Cinque Terre

Marco Levario Turcott

[email protected]

Director de etcétera

Cinque Terre

Alejandra Escobar

[email protected]

Editora de etcétera

Irma Eréndira Sandoval debe renunciar hasta que se esclarezcan sus propiedades

El trabajo de Carlos Loret de Mola es contundente. En su programa de YouTube informa que el patrimonio inmobiliario de la familia Sandoval-Ackerman es de 60 millones de pesos, en valor real de mercado, y esa cantidad es cinco veces más de lo que el matrimonio informa en su declaración patrimonial. La ahora titular de la Función Pública y el investigador de la UNAM adquirieron cinco casas en nueve años y pagaron al contado.

De dónde obtuvieron tales recursos la señora Irma Eréndira Sandoval y John Ackerman es una pregunta legítima que, incluso, en aras de la transparencia ellos mismos debieran decir de cara a la sociedad, sin dejar duda no sólo porque ellos mismos están entre los personajes más destacados del gobierno sino porque las propias funciones de la señora Sandoval van orientadas a combatir la corrupción. Ella misma, hay que recordarlo, se encargó de investigar las propiedades del titular de la CFE, Manuel Bartlett Díaz.

Además de esclarecer la compra de esas casas y explicar por qué no están en su declaración patrimonial, Irma Eréndira Sandoval y John Ackerman deben aclarar cómo y por qué les fue cedido un terreno de 253 metros cuadrados en 2007 por gobierno del Distrito Federal de ese año.

La lucha contra la corrupción y en favor de la honestidad ha sido una bandera del presidente y una de las ofertas políticas más seductoras para la sociedad (a la que él llama “pueblo”), y por eso es de la mayor importancia que se esclarezcan estas presuntas irregularidades. El jefe del Ejecutivo y los aludidos, tienen la palabra.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password