Cinque Terre

María Cristina Rosas

[email protected]

Profesora e investigadora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Finlandia y el coronavirus

Finlandia es un país altamente desarrollado que se distingue en la comunidad internacional por la calidad de vida de la población basada en la existencia de un estado del bienestar financiado a través de la recaudación tributaria. Finlandia cuenta con una población de 5 536 146 habitantes. Con un producto interno bruto (PIB) de 257 mil millones (billones) de dólares, es la 60ª economía a nivel mundial y posee un ingreso per cápita de 49 334 dólares -medido en términos del poder adquisitivo. Finlandia ocupa la 11ª posición en los índices de desarrollo humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) con un desarrollo muy alto. Figura en el 11° lugar -en un listado de 141 países- en el índice de competitividad global del Foro Económico Mundial correspondiente a 2019.[1] En el índice de libertad económica de la Fundación Heritage, Finlandia se encuentra en la 17ª posición.[2] En el índice de percepción de la corrupción de Transparency International, el país europeo se ubicó en el tercer lugar, empatado con Singapur, Suecia y Suiza entre 198 naciones en 2020[3] -ojo, estar en las primeras posiciones significa que el país tiene las mejores calificaciones y que la percepción de corrupción es muy baja. En el índice de paz global de 2020, Finlandia está en el noveno lugar en un listado de 163 países.[4] En el índice de seguridad en salud global está en el 10° lugar entre 195 países.[5] En el índice de felicidad ocupa el primer lugar a escala planetaria.[6]

Finlandia limita al norte con Noruega, al este con Rusia, al sur con el Golfo de Finlandia y al oeste con el Golfo de Botnia y Suecia. Tiene alrededor de 179 584 islas. Su frontera con Rusia es de 1 309 kilómetros, con Noruega de 709 kilómetros y con Suecia de 545 kilómetros. La cuarta parte del territorio finlandés se localiza en el Círculo Polar Ártico.

La historia de Finlandia está estrechamente vinculada a la de Suecia y la de Rusia, imperios de los que formó parte en distintos momentos y cuyos vestigios se encuentran presentes al día de hoy en la sociedad y en la política finlandesas. A lo largo de 600 años Finlandia fue parte del reino de Suecia y a partir de 1809 comenzó el dominio ruso que se extendió hasta 1917, cuando los finlandeses obtuvieron su independencia.

La Finlandia independiente, sin embargo, debió sortear los imperativos de la vecindad con la URSS tras su creación en 1922 y el desarrollo de la segunda guerra mundial, misma que llevó al país escandinavo a ceder territorio a favor de los soviéticos.  En ese contexto el gobierno de Helsinki pactó con los alemanes, quienes ocuparon la parte norte del país. La expulsión de los germanos de Laponia fue tortuosa y prácticamente recayó en los samis y no se concretaría sino hasta abril de 1945. El Tratado de Paz de París de 1947 llevó a que Finlandia fuera reconocida como aliada del Eje Berlín-Roma-Tokio y ello la obligó a pagar reparaciones de guerra. En 1948, Finlandia y la URSS suscribieron el Tratado de Amistad, Cooperación y Asistencia Mutua, mismo que limitó los márgenes de maniobra del país escandinavo en la política global en la guerra fría. Así, Finlandia no calificó para la ayuda del Plan Marshall provista por EEUU a países europeos como tampoco podía incorporarse a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) ni a las Comunidades Europeas. Con todo, obtuvo algunas concesiones, entre ellas, la reducción del monto de las reparaciones de guerra, así como la supervivencia de su sistema político y democrático a cambio de la proclama de una política exterior de neutralidad desarrollada escrupulosamente por los presidentes Juho Kosti Paasikivi, Urho Kekkonen y Mauno Koivisto.

Esta situación de soberanía restringida a la que Finlandia quedó expuesta es conocida como finlandización, término que en relaciones internacionales se emplea para referirse a las dificultades que un país suele tener frente a una gran potencia vecina.[7] El tratado de 1948 fue abrogado en 1992 luego de la desaparición de la URSS. Ello allanó el camino para que, en 1995, tras una solicitud exitosa y un referéndum aprobado por la población, Finlandia se convirtiera en miembro de pleno derecho de la Unión Europea. Con todo, la renuncia a la política de neutralidad no se ha dado, sobre todo por el reconocimiento de que, al margen de los acontecimientos internacionales, Rusia seguirá siendo vecina de los finlandeses y, por lo tanto, Helsinki entiende que es menester maniobrar con cautela frente al gigante eslavo.

Finlandia es una república y cuenta con un presidente, que actualmente es Sauli Ninistö y una primera ministra que desde el 10 de diciembre de 2019 es Sanna Marin, quien en el momento de su asunción tenía 34 años, siendo la persona más joven en ocupar el cargo en la historia del país. Marin pertenece al partido socialdemócrata. Marin apoya la diversidad sexual y fue educada por padres del mismo sexo.

Situación demográfica y epidemiológica

Finlandia cuenta con una población de 5 536 146 habitantes en un territorio de 338 544 kilómetros cuadrados, por lo que la densidad es de 41. 4 habitantes por kilómetro cuadrado. Esta densidad es mayor en el sur y menor en el norte del país. Helsinki, la capital, es la ciudad más poblada con 656 920 habitantes. Como se puede observar en el grafico 1, Finlandia es un país mayormente urbano, habiendo tenido un crecimiento sostenido, de manera que, mientras que en 1960 era el 55. 29 por ciento de la población la que residía en ciudades, para 2020 la cifra era de 85. 51 por ciento.

La pirámide demográfica muestra una base estrecha y una cantidad considerable de personas de 50 o más años. La esperanza de vida al nacer es una de las más altas de Europa y es 1. 6 veces mayor que la media imperante en los países de la Unión Europea. Mientras que en 1960 la esperanza de vida era de 66. 82 años, para el 2020 era de 81. 78 años. Cabe destacar, sin embargo, la disparidad entre hombres y mujeres que es de 5. 6 años. Así, las mujeres tienen una esperanza de vida promedio de 85 años frente a los hombres que contabilizan 79. 4 años. Las razones de esta brecha se encuentran en el predominio de enfermedades cardiovasculares, accidentes y suicidios en ellos, asociados igualmente al tabaquismo y el alcoholismo.[8]

Fuente: Naciones Unidas.

El alcoholismo tiene un fuerte arraigo en la sociedad finlandesa si bien, como se observa en el grafico 7 ha venido declinando tras el pico alcanzado en 2005. En 2020 se registró la tasa más baja de consumo en 10 años. Las generaciones más jóvenes tiendan a ingerir bebidas con menor graduación alcohólica. El consumo de vino con menores grados de alcohol está creciendo. Asimismo, los finlandeses beben cerveza y en 2020 este producto representó la mitad del total del consumo de bebidas espirituosas. Con todo, tomando como referencia el año de 1960, hoy los finlandeses ingieren tres veces más bebidas alcohólicas.

Al igual que en la mayor parte de los países nórdicos -con la excepción de Dinamarca-, en Finlandia la venta de alcohol es controlada por el Estado, mismo que autoriza su venta en las tiendas denominadas Alko. Este consorcio cuenta con 365 tiendas y 127 puntos de venta en el país. La compañía es controlada por el Ministerio de Asuntos Sociales y Salud y se encarga de la venta de cerveza demás de  5. 5 grados de graduación alcohólica, vino y destilados.[9]

 Como se explicaba, la sociedad finlandesa tiene vestigios de la dominación sueca y rusa. Así, la mayor parte de la población es finesa o suomi, si bien la población de origen sueco y ruso son la segunda y tercera minorías en el país como se observa en el gráfico 3. En el país, el finlandés y el sueco son las dos lenguas oficiales, siendo el primero hablado por el 86. 9 por ciento de la población, en tanto el sueco lo hablan el 5. 2 por ciento de los habitantes. El idioma finlandés no es de origen indo-europeo y es más cercano al estoniano, careliano y al húngaro y las lenguas samis.[10]

En Finlandia, la combinación de una alta esperanza de vida con una baja tasa de fertilidad -en 2019 era de 1. 35 hijos por mujer- ha llevado a los demógrafos a estimar que, hacia 2031-2034 la población comenzará a declinar.[11] En el marco de la pandemia generada por el SARSCoV2 se produjo un aumento en los nacimientos en el país. Sin embargo, este resulta insuficiente para contrarrestar la tendencia que muestra la natalidad.[12] En 1960 la tasa de fertilidad era de 2. 72 hijos por mujer y hacia 1970 ya se había reducido de manera significativa. El gráfico 5 muestra que la tasa registrada en 2019 fue la más baja de los pasados 60 años. Finlandia también tiene la tasa de natalidad más baja entre los países nórdicos.[13] Asimismo, hay una disparidad entre las zonas rurales y las urbanas. En las primeras, la tasa de natalidad es mayor, del orden de 1. 73 hijos por mujer, frente a las zonas urbanas, donde el promedio es de1. 29. En 2019 el 78 por ciento de todos los nacimientos en el país se produjo en las zonas urbanas.[14]

El número de defunciones ha excedido al número de nacimientos en el país y desde 2016 la población ha crecido esencialmente gracias a la inmigración. Aun así, en 2020 el número de defunciones superó en 10 mil personas al de nacimientos.[15] La mortalidad infantil por cada 1 000 nacidos vivos pasó de 21. 9 a 1. 9 entre 1960 y 2019 como se puede observar en el gráfico 6.

epa08898043 Passengers at Helsinki-Vantaa Airport in Helsinki, Finland, 21 December 2020. Finnair has cancelled all flights between Finland and Britain for two weeks starting 21 December 2020. Finland is following many other countries in stopping direct flights from Britain due to a new, highly-contagious variant of the Covid-19 virus. EPA-EFE/KIMMO BRANDT

El sistema de salud en Finlandia

En general existen principalmente cuatro sistemas de salud en el mundo, a saber:

  • El mutualista o bismarckiano, basado en cotizaciones como fuente principal de financiamiento, que se basa en las aportaciones obligatorias del trabajador y de la empresa en la que labora para su solvencia. Este sistema prevalece actualmente en Alemania y también en Austria, Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo y Japón.[16] Al modelo bismarckiano también se le conoce como modelo de los seguros sociales.[17]
  • El modelo Beveridge. Este sistema nació en 1942, en plena segunda guerra mundial de la mano de Lord William Beveridge, en el cual el Estado se hace cargo del financiamiento del sistema de salud unificando el sistema de seguridad social bajo su égida, a través de impuestos. Este modelo también se aplica en Francia -donde Pierre Laroque encabezó los esfuerzos para brindar protección social a la población, de manera que en 1946 se creó el sistema nacional de seguridad social-,[18] Suecia, Dinamarca, España e Italia, entre otros.
  • El liberal, cuyo principal representante es Estados Unidos. Conforme a sus premisas, la salud es un bien de consumo donde son las libres fuerzas del mercado las que distribuyen los recursos sanitarios a la sociedad. El Estado no tiene la responsabilidad de promover la salud y su participación es marginal, dirigiendo su atención sobre todo a grupos vulnerables o carentes de recursos. El usuario paga directamente al proveedor o bien, lo hace a través de compañías privadas de seguros. Si bien el modelo favorece la competitividad entre los proveedores y da libertad a la sociedad para elegir el de su preferencia, cubre de manera imperfecta el aprovisionamiento de servicios de salud, dejando fuera numerosos padecimientos y también a diversos sectores de la población, incluso a aquellos que cuentan con un seguro privado.
  • El socialista, del que subsisten ya muy pocos ejemplos, siendo Corea del Norte y sobre todo Cuba, sus máximos exponentes. En este modelo el financiamiento corre por cuenta del Estado e incluye a la totalidad de la población. Por lo tanto, tiene cobertura universal y gratuita. Las ventajas son evidentes: se apuesta por la medicina preventiva y la educación y alfabetización sanitarias para elevar la salud de la población. Con todo es un sistema rígido y burocrático.[19]

 El sistema de salud de Finlandia es una mezcla del modelo Beveridge y del bismarckiano. El Seguro Nacional de Salud (SNS) financia medicamentos de los pacientes, gastos de viaje relacionados con tratamientos y subsidia a los trabajadores. En el país los patrones están obligados a proveer seguros médicos a sus empleados y el SNS cubre la mitad de los costos de los seguros de los trabajadores. Asimismo, el SNS reembolsa los servicios médicos privados y también los tratamientos ambulatorios. El SNS se financia a través de seguros obligatorios de los patrones en tanto los servicios primarios y hospitalarios son cubiertos por la recaudación tributaria de las municipalidades más subsidios que otorga el gobierno.[20]

 

El sistema de salud finlandés es descentralizado, lo cual es positivo cuando se trata de tener una amplia cobertura, incluso en zonas inhóspitas con asentamientos humanos dispersos, si bien genera importantes desigualdades. Hasta antes de la aprobación de la reforma del sistema el pasado mes de junio de 2021, el sistema de salud finlandés era gestionado por las municipalidades locales que pueden contar con cientos de miles de habitantes o bien con tan sólo un centenar. Ello obedece a que la población se encuentra dispersa, inclusive en áreas remotas, como el Ártico, lo que lleva a privilegiar la proveeduría de acceso a servicios de salud, si bien ello resulta oneroso además de que hay variaciones importantes en la calidad de los servicios proporcionados. Hacia 2013, el 4 por ciento de los finlandeses señalaba que no podía satisfacer sus necesidades médicas debido a los gastos de viaje/traslado, los costos, las listas de espera, etcétera.[21]

La reforma del sistema de salud, que ha sido un tortuoso proceso que inició en 2006, fue un factor determinante para que el gobierno encabezado por Juha Sipilä dimitiera, siendo sucedido el 6 de junio de 2019 por el de Antti Rinne -que a su vez hubo de renunciar en medio de la crisis generada por la huelga de los trabajadores postales que sumó a otros sindicaros, paralizando al país, lo que allanó el camino para el arribo de Marin a finales del mismo año.[22] De acuerdo con el paquete de reformas aprobado recientemente, se tiene previsto que el aprovisionamiento de los servicios de salud en el país que actualmente está a cargo de unas 300 municipalidades sea trasladado a los condados y en este esquema el financiamiento recaerá en el Estado, convirtiéndolo así en un modelo Beveridge.[23]

 

La reforma también pone el acento en la atención primaria a la salud y en el trabajo preventivo. La reforma, que se empezará a aplicar en distintas fases a partir de 2023 tiene entre sus objetivos:

  • Mejorar la calidad en el acceso a los servicios, así como garantizar que éstos se puedan ofrecer de manera continua y a tiempo;
  • Poner el énfasis en el trabajo preventivo y proactivo;
  • Asegurar la calidad y efectividad de los servicios;
  • Promover un enfoque multidisciplinario y la interoperatividad de los servicios; y
  • Contrarrestar el incremento en los costos.[24]

 

En Finlandia el gasto en salud como porcentaje del PIB fue, en 2018, de 9. 03 por ciento. De ese presupuesto, el 18. 43 por ciento corresponde al gasto de bolsillo de la población. Si bien los finlandeses tienen garantizado el acceso a la salud, los tiempos de espera llevan a que muchos busquen servicios privados, para los que deben desembolsar sus propios recursos. Entre 2000 y 2018 se observa un intento por reducir el gasto de bolsillo que pasó del 21. 62 al 18. 43 por ciento respecto al presupuesto total en salud.

Entre 1990 y 2016, el número de médicos por cada 1 000 habitantes se incrementó, pasando de 2. 89 a 3. 81. Entre 1999 y 2016, el personal de enfermería se ha mantenido sin grandes cambios, al pasar de 15. 02 a 14. 73. Donde se ha observado un marcado declive es en el número de camas de hospital que en 1970 era de 15.1 por cada 1 000 habitantes y que para 2018 era de 3. 61.

 Las principales causas de defunción en Finlandia son las enfermedades isquémicas del corazón y las neoplasias -cánceres-, si bien la enfermedad de Alzheimer y la demencia van en ascenso. Casi la mitad de los adultos en el país -49 por ciento- afirma tener alguna enfermedad crónico-degenerativa no transmisible. Asimismo, una de cada tres defunciones en Finlandia se puede atribuir a malos hábitos y comportamientos de riesgo, por ejemplo, el tabaquismo, el alcoholismo, el sobrepeso y la obesidad.[25] La diabetes es un grave problema de salud pública. Se estima que en el país 400 mil personas, o bien el 7. 2 por ciento de la población, vive con diabetes, 500 mil con diabetes tipo 1 y 350 mil con diabetes tipo 2.[26]

La salud mental de los finlandeses no sólo se relaciona con la longevidad de la población. En 2020 se produjeron más muertes por suicidio que por el SARSCoV2. En ese año 717 personas se quitaron la vida, mientras que las víctimas fatales del SARSCoV2 fueron 558. El suicidio tiene género: 73 por ciento de quienes lo perpetraron fueron hombres.[27]

 

Finlandia y el coronavirus

El primer caso de una persona con COVID-19 en Finlandia fue confirmado el 29 de enero de 2020. Se trata de un turista chino que visitaba Ivalo, en el norte del país, procedente de Wuhan. Con todo, la dispersión demográfica llevó a que la enfermedad se convirtiera en un desafío más serio a partir de marzo, justo cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificaba al SARSCoV2, agente causal del COVID-19, como pandemia. Ello se relaciona con los finlandeses que suelen viajar en los primeros meses del año al continente europeo para vacacionar, por lo que, a su regreso, ya contagiados, contribuyeron a la propagación de la enfermedad.[28] La primera defunción por COVID-19 en el país se produjo el 21 de marzo.[29] Desde entonces hasta hoy, Finlandia acumula 234 041 casos confirmados y 1 523 defunciones. En los pasados 28 días se han confirmado 48 108 casos nuevos y 198 defunciones.

Junto con Dinamarca, Finlandia fue el único país de la Unión Europea donde se produjo un crecimiento de la demografía en 2020 no obstante la pandemia del SARSCoV2, siendo ese incremento de 0. 1 para los hombres y de 0. 2 para las mujeres.[30]

  

Finlandia cuenta con diversas normas para hacer frente a emergencias sanitarias, entre ellas el plan nacional de preparación para una epidemia de influenza; el acta de enfermedades transmisibles; la sección 23 de la Constitución -misma que norma los derechos y las libertades civiles en situaciones de emergencia-[31] y el acta de poderes especiales.[32]

A diferencia de otros países donde se han decretado severas restricciones a las libertades civiles, incluyendo estados de excepción, en Finlandia las acciones emprendidas de cara a la pandemia se han basado en las normas vigentes, incluyendo recomendaciones a empleadores y a la población en general. En virtud de un decreto gubernamental de febrero de 2020 mediante el que se caracterizó al COVID-19 como una enfermedad transmisible peligrosa, las autoridades invocaron el acta de poderes especiales y que, en la práctica fue usada para suspender actividades escolares, cerrar restaurantes y gimnasios, reubicar pacientes no-COVID, etcétera. El uso de cubrebocas fue ampliamente debatido y si bien se estableció que en los lugares donde se produjera un contacto cercano entre las personas era necesario portarlo, no fue sino hasta mediados de agosto de 2020 cuando se recomendó su uso en el transporte público.[33]

Finlandia lleva a cabo pruebas masivas para la detección de la enfermedad. Hacia el 22 de diciembre de 2021 conducía 4 364 pruebas por millón de habitantes -a manera de comparación México lleva a cabo 77 pruebas, mientras que Brasil sólo desarrolla 31 por millón de habitantes.[34]

La pandemia ha catapultado el empleo de tecnologías digitales para el monitoreo de la enfermedad y también para que las personas con otros padecimientos puedan acceder a consultas médicas. La aplicación Omaolo (www.omaolo.fi), disponible en finlandés, sueco e inglés, permite que las personas se auto monitoreen mediante cuestionarios en línea a los que pueden tener acceso sin importar dónde residan. La aplicación permite responder los cuestionarios de manera anónima o con autenticación. Otra aplicación, Koronavilkku (koronavilkku.fi/), aprobada por el Parlamento para dar seguimiento a posibles contagios, se emplea para enviar alertas a las personas respecto a contactos que hayan tenido con portadores del virus. Esta aplicación se puede descargar al teléfono desde Google Play o la Apple Store.[35]

Otra estrategia impulsada por las autoridades para comunicar los riesgos a la población consiste en apoyarse en blogueros, YouTubers e infuencers a efecto de difundir información fidedigna que permita combatir la pandemia. El gobierno finlandés sabe que resulta difícil garantizar acceso a la información a personas que no suelen tenerla en los canales tradicionales. A través de la consultora PING Helsinki, la información oficial sobre la enfermedad es editada en los formatos apropiados y enviada a redes sociales con fotos e imágenes que ayudan a su consumo por parte de la población, en especial los jóvenes. Un YouTuber finlandés muy famoso, Roni Back, protagonizó un video en que entrevista a autoridades gubernamentales y científicos y a tan sólo dos días de su difusión ya tenía 100 mil visitas.[36]

Los impactos económicos de la pandemia han sido considerables para el país, sobre todo porque en los años previos, el PIB creció de manera escasa, siendo 2017 el mejor año de la década con 3. 19 por ciento. En 2020, el PIB finlandés cayó a -2. 87 por ciento- tendencia mostrada en todos los demás países nórdicos -Suecia, -2. 94 por ciento; Noruega, -0. 76 por ciento; Dinamarca, -2. 06 por ciento; e Islandia, -6. 5 por ciento.

El país ha restringido el ingreso al país en distintos momentos de la pandemia, tanto en 2020 como en 2021. Las disposiciones más recientes que entrarán en vigor el 28 de diciembre del presente año, establecen que se reimplantarán los controles fronterizos con todos los países del espacio Schengen debido al aumento de casos y de cara a la variante ómicron del COVID-19. Entre las restricciones que estarán en marcha se incluye que todas las personas que deseen ingresar a Finlandia desde cualesquiera de los países que pertenecen al espacio Schengen, deberán presentar un certificado de vacunación o de recuperación de la enfermedad causada por el SARSCoV2 y haberse practicado una prueba 48 horas antes de entrar al país escandinavo, que revele que no se padece la enfermedad. Asimismo, el pasaporte COVID-19 será obligatorio para el acceso a bares, restaurantes, centros nocturnos y eventos masivos sin asignación específica de asientos. Las autoridades también han establecido que todos los estudiantes deberán atender clases en línea hasta el 16 de enero de 2022.[37] Previamente, desde el 21 de diciembre, las autoridades finlandesas dispusieron que todas las personas que proceden de países distintos de los que pertenecen a la Unión Europea deberán contar tanto con certificado de vacunación como con una prueba de COVID-19 que se haya realizado 48 horas antes del ingreso al país. Estas restricciones se aplicarán hasta el 12 de enero de 2022, momento en que las autoridades darán a conocer nuevas medidas.[38]

Una novedad en el aeropuerto de Helsinki-Vantaa es el empleo de perros entrenados para detectar posibles casos de COVD-19 entre los pasajeros. La manera en que opera este procedimiento que es voluntario para los pasajeros es la siguiente: la persona limpia su piel con una toallita que arroja a un recipiente y el can reacciona si detecta la enfermedad. Los científicos señalan que las respuestas caninas son casi 100 por ciento efectivas y que ello puede lograr resultados mucho más rápido que con pruebas de laboratorio.[39]

La combinación de la reducción de las actividades económicas ante el confinamiento, las restricciones al turismo, más la reducción del comercio y la menor demanda de productos finlandeses en los mercados internacionales explican las afectaciones al PIB. Una menor actividad económica se traduce en menos recaudación tributaria en momentos en que el Estado requiere ingresos para hacer frente a la pandemia. Asimismo, la interrupción de las cadenas de valor a nivel internacional, en especial en el sector automotriz, más la escasez de contenedores para los flujos comerciales tuvieron impactos severos en el país escandinavo. La propia dinámica de la enfermedad se estima que ha generado incertidumbre, reduciendo dramáticamente el consumo de los finlandeses.[40]

Al 24 de diciembre de 2021, Finlandia había aprobado el uso de cinco vacunas para la inmunización de su población contra el SARSCoV2, a saber: Novavax, Moderna, Pfizer/BioNtech, Janssen y AstraZeneca.[41] También la Universidad de Helsinki está desarrollando un aerosol nasal para inmunizar a la población, evitando así la inyección intramuscular. Su desarrollo se ha visto inhibido debido a los compromisos contraídos por el gobierno con las grandes empresas farmacéuticas, pero, de concretarse, sería una vacuna muy apreciada, en especial para quienes afirman temer a los pinchazos y a las agujas.[42]

A propósito de vacunas, Finlandia desarrolló una para inmunizar a los visones que, a la fecha se tienen identificados como la única especie capaz de transmitir la enfermedad a seres humanos. A diferencia de Dinamarca, que a finales del año pasado sacrificó a 17 millones de visones -lo que generó una severa crisis política al gobierno que encabeza Mette Frederiksen-, Finlandia apostó por una mejor solución, convirtiéndose así en el único país de la Unión Europea en vacunar animales contra el SARSCoV2.[43]

Consideraciones finales

En términos generales se puede considerar que las acciones emprendidas por Finlandia ante la pandemia han sido acertadas. Cierto, como ha ocurrido con otros gobiernos, el finlandés ha tenido sus propios escándalos y pifias, siendo una de ellas la decisión de la Primera Ministra Marin de salir a bailar una noche luego de haber tenido contacto con su Ministro de Asuntos Exteriores, Pekka Haavisto, quien dio positivo a una prueba de COVID-19. Marin argumenta que cuando fue notificada en mensaje de texto en su teléfono sobre el contagio de Haavisto, la información llegó al celular que ella había dejado en su trabajo. Ella se enteró un día después y de inmediato buscó un lugar para hacerse la prueba, misma que resultó negativa. Sin embargo, las personas criticaron su mal juicio al no aislarse en tanto no se hubiera hecho la prueba. Ella insiste en que no tenía la información en el momento en que fue a bailar.[44]

Pese a lo anterior y como se puede observar en el cuadro 2, Finlandia tiene la segunda menor cantidad de defunciones de la Europa nórdica a causa del SARSCoV2 -excluyendo a Islandia, cuya demografía es muy reducida. Asimismo, la proporción de contagios que ha tenido a la fecha es la menor respecto a las cifras de Dinamarca, Noruega y, sobre todo, Suecia.

El mundo enfrenta una nueva ola del virus, aderezada con la variante ómicron, la cual tiene la posibilidad de duplicar el número de casos entre 2 y 4 días, lo que representa una tasa de contagio muy superior a la de la variante delta -que se duplica cada 12-14 días. A pesar de la problemática de las variantes, la vacunación con esquema completo ha progresado de manera sostenida en el país y actualmente alcanza al 75 por ciento de la población, si bien se percibe un rezago en la dosis de refuerzo, que es de apenas, el 17 por ciento.

Las medidas adoptadas para la contención de la enfermedad han estado apegadas a derecho y cuando se decidió crear plataformas para el seguimiento de contagios accesibles a través de los teléfonos, el Parlamento legisló al respecto, ello para asegurar el uso adecuado de estas atribuciones invasivas de la privacidad de las personas.

No menos importante es que, tras varios años de debate, el sistema de salud finlandés finalmente transitará de un esquema mayormente bismarckiano a uno del tipo Beveridge, esto de cara a la necesidad de responder a los requerimientos de salud de una población envejecida, dispersa y asentada, en algunos casos, en localidades remotas y polares y frente a un mercado laboral que tiende a reducirse por razones de edad. Asimismo, las consecuencias económicas de la pandemia aún están lejos de manifestarse plenamente y ello sugiere que el proceso de recuperación, tanto laboral, como turístico y comercial, tomará tiempo.


[1] Klaus Schwab (2019), World Competitiveness Report 2019, Geneva, World Economic Forum, p. xiii, disponible en http://www3.weforum.org/docs/WEF_TheGlobalCompetitivenessReport2019.pdf

[2] The Heritage Foundation (2020), 2020 Index of Economic Freedom, Washington D. C. The Heritage Foundation, disponible en https://www.heritage.org/index/country/Finland

[3] Transparency International (2020), Corruption perception Index 2020, Berlin, Transparency International, disponible en https://www.transparency.org/en/cpi/2020/index/fin

[4] Institute for Economics and Peace (2020), Global Peace Index 2020. Measuring Peace in a Complex World, Sydney, Institute for Economics and Peace, disponible en http://visionofhumanity.org/indexes/global-peace-index/

[5] John Hopkins (October 2019), Global Health Security Index. Building  Collective Action and Accountability, disponible en https://www.ghsindex.org/wp-content/uploads/2020/04/2019-Global-Health-Security-Index.pdf

[6] Helliwell, John F., Richard Layard, Jeffrey Sachs, and Jan-Emmanuel De Neve (editors) (2021), World Happiness Report 2021, New York, Sustainable Development Solutions Network, disponible en https://happiness-report.s3.amazonaws.com/2021/WHR+21.pdf

[7] Elisabeth Braw (December 19, 2021), “What Ukraine Can Learn from Finland”, en Foreign Policiy, disponible en https://foreignpolicy.com/2021/12/19/ukraine-finland-russia-ww2-soviet-union/

[8] OECD (2021), State of Health in the EU. Finland. Country Health Profile 2021, Paris, Organization for Economic Cooperation and Development, disponible en https://www.oecd-ilibrary.org/docserver/2e74e317-en.pdf?expires=1640191297&id=id&accname=guest&checksum=5683969917B73681FD4947558BA408F1, p. 4.

[9] J. Clausnitzer (July 5, 2021), “Per capita consumption of alcohol in Finland 1960-2020”, en Statista, disponible en https://www.statista.com/statistics/593487/per-capita-consumption-of-alcoholic-beverages-in-finland/

[10] Euridyce (December 1, 2021), “Finland. Population: demographic situation, languages and religions”, disponible en https://eacea.ec.europa.eu/national-policies/eurydice/finland/population-demographic-situation-languages-and-religions_en

[11] Ibid.

[12] Helsinki Times (30 September 2021), “Report: Finland’s population will begin declining from 2034”, disponible en https://www.helsinkitimes.fi/finland/news-in-brief/20075-report-finland-s-population-will-begin-declining-from-2034.html

[13] Yle News (5.12.2020), “Finland continues to have lowest birth rate in Nordics”, disponible en https://yle.fi/news/3-11681404

[14] Ibid.

[15] Yle News (20.09.2021), “Statistics Finland: Falling birth rates cannot maintain population”, disponible en https://yle.fi/news/3-12122258

[16] MAPFRE (2018), Sistemas de salud: un análisis global. Comparación internacional de sistemas sanitarios seleccionados, Madrid, Fundación MAPFRE, pp. 12-23, disponible en https://www.fundacionmapfre.org/documentacion/publico/i18n/catalogo_imagenes/grupo.do?path=1097443

[17] I. Vera (24 de septiembre 2018), “Bismarck vs Beveridge: el cara a cara de los sistemas de salud en la Unión Europea”, en Planta Doce, disponible en https://www.plantadoce.com/entorno/bismarck-vs-beveridge-el-cara-a-cara-de-los-sistemas-sanitarios-en-la-union-europea.html

[18] Organización Internacional del Trabajo (1 de diciembre 2009), De Bismarck a Beveridge: seguridad social para todos, Ginebra, OIT, disponible en https://www.ilo.org/global/publications/world-of-work-magazine/articles/ilo-in-history/WCMS_122242/lang–es/index.htm

[19] Universidad Autónoma de Madrid (2011), Introducción a los sistemas sanitarios. El sistema sanitario español, Madrid, Universidad Autónoma de Madrid-Unidad de Medicina de Familia y Atención Primaria-Facultad de Medicina, disponible en https://formacion.uam.es/pluginfile.php/122653/mod_resource/content/1/Tema_7.pdf

[20] OECD (2019), State of Health in the EU. Country health profile. Finland 2019, Paris, Organization for Economic Cooperation and Development/European Commission, p. 9, disponible en https://www.oecd-ilibrary.org/docserver/20656739-en.pdf?expires=1636257879&id=id&accname=guest&checksum=9E821DFFECE425EF1AC909EB530E8566

[21] Ibid.

[22] Jari Tanner (December 3, 2019), “Finland’s prime minister resigns over postal service dispute”. En AP, disponible en https://apnews.com/article/postal-service-finland-international-news-europe-91572b9267be44419942d69b65c25d03

[23] Leo Laikola (21 June 2021), “Finland Passes Universal Health-Care Overhaul 15 Years in Making”, en Bloomberg, disponible en https://www.bloomberg.com/news/articles/2021-06-23/finland-passes-universal-health-care-overhaul-15-years-in-making

[24] Finnish Institute for Health and Welfare (12 August 2020), Future health and social services centres, disponible en https://thl.fi/en/web/social-welfare-and-health-care-reform/future-health-and-social-services-centres

[25] OECD, Op. cit.: 5-7.

[26] Hanna Tiirinki, Liina-Kaisa Tynkkynen, Markus Sovala, Salla Atkins, Meri Koivusalo, Pauli Rautiainen, Vesa Jormanainen, e Ilmo Keskimäkia (December 2020), “COVID-19 pandemic in Finland – Preliminary analysis on health system response and economic consequences”, en Health Policiy Technolofy, disponible en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7451008/

[27] Agencia EFE (10/12/2021), “Finlandia registró más muertes por suicidio que por COVID-19 durante el 2020”, disponible en https://gestion.pe/mundo/finlandia-registro-mas-muertes-por-suicidio-que-por-covid-19-durante-el-2020-noticia/

[28] Hanna Tiirinki et al, Ibid.

[29] Ibid.

[30] OECD, Ibid.

[31] World Bank (2000), The Constitution of Finland, Washington D. C., The World Bank Group, disponible en https://publicofficialsfinancialdisclosure.worldbank.org/sites/fdl/files/assets/law-library-files/Finland_Constitution_2000_en.pdf

[32] Hanna Tiirinki et al, Ibid.

[33] Ibid.

[34] Hannah Ritchie, Edouard Mathieu, Lucas Rodés-Guirao, Cameron Appel, Charlie Giattino, Esteban Ortiz-Ospina, Joe Hasell, Bobbie MacDonald, Diana Beltekian, Saloni Dattani y Max Roser (Dece,ver 25, 2021), “Finland: Coronavirus Pandemic Country Profile”, en Our World in Data, disponible en  https://ourworldindata.org/coronavirus/country/finland

[35] Hana Tiirinki et al, Ibid.

[36] John Henley (1 April 2020), “Finland enlists social influencers in fight against Covid-19”, en The Guardian, disponible en https://www.theguardian.com/world/2020/apr/01/finland-enlists-social-influencers-in-fight-against-covid-19

[37] Shengenvisainfo News (December 22, 2021), “Finland to Reintroduce Internal Border Controls With All Schengen Countries From December 28”, disponible en https://www.schengenvisainfo.com/news/finland-to-reintroduce-internal-border-controls-with-all-schengen-countries-from-december-28/

[38] Shengenvisainfo News (December 15, 2021), “Finland to Impose Mandatory Pre-Entry Testing Requirement for Non-EU Nationals From December 21”, disponible en https://www.schengenvisainfo.com/news/finland-to-impose-mandatory-pre-entry-testing-requirement-for-non-eu-nationals-from-december-21/

[39] Sinéad Baker (September 26, 2020), “An airport in Finland is using dogs to detect the coronavirus, and researchers say they are ‘close to 100%’ accuracy”, en Business Insider, disponible en https://www.businessinsider.com/coronavirus-finlands-airport-dogs-detecting-travelers-covid-19-2020-9?r=MX&IR=T

[40] Hana Tiirinki, Ibid.

[41] COVID19 Vaccine Tracker (December 24, 2021), Finland, disponible en https://covid19.trackvaccines.org/country/finland/

[42] TelesurTV (17 de marzo 2021), “Finlandia desarrolla una vacuna anticovid nasal”, disponible en https://www.telesurtv.net/news/finlandia-vacuna-nasal-20210317-0023.html

[43] El Comercio (30 de septiembre de 2021), “Finlandia vacunará a los visones contra el coronavirus”, disponible en https://elcomercio.pe/mundo/europa/coronavirus-finlandia-vacunara-a-los-visones-contra-el-covid-19-nndc-noticia/

[44] BBC News (8 December 2021), “Sanna Marin: Finland’s PM sorry for clubbing after Covid contact”, disponible en https://www.bbc.com/news/world-europe-59577371

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password