hacerlo bien… y todos los días desde hace 47 años.


Pero esos denostadores que gritan muy alto para silenciar la voz de un grande, insisten en quemar a Joaquín López-Dóriga en leña verde porque ya decidieron que es cierto que usó su influencia en los medios electrónicos para extorsionar a la empresaria María Asunción Aramburuzabala.


Andan de plácemes porque un abogado alardea en una grabación que la esposa de Joaquín López-Dóriga “dice” que si la poderosa empresaria no le paga va a “decir”… O sea, “dicen” que “dijo” que va a “decir” y, ya con eso, firmaron el acta de defunción profesional de Joaquín López-Dóriga.


Aunque se quedarán en la alharaca: el ganador del Premio Ondas Internacional a la Trayectoria en Radio y Televisión 2015 permanecerá como conductor de Televisa y de Radio Fórmula hasta que su principal adversario lo decida, y ese adversario se llama “El padre tiempo”.


Hace medio año el PRD también quiso acabar con la carrera de Joaquín López-Dóriga al estrenar su campaña electoral definiendo al periodista como su enemigo político (en lugar de poner en esa posición a un partido), llamándolo “El Papa Joaquín Primero, el anticristo de Televisa, excomulga al PRD”.


¿Qué sucedió? El PRD fue el gran derrotado de los comicios intermedios, al perder la mitad de curules en la Cámara de Diputados y la ALDF, y ocho de las 14 delegaciones capitalinas: de cuatro millones 217 mil 895 votos que obtuvo en la elección de 2009, bajó a tres millones 924 mil 981.


Así van a perder también los nuevos inquisidores de Joaquín López- Dóriga.



Este artículo fue publicado en La Razón el 04 de Noviembre de 2015, agradecemos a Rubén Cortés su autorización para publicarlo en nuestra página

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password