Premio Nacional de Protección Nacional
Cinque Terre

Rubén Cortés

Periodista y narrador. Director General de La Razón

Gobierno de plaza pública

Por supuesto que la justicia no es asunto de consultas, sino de pruebas y de leyes. El ex presidente tiene razón. Sin embargo, se la quita un gobierno en el que el Estado de Derecho se deshace en un santiamén de inspiración mañanero, que hunde a cualquier Titanic.

Y, en un gobierno que cree firmemente en la propaganda de a dos por centavos, es muy de creer que abra una investigación contra cualquier exmandatario, en caso de que “el pueblo” lo solicite a través de una consulta.

Vamos, qué no someterá a consulta si ya cometió “una de las peores estupideces en la historia económica contemporánea” (Financial Times), al cancelar el NAIM en una consulta al uno por ciento del padrón electoral y una untura para hongos, en lugar de tinta.

Una manera de gobernar con improvisaciones tan temerarias que pareciera no pensar en que habrá un mañana en el que pueda ser juzgado. Es el estilo del manager de beis: que sólo piensa en ganar el juego de hoy porque, el de mañana, igual lo suspenden por lluvia.

Por ejemplo, ayer se registraron aquí 236 muertes por COVID-19 en 24 horas: el mayor número desde que llegó el virus. Pero el vocero de la 4T para la pandemia citó un sitio web que dice que “en México se está haciendo cada vez más lenta la epidemia”.

¿Lenta? Seguramente ese sitio (ourworldindata.org) se guía por el reporte epidemiológico de la Agencia Digital de Innovación Pública de la CDMX, que el domingo registró un repunte de intubaciones, pero ayer cambió hacia abajo el dato de… ese mismo día.

Quiere decir que, con este tipo de improvisaciones imprudentes, es con lo que están “aplanando la curva”, como asegura el vocero de la pandemia “equiparable con la trayectoria de Suiza y Suecia”. Por favor, lo dice el personaje más devaluado de nuestra vida pública.

Porque este miércoles, el día antes del que él mismo anunció como el punto más peligroso de la pandemia en el país, el señor que tiene en sus manos la salud de los mexicanos estará divirtiéndose como enano, a las ocho de la noche, leyendo poesía en un evento del FCE.

Ya había privilegiado la superchería a la ciencia al decir que su jefe no puede contagiar porque es una fuerza moral; y en la adulación: “La muy, muy querida secretaria de Función Pública, tiene COVID-19, pero está en perfectas condiciones”.

Entre ocurrencias pueriles se mueve el gobierno de un país que, en dos meses, perdió 700 mil empleos (según la Junta de Gobierno de Banxico). Pero cuya gran preocupación de hoy es lograr que el INE le permita repartir apoyos médicos a la población…

Con la imagen del presidente.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password