Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Incertidumbre

ACAPULCO.- En la Convención Bancaria, el principal evento financiero del año se recibió la peor jornada bursátil desde el crac de octubre del 87. Incertidumbre es la palabra que más se escuchó en la Convención. Nadie sabe  cómo se frenará el coronavirus, cuál será su duración, ni cómo va a afectar la economía.

NO HAY TECHO NI PISO

Ante tal incertidumbre, nos decía Héctor Grisi, director de Santader México, no hay techo ni piso en los mercados. Incluso, recordaba que el refugio de valor ha sido los Bonos del Tesoro de EU, al grado que a diez años traen su precio más bajo en la historia. Otros nos hablaban de que los fondos de recompra de acciones habían salido para evitar compras de ganga.

Eduardo Osuna, director de BBVA México, nos decía que son momentos de cautela para operar en los mercados porque los precios son engañosos.

Sin embargo, todos resumían algo parecido: México tiene finanzas estables, y la actuación de Hacienda-Banxico frente a la especulación contra el peso mexicano, fue bien pensada, porque los episodios de fuerte volatilidad pueden perdurar.

BANXICO-HACIENDA DAN LIQUIDEZ

El peso mexicano tocó su peor momento de la historia en la jornada de ayer. Estaba por tocar los 23 pesos por dólar (22.97) cuando tuvieron que entrar Banxico-Hacienda con el mecanismo de coberturas cambiarias, así como con permutas para intercambiar valores gubernamentales. El peso logró regresarse a 21.67 pesos por dólar.

Banco de México (gobernado por Alejandro Díaz de León) y la Secretaría de Hacienda (a cargo de Arturo Herrera) entendieron que se tenía que dar liquidez al mercado: Lanzaron 2 mil millones de dólares de coberturas cambiarias, y dieron a conocer que desde el 9 de marzo ya llevaban 5 mil 500 millones de dólares en subastas.

PIDEN PLAN B

El huracán mundial de caída de bolsas, el golpeteo de las monedas emergentes y la incertidumbre sobre cómo el coronavirus afectará la economía es abismal.

Para unos es momento que el gobierno de López Obrador mande señales de certeza para la inversión. ¿Dónde? En el sector energético, tanto en Pemex para que admita inversión privada, relance rondas energéticas, como para que se vuelva a abrir el sector eléctrico.

Para otros, de plano el gobierno debe dejar de ser tan estricto en su balance público, dejar atrás el superávit e irse hacia un pequeño déficit público para lanzar medidas contracíclicas.

PESADILLA EN MERCADOS

La jornada fue de pesadilla en los mercados internacionales. La caída de Nueva York sólo es comparable con el crac de 1987. El Dow Jones cayó 9.99 por ciento. El S&P 500 descendió hasta 9.51 por ciento. En México, la caída fue pronunciada, de 5.28 por ciento. BIVA también cayó 5.36 por ciento. Las bolsas mexicanas tuvieron que parar unos momentos. Cuando caían 7% entró el mecanismo automático para dejar de operar. Sin embargo, la caída era brutal en todos los mercados. El coronavirus y su afectación económica genera una incertidumbre abismal, que es el peor enemigo de los mercados. Lo cierto: la desaceleración viene con fuerza y habrá que atajarla.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 13 de marzo de 2020, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password