Cinque Terre

Alejandra Escobar

[email protected]

Editora de etcétera

Janine Otálora y la presión del Ejecutivo sobre los órganos autónomos

El 8/8/18, Andrés Manuel López Obrador dijo que, como Presidente de la República, no ejercería presiones sobre otros poderes, cosa que no ha ocurrido. Su discurso en contra de las instituciones y los señalamientos de la presidenta de Morena Yeidckol Polevnsky contra las mismas, generaron todo un clima de hostilidad contra los miembros del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que no votaron a favor de anular la elección de Puebla. Luego vinieron las reacciones y otros sucesos: el Presidente rehusandose a viajar a Puebla, los berrinches de Barbosa, la lamentable muerte de la gobernadora Martha Érika Alonso, la forzada asistencia de Olga Sánchez al funeral, etcétera, etcétera.

Ayer, de manera elegante renunció a la Presidencia del TEPJF, la magistrada Janine Otálora, sus palabras son precisas: “Cada uno de mis votos ha sido argumentado y fundado exclusivamente en las pruebas y en el derecho”, “La reciente crisis en la que se ha visto inmersa la Sala Superior del Tribunal se inscribe en la tensión a la que este órgano se ve sometido”, y “Sabemos que hoy, la vida institucional de México vive una nueva época y el Tribunal Electoral como órgano del Poder Judicial de la Federación debe saber adaptarse a los cambios”.

Ahora el presidente del Tribunal es Felipe Alfredo Fuentes Barrera, quien sí votó a favor de la anulación de los comicios de Puebla. Dejo aquí este registro, el de las palabras de López Obrador aquel 8 de agosto cuando recibió su constancia como Presidente Electo en manos de la propia magistrada Otálora y los trascendidos de hoy de Reforma y El Financiero, con los que coincido, desde el Ejecutivo hay una presión sobre los órganos autónomos.

“En el nuevo gobierno, el Presidente de la república no tendrá palomas mensajeras ni halcones amenazantes; ninguna autoridad encargada de impartir justicia será objeto de presiones ni de peticiones ilegítimas cuando esté trabajando en el análisis, elaboración o ejecución de sus dictámenes y habrá absoluto respeto por sus veredictos.

“El Ejecutivo no será más el poder de los poderes ni buscará someter a los otros. Cada quien actuará en el ámbito de su competencia y la suma de los trabajos respetuosos e independientes fortalecerá a la República y el Estado Democrático de Derecho transitará del ideal a la realidad”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password