Cinque Terre

Karen Quiroga Anguiano

[email protected]

Secretaria de Igualdad de Géneros del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

El gobierno de Sheinbaum juega a la ruleta rusa con el tema COVID

Desde que la pandemia por COVID-19 irrumpió en México, todas y todos hemos sido testigos del manejo político que se le ha dado y la pésima gestión de la misma. Comenzó por minimizarse la presencia del mortal virus, pasó por no recomendar el uso de cubre bocas, hasta el ocultamiento de cifras.

Médicos, especialistas en salud pública y ex funcionarios han sido críticos de la autoridad local, quien primero retrasó la declaratoria de semáforo rojo y después, pareció precipitarse a poner el color verde, justo después de una elección en la que el partido de Claudia Sheinbaum pensaba lograr éxito y mayoría total en alcaldías y el Congreso.

Imagen: Secretaría de las Mujeres CDMX

Sin embargo, lo que ayer vimos no sólo es reflejo de la mala coordinación y relación que existe entre las autoridades sanitarias a nivel federal y la jefa de Gobierno, sino un pésimo mensaje para los ciudadanos, quienes, y con justa razón, externaron molestia por las decisiones que la funcionaria está tomando.

Bastaba ver las redes sociales para tener el pulso de lo que miles de personas piensan sobre la terrible manera en que se sigue manejando la pandemia. Apenas hace dos semanas, Sheinbaum anunció que la Ciudad pasaría a semáforo verde, las calles se desbordaron y la ciudadanía relajó sus cuidados por culpa de un gobierno triunfalista, que no informa cómo debe cuidarse la gente ya vacunada.

Una semana después, el subsecretario Hugo López Gatell se despidió con flores y mariachis de sus conferencias vespertinas donde presentaba un reporte diario de la evolución de la pandemia, porque, hay que decirlo fuerte y claro, seguimos en pandemia aunque al gobierno no le guste.

Ayer por la tarde, sorpresivamente nos enteramos que el mismo subsecretario López Gatell regresó la Ciudad a semáforo amarillo, aparentemente sin que la autoridad local lo supiera, desatando dudas, suspicacias y una terrible desconfianza de parte de la ciudadanía.

En los reportes semanales, el gobierno de Sheinbaum nos dice que los contagios van a la baja, pero en la vida diaria la gente que se hace pruebas y sale positiva sigue apareciendo. Poco se nos habla de las nuevas cepas que ya circulan en nuestro territorio y que afectan especialmente a menores de 35 años, curiosamente, uno de los grupos que no se han vacunado.

Frente a estos hechos caben varias explicaciones que la autoridad local y federal deben dar. ¿Por qué la premura de colocar a la Ciudad en verde justo en tiempos electorales?, ¿qué mensaje se quiso mandar a la ciudadanía con ese anuncio?, ¿por qué ayer la jefa de Gobierno no anunció el cambio de semáforo, como hace desde que este mecanismo se instauró?, ¿acaso esa facultad le será retirada y quedará exclusivamente en manos de la autoridad federal?

La más importante de todas: ¿cuánto le importa a la jefa de Gobierno la vida de las y los habitantes de la Ciudad?

¿No fue irresponsable al llevarnos dos semanas a un cambio de semáforo para el que nunca hubo condiciones?

Sinceramente, esperamos que no, porque ningún proyecto político debe colocar sus aspiraciones presidenciales por encima de la vida de nadie.

La gestión de Claudia Sheinbaum ha cometido muchos errores, pero lo que sería imperdonable para cualquier ciudadano es que se haya decidido jugar a la ruleta rusa con la salud de quienes gobierna.

Esperamos respuestas convincentes. Y pronto.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password