Cinque Terre

Alejandra Escobar

[email protected]

Editora de etcétera

Gibrán Ramírez, un empleado de López Obrador que cobra una gran cantidad de dinero por defender a la 4T

Desde el pasado viernes 20 de septiembre, Gibrán Ramírez, uno de los aplaudidores de Andrés Manuel López Obrador, celebró a través de redes sociales su ratificación al frente de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS), un organismo con sede en la Ciudad de México que, pese a ser internacional, su principal financiador es el gobierno mexicano.

Desde que inició el gobierno de la autoproclamada Cuarta Transformación, Ramírez Reyes recibió el cargo de secretario General de la CISS (1 de enero), un nombramiento que a pesar de ser formalmente aprobado por los países miembros, en la práctica lo decide el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), quien tiene el control de la CISS.

De hecho, la propia Conferencia reconoce que la nominación del tertuliano fue realizada por “el titular del Instituto Mexicano del Seguro Social, Zoé Robledo Aburto y, en su momento, por Germán Martínez Cázares cuando ostentaba dicho cargo”.

A través de un comunicado difundido el viernes pasado, el organismo internacional aseguró que “por unanimidad” Gibrán Ramírez había sido ratificado en su cargo para el período 2020-2022 durante la XXIX reunión de la Asamblea General de dicho organismo, que agrupa a más de 85 instituciones de seguridad social de 36 países de todo el continente. No obstante, versiones reportadas en medios señalan que la mitad de los representantes de los países miembro abandonaron la sesión, lo dejaron sin quórum y por ende no se aprobó ninguna de las reformas que se habían planteado.

Asimismo los reportes indican que los países del Caribe Anglo amenazaron con impugnar la elección y presentar una queja ante la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Al margen de las inconsistencias en el nombramiento, el organismo presume presuntas prácticas de “austeridad y de recorte a gastos superfluos; y el fortalecimiento de las actividades sustantivas de la Conferencia” desde la llegada de Gibran. Lo mismo elogian que, como primeras medidas administrativas, el defensor de AMLO se disminuyó su sueldo a una tercera parte.

Sin embargo, lo que omite decir o verificar o transparentar aquella organización es el tipo de actividades que el señor realiza durante su horario de trabajo, o más bien, no especifica que con los recursos de la CISS Gibrán Ramírez se dedica un día sí y otro también a realizar actividades proselitistas afines a la 4T.

Otro aviador de la 4T

Gibrán Ramírez Reyes es uno de los pseudo analistas políticos pagados de forma disfrazada por la 4T para defender al gobierno en los medios de comunicación.

Aunque aparentemente la CISS ha “transparentado” sus gastos bajo esta administración, el sueldo del secretario general no se detalla en los estados de cuenta que regularmente presenta la organización (https://ciss-bienestar.org/wp-content/uploads/2019/08/Informe-bimestral-Ene-Abr-2019-CISS.pdf), sólo colocan el apartado “sueldos” de manera general, lo cual impide conocer lo que realmente gana el tertuliano, dinero del erario público, de México y de los otros países miembro.

Como secretario General de la CISS, Ramírez Reyes tiene una responsabilidad de tiempo completo pero desde el día de su imposición ha llevado a cabo de forma paralela (en muchos casos en horarios laborales) una labor en medios de comunicación, donde defiende a López Obrador y su administración.

En su cuenta de Twitter y espacios en medios opina de todos los temas de política nacional, como no suelen hacerlo los funcionarios internacionales. Todos los martes aparece en “La Hora de Opinar” de Noticieros Televisa, un medio que además, cabe destacar, se mofaba e insultaba; también participa regularmente en MVS, con Manuel López San Martín; tiene una columna en Milenio Diario y en las siguientes semanas estará al frente, junto con Estefanía Veloz, de otro programa propagandístico del gobierno federal en el Canal Once, según han informado a etcétera fuentes cercanas al proyecto.

Por este tipo de actividades, Gibrán percibe un sueldo superior a los 100 mil pesos, algo inusual en cualquier organismo internacional, pues normalmente no se permite a los funcionarios recibir remuneraciones adicionales.

No obstante lo anterior lo más grave es que Gibrán Ramírez utiliza la estructura de la CISS para desplegar su propia actividad propagandista en los medios. Cuando acude a entrevistas y programas de televisión utiliza al chofer de la CISS que le fue asignado de forma personal; además su asistente personal, Fernanda Carbajal, arregla sus agendas entrevistas y programas de televisión, incluso participa en las negociaciones contractuales que Gibrán lleva a cabo con medios de comunicación.

También, no es difícil observar su actividad como militante político, en sus propias redes sociales exhibe cómo participa regularmente en pláticas con jóvenes de Morena y agrupaciones de izquierda, otra actividad que LOS FUNCIONARIOS DE ORGANISMOS INTERNACIONALES NO DEBIERAN REALIZAR pero el señor Ramírez es ostentoso en ello y se lo pasa por el arco del poder que lo cobija

Al igual que Antonio Attolini, Ramírez Reyes integra esta nueva ola de jóvenes aviadores de la 4T; cotidianamente ponen de relieve que son más bien tertulianos o defensores del régimen que intelectuales, porque sin las cartas credenciales pertinentes (que no lo hacen sus títulos académicos) explaya una superioridad moral e intelectual que no tiene, pero lo hace porque carece de argumentos al momento del intercambio fructífero. Por ello Ramírez sí es prolífico en adjetivos y frases en apariencia contundentes, es el trabajo por el que le pagan y, con ello, flaco favor le hace a la discusión pública.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password