Cinque Terre

Tere Vale

[email protected]

Híbridos

The Economist, una publicación inglesa fundada en 1843, con enorme prestigio por la solidez de sus investigaciones y artículos, publicó hace unos cuantos días su tradicional Índice Democrático por medio del cual, a través del análisis de una serie de variables económicas, políticas y sociales, muestra el avance o retroceso democrático de 167 países del mundo.

Año con año podemos leer este reporte que se logra con la evaluación de 60 indicadores agrupados en cinco categorías: procesos electorales y pluralidad; libertades civiles; funcionamiento del gobierno; participación y cultura política.

Desafortunadamente y especialmente para nuestro país, este año no fue el mejor para la democracia en nuestro continente. Baste decir que, de acuerdo con esta publicación, la democracia en esta parte del mundo obtuvo la mayor baja en sus índices desde que empezó a publicarse este listado en 2006. La reproducción de los populismos, la desaparición de los partidos de centro, la enorme polarización de la ciudadanía, la ineficacia de los gobiernos, los deficientes servicios de salud en medio de la catastrófica pandemia, entre otros, fueron factores determinantes para este descenso.

De acuerdo con la revista, solo Costa Rica y Uruguay logran la calificación de “democracias plenas”. Cuatro países: Cuba, Venezuela, Nicaragua y Haití, son de plano regímenes autoritarios y el resto (entre los que estamos nosotros) nos ubicamos entre las lamentables categorías de “democracias defectuosas” o “democracias híbridas”. Y bien, al menos por lo que sucede en México esto no podía resultar de otra manera. Ocupamos el lugar 86 y debajo de nosotros se encuentran en Latinoamérica solo estos países: Honduras, Bolivia, Guatemala, Haití, Nicaragua, Cuba y Venezuela. ¡Increíble!

El equipo de inteligencia económica de este reporte atribuye el enorme descenso de nuestro país especialmente a dos grandes hechos: la violencia homicida desatada en nuestro país y la voluntad imparable del presidente de concentrar el poder.

Esto es, ya no somos ni siquiera una democracia defectuosa, somos una sociedad que se debate entre la democracia y el autoritarismo, una democracia híbrida y en esta batalla, como van las cosas, quien sabe quién termine ganando a la vuelta de unos cuantos meses más.

Aunque estos datos resultan por lo menos perturbadores, lo más terrible es que de cuando se completó esta investigación al día de hoy, la situación de nuestro país ha empeorado seriamente. AMLO cada día se vuelve más intolerante y autoritario, sus críticas a los periodistas que nos atrevemos a disentir se vuelven día a día más virulentas y peligrosas para los que defendemos contra viento y marea la libertad de expresión. Esta siembra de odio difundida desde la tribuna presidencial y la incapacidad de esta administración complaciente con el crimen organizado, han traído como consecuencia que tan solo en lo que va de este año cinco periodistas hayan sido asesinados y se perpetúe la impunidad.

Vivimos en tiempos de canallas, donde desde luego el Estado no tiene ni de lejos el monopolio de la violencia. Si acaso tiene el monopolio de la denostación, de la injuria, de la calumnia, de la amenaza y la violación de la ley. Tan solo el caso de la persecución fiscal y mediática a Carlos Loret de Mola, por mostrar hechos irrefutables, resulta el mejor ejemplo de la tragedia que estamos viviendo.

Los ataques persistentes al INE, el voluntarismo de hacer una consulta de revocación que solo a él le interesa, la destrucción cotidiana de las instituciones, la irresponsable política exterior del presidente, la militarización incesante que estamos sufriendo en México, los ataques a las instituciones educativas, a la ciencia, a la cultura, en fin, el completo desastre en el que está inmerso nuestro país, no son buenos augurios para nuestra democracia que puede erosionarse aún más.

Ni híbrida, ni defectuosa, luchemos por una democracia plena. Quiero creer que todavía estamos a tiempo.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password