Antonio Medina

[email protected]

Coordinador y fundador de la agencia NotieSe

Feminicidios y violencia sexual en Cancún

Ante la inoperancia del gobierno municipal de Benito Juárez (Cancún), que gobernó desde 2018 la hoy candidata de morena a la gubernatura, Mara Lezama, existe temor en la población por el aumento de feminicidios y la creciente ola de violencia sexual contra mujeres y niñas. 

De acuerdo a datos reportados por la organización civil Siempre Unidas Muchuuk Balo’on A.C, en Cancún se cometieron 26 feminicidios en el tercer año de gobierno de Lezama, que representan más del 50 per ciento de los registrados en todo el estado de Quintana Roo durante 2021.  

El reporte señala que las mujeres y niñas asesinadas tenían nacionalidad mexicana, aunque también se registraron de otras nacionalidades, como estadounidenses, cubanas, salvadoreñas, guatemaltecas, hondureñas y una mujer alemana. 

De las 26 mujeres asesinadas, dos eran trans, 19 madres de familia y el 30 por ciento del total de los crímenes se perpetraron en las viviendas de las víctimas a manos de parejas sentimentales o familiares, siendo agosto el mes con más crímenes, pues en ese mes se registraron 9. 

En tanto, la violencia sexual contra mujeres y niñas, Cancún se ha mantenido con aumento en el índice nacional de estos delitos en los últimos tres años, ocupando el octavo lugar con alrededor de 350 violaciones en 2021; un 17 por ciento más que el año anterior. A este dato hay que considerar el subregistro, que indica que sólo son denunciados uno o dos casos de cada 10; los demás son silenciados muchas veces por las víctimas o por las mismas familias. 

La organización civil “Infancia Feliz Quintana Roo” ha informado que la violación sexual contra niñas y adolescentes en Cancún ha aumentado, entre otros motivos, por las dinámicas familiares en donde los padres trabajan jornadas largas para poder solventar los gastos mínimos del hogar, por lo que sus hijas quedan al cuidado de familiares, vecinos o solas, dejándolas vulnerables al acoso sexual y en casos extremos, a la violencia sexual o feminicida.  

Muchas han sido las protestas de agrupaciones feministas a las afueras de la Presidencia Municipal de Benito Juárez en los años que ha gobernado Mara Lezama, pero las activistas han sido sometidas por la policía municipal y disuadidas de expresarse, tal como sucedió el 9 de noviembre de 2020 cuando se dispersó a las manifestantes a balazos, arrojando un saldo de nueve personas heridas, entre ellas, dos periodistas. 

La exigencia de las organizaciones civiles para con la presidenta municipal ha sido que cumpla con su obligación de proteger a las mujeres del municipio que gobierna. Ante la falta de acciones, las activistas feministas le han pedido que “invierta menos en imagen personal y más en proteger a las mujeres de su municipio”, que por demás está decir, recibe cientos de miles de turistas nacionales y extranjeras, “que también han sido privadas de la vida o han sufrido violencia sexual sin que se aplique la justicia, ni para las locales ni para quienes vienen de vacaciones”. 

Debido a la falta de políticas públicas para prevenir los feminicidios y la  violencia sexual contra mujeres y niñas en Benito Juárez, la organización civil Malinches Ingobernables ha creado un proyecto comunitario denomina “Patrulla feminista”, que realiza un trabajo territorial itinerante con el propósito de empoderar a las mujeres en sus derechos y sensibilizar a la sociedad en general sobre la problemática de la violencia machista.

Mara da la cara: feministas 

Un caso que ha indignado a la población de Cancún es el de Bianca Alejandrina, “Alexis”, que fue asesinada el 7 de noviembre de 2020 en el fraccionamiento Vista Real de la supermanzana 252. La joven de 20 años se definía como activista feminista y en sus redes compartía reflexiones sobre la violencia feminicida, la cual finalmente acabó con su vida. 

Para exigir justicia sobre éste caso, decenas de organizaciones civiles de Cancún han manifestado su descontento con el gobierno municipal, donde hicieron pintas y pegaron carteles en el emblemático monumento de El Cebiche, ubicado en una de las arterias más transitadas de esta ciudad: “Mara da la Cara”, decía un cartel que sigue pegado a lado de otros donde se exige justicia para las mujeres asesinadas en este municipio, que cuenta con un alto flujo turístico y con una amplia densidad poblacional en colonias irregulares y marginales. 

La joven Alexis plasmó mensajes en sus redes sociales donde reflexionaba sobre la violencia machista y feminicida. Sus palabras hoy retumban en la conciencia de un gobierno omiso e insensible, y son el eco que retumba con indignación en la voz de mujeres que luchan por otras mujeres. 

Aquí una de sus reflexiones que refleja con exactitud su preocupación por la violencia criminal en su ciudad, en su estado y en el país entero: 

¿En dónde comienza y en dónde termina la fragilidad de una mujer, según nuestra sociedad? ¿Qué los ha llevado a sentirse con el derecho de tomar nuestros cuerpos y almas con la facilidad con la que recoges una roca del suelo? ¿Es a caso que eso somos? Objetos sin vida ni voz, sin voluntad ni sentir, sin pensar ni soñar. ¿Quienes son ustedes para creer que pueden arrebatar sueños ajenos por propio placer o dinero? ¿Acaso no merecemos más que una tumba en un basurero, en un terreno baldío o a un lado de la carretera? ¿Acaso no merecemos más que un par de dólares? ¿Somos equivalentes a unos kilos de carne muerta? O explíquenme porque nos toman, nos usan, nos privan, nos violan, nos matan y se roban nuestras almas, en un intento de saciar su sed de suficiencia, placer y poder. Nadie le va a prohibir a mis ojos la satisfacción de mirar el cielo brillar cada mañana, nadie le va a impedir a mi piel ser tocada con amor y consentimiento, nadie me va a robar mis sueños, ni arrebatarán suspiros a mi boca que no sean de placer y felicidad. Primero muerta antes que permitir que ustedes, seres asquerosos, me maten”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password