Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Hacienda revisa mejoras fiscales, no reforma

Todos sabíamos que González Anaya es competencia, por su paso por Pemex, como subsecretario de Hacienda, en el IMSS; pero ayer, por primera vez, vimos a un González Anaya imprimir su propio toque como secretario de Hacienda y dictar claramente su diagnóstico sobre la economía mexicana.

Pepe Toño ve la necesidad de más reformas, entre ellas una fiscal completa que contemple el aumento de la base gravable. Pero a sabiendas de que es el último año de gobierno, y de los riesgos que tenemos enfrente (reforma fiscal de Trump, renegociación del TLCAN y elecciones presidenciales), sabe que lo mejor es tener cambios fiscales operativos, aunque no se pueda una reforma integral.

LA REFORMA DE TRUMP… NO TAN BONDADOSA CON ESTADOS

El secretario de Hacienda, José Antonio González Anaya, aceptó que sí habrán cambios fiscales como respuesta a la reforma fiscal de Trump, que fue sumamente agresiva en aspectos como el ISR. Sin embargo, en todo momento recordó que la reforma de Trump fue sobrevendida en cuanto la baja fiscal, pues no toma en cuenta los impuestos de cada estado.

Recordemos que en diciembre pasado, Donald Trump logró que su reforma fiscal de apoyo a las grandes empresas, bajando el ISR empresarial, fuera aprobada. Y a un mes de distancia, González Anaya ya está analizando con el sector privado los cambios que sí podrían venir.

GONZÁLEZ ANAYA CON CCE, MESAS DE TRABAJO

Incluso, González Anaya acaba de asistir a la comisión ejecutiva del Consejo Coordinador Empresarial, encabezado por Juan Pablo Castañón. Hacienda y el CCE ya tienen mesas donde discuten los posibles cambios, que en ningún momento serían una baja del ISR, pero sí compensaciones que pueden resultar interesantes. Recordemos que la reforma fiscal de Trump sí redujo el ISR empresarial de una tasa del 35% al 21%. Fue muy fuerte.

Sin embargo, lo que el secretario de Hacienda, González Anaya, y el subsecretario del ramo, Miguel Messmacher, siempre pidieron fue calma.

La reforma de Trump parece muy fuerte, pero cuando llega a los impuestos locales, ahí pierde muchas bondades.

Aun así, desde luego que pueden realizarse cambios fiscales para apoyar a los empresarios, los cuales no sean cambios que pasen por la Legislatura. Es decir, no sería una reforma fiscal, pero sí cambios fiscales interesantes.

Por ejemplo, se estarían explorando las posibilidades para premiar la reinversión. O también las posibilidades para mejorar las deducibilidades para los empresarios.

BLINDAJE DE GOBIERNO, PEMEX Y CFE

González Anaya también fue claro con su diagnóstico: Hacen falta más reformas, entre ellas, completar la Reforma Energética, que trae inversiones comprometidas de 159 mil millones de dólares; la de Telecomunicaciones, que ha reducido en 40% el costo de la telefonía móvil, y la Fiscal, que ha aumentado los ingresos tributarios en cinco puntos del PIB.

Sin duda, se trató de una conferencia para hacer un corte sobre lo que el mismo gobierno considera que son sus logros. Bajo dicho parámetro, fue interesante saber que ni Pemex ni la CFE ni el mismo gobierno federal necesitarán salir a los mercados a financiar su deuda, dado que ya lo hicieron. “Están blindados”, por lo menos para este año.

MIKEL Y MEADE, LIBERALISMO

Mikel Arriola fue buen presidente de Cofepris. Liberó los precios y permitió la fabricación de los medicamentos genéricos, lo cual transformó a la industria: Favoreció a la población de menores ingresos.

Tampoco lo hizo mal en el IMSS. Sin embargo, algo le pasó a un economista liberal al rechazar totalmente la liberación de mariguana y la no adopción de matrimonios igualitarios. Es una lástima, porque es una persona propositiva que, de repente, regresó al siglo XVIII.

Pepe Meade ha sido cinco veces secretario de Estado. Buen secretario de Hacienda. Y un economista de corte liberal. Sobre la mariguana tiene un punto: Pongámonos de acuerdo con Estados Unidos para no tener políticas distintas ni allá ni acá.

En lo personal, creo, sinceramente, que el mercado de mariguana para uso recreativo puede liberarse y se acabaría ese mercado negro al enviar una señal de bajar el precio y formalizar la cadena productiva. Meade no rechaza el debate, que desde luego debe abrirse.


Este artículo fue publicado en El Excélsior el 13 de febrero de 2018, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password