Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Gobierno con ingeniería financiera

Emitir nuevos bonos, un Fibra y un certificado por parte del gobierno federal, desde luego, es una buena idea.

Son parte de la solución para completar los recursos públicos en momentos de ajuste en el gasto y falta de ingresos petroleros.

El presidente Peña Nieto anunció en el mensaje de su Tercer Informe la creación de bonos de infraestructura educativa, Fibra E para infraestructura, y Certificados de Proyectos de Inversión para todos los sectores.

DE CETES, BONDES Y BONOS M

La Secretaría de Hacienda, a cargo de Luis Videgaray, será la encargada de diseñar y operar los nuevos instrumentos. Y es que el gobierno federal se había tardado en utilizar al mercado de valores para financiarse.

Al gobierno federal, en la historia moderna, le ha ido bien al emitir Cetes, los bonos por excelencia del gobierno mexicano. Más tarde los Bondes, que se han transformado en una referencia obligada de cualquier instrumento de deuda privada. Los Bonos M, que para efectos prácticos son los bonos soberanos. Y los Udibonos, justo cuando se crearon las Udis, en la segunda mitad de los noventa.

Pero de ahí en adelante el gobierno mexicano se había frenado en utilizar nuevos instrumentos… hasta ahora.

El único riesgo, como todos los instrumentos gubernamentales, es endeudarse de más. Ahí deberá tenerse cuidado de las tasas y rendimientos que se estarán garantizando a los inversionistas.

BONOS EDUCATIVOS, DE NUÑO Y VIDEGARAY

Veamos cada uno de los instrumentos. Los Bonos de Infraestructura Educativa están pensados para utilizarse en mejorar y construir mejores escuelas. Un problema para avanzar en una verdadera Reforma Educativa es tener mejores condiciones físicas en las escuelas públicas, desde baños, bebederos, buenos salones e internet.

La llegada de Aurelio Nuño a la Secretaría de Educación Pública ayudará a darle seriedad a este tipo de bonos. Pero será Luis Videgaray, secretario de Hacienda, quien haga la operación y el diseño de los nuevos instrumentos.

Los bonos deberán pagar una tasa y esperemos se puedan cotizar en el mercado secundario, para operar después de que fueron colocados. Al gobierno le ha ido bien con los Bondes. Ya veremos estos instrumentos.

HASTA ÍNDICES DE FIBRAS, Y
AHORA VA EL FIBRA ESTATAL

El Fibra E, que se dedicará a infraestructura, será el primer gubernamental.

En México, los Fibras han tenido éxito entre los inversionistas. Incluso en la Bolsa Mexicana de Valores existen dos índices para los Fibras, el índice BMV Fibras y Fibras RT.

Los Fibras son instrumentos donde los inversionistas institucionales, como los fondos de pensión (afores), pueden invertir. Son fideicomisos que tienen como garantía de rendimientos bienes raíces: desde plazas comerciales hasta edificios de oficinas o parques industriales. Aquí se tratará de hacer un Fibra E que tenga como garantía la infraestructura que se vaya a crear, sea un puente, por ejemplo.

BONOS PARA EL AEROPUERTO,
TAMBIÉN VIENEN

Los Certificados de Proyectos de Inversión que lanzará el gobierno federal podrán funcionar para diversos proyectos productivos. E igual que cualquier Certificado serán un instrumento de deuda.

Curiosamente, el presidente Peña no mencionó otro tipo de Certificados que vienen en camino: el Bono para financiar el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Ahí tanto Manuel Ángel Núñez, director del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, así como su director de Finanzas, Federico Patiño, ya planean para finales de este año un bono fuerte, de mil millones de dólares para financiar la primera etapa del aeropuerto capitalino.

BUENA PROPUESTA, NO SOBREENDEUDARSE

Desde luego es una buena propuesta la de financiarse a través de bonos, certificados y Fibras. El gobierno mexicano podrá, por un lado, impulsar el mercado de valores, pero por el otro financiarse utilizando la ingeniería financiera disponible en el país. Eso sí, el único punto de prevención será el no endeudarse de más u ofrecer rendimientos más altos de los que pueden dar los proyectos.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 03 de Septiembre de 2015, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password