Cinque Terre

Armando Reyes Vigueras

[email protected]

Periodista

Estampas de la 4T

Tal parece que no desean que se deje de hablar de ellos, como una táctica para atraer la atención y llevar la discusión al terreno que les interesa. La 4T se ha especializado en crear polémicas un día sí y otro también, que para eso tienen bastante personal que se dedica a ofrecer cualquier ocurrencia que pase por sus cabezas, sin medir consecuencias o coherencias, pero eso sí, con la piel demasiado delgada a la hora de recibir críticas. Veamos unas cuantas estampas que nos han regalado en fechas recientes.

De todo, como en botica

La 4T se ha caracterizado por mandar una serie de mensajes que buscan llegar, más que a las mentes de los ciudadanos, a los corazones de los votantes, utilizando para ello recursos retóricos que les sirvan para generar una reacción.

Los medios de comunicación tradicionales y los periodistas han sido uno de sus primeros objetivos, para la cual han construido una narrativa en la que la generalización ayuda a crear la percepción de que “todos” son corruptos, con el fin último de abrir espacios para sus allegados, fanáticos y seguidores.

En este sentido se inscribe lo dicho por el escritor y periodista Fabrizio Mejía en el espacio de Carmen Aristegui, quien señaló que “espera que tras la publicación de la lista de ‘periodistas chayoteros’ siga el descrédito a su labor y sus medios de comunicación, lo cual servirá para apostar por nuevos espacios que abonen al debate público”.

Es decir, la 4T necesita que sus “periodistas” ocupen el espacio que tienen los medios tradicionales y por eso las facilidades para que youtubers cubran las mañaneras, los nuevos programas de los afines –desde Ackerman hasta Gómez Bruera– en medios públicos y varios ejemplos más.

Esto a pesar de que en el pasado, esos mismos personajes criticaban que mandatarios como Calderón o Peña promovieron a plumas amigas en medios y los beneficiaran con recursos públicos.

Pero no es el único terreno en el que la 4T muestra intención de afianzar su discurso e imponer su versión de los hechos.

Desde Coahuila, el obispo de Saltillo, Raúl Vera, aseguró que las desapariciones forzadas deben leerse “desde la apertura comercial de México a raíz de la firma del TLCAN”, como se puede leer en una nota de Sin Embargo.

El prelado consideró, entre otras cosas, que el comercio internacional es una de las causas por las que el país enfrenta una ola de violencia, con las desapariciones como una de sus caras más lamentables.

Es claro que no se pronunció en contra del homenaje que el líder de la Iglesia la Luz del Mundo recibió en Bellas Artes, ni habló de la pederastia al interior de la Católica, pues debe ser harina de otro costal.

Por cierto, los defensores del Estado laico, nada dijeron de esta u otras declaraciones que antaño provocaron airadas reacciones.

Pero sin duda la semana se la llevó la declaración de Miguel Barbosa en el debate entre candidatos a la gubernatura de Puebla, pues en lugar de privilegiar sus propuestas y demostrar que es capaz de encabezar un gobierno estatal, lanzó en el intercambio su recurso favorito de campaña: “Enrique Cárdenas Sánchez es el enemigo de Andrés Manuel López Obrador”.

Así, el tabasqueño vuelve a ser utilizado como recurso de campaña, a pesar de que el propio López Obrador dejó en claro que no permitiría que su nombre se usase en una contienda electoral, algo que sin duda le viene sin cuidado al candidato de Morena, cuestionado, además, por los bienes que se han detectado y que no ha declarado, así como el uso de bots para sus actividades proselitistas.

Finalmente, para cerrar estas estampas que darían para una columna semanal, tenemos el estreno de la emisión “John & Sabina” –no, no es una serie de detectives de Estados Unidos–, en la cual este 21 de mayo Sabina Berman y John Ackerman entrevistan a Beatriz Gutiérrez Müeller para hablar sobre historia de México –bueno, al menos eso se lee en la imagen que promociona el programa–.

Para los que estuvieron criticando el protagonismo de Marta Sahagún, las intenciones sucesorias de Margarita Zavala, las metidas de pata de Angélica Rivera y recuerdan con desagrado los excesos de Carmen Romano de López Portillo, no los veo criticando una emisión donde el culto a la personalidad del presidente se extiende a su esposa

¿Dónde estaban los que antes criticaban a Martita, a Margarita y a la Gaviota? Quizá se les cayó el Internet o piensan que esta no primera dama sí vale la pena.

Pero quizá lo más preocupante es que los de la 4T llegaron con la promesa de que iban a ser diferentes, que iban a evitar los excesos de Fox, Calderón, Peña y demás mandatarios del PRIAN, aunque en realidad están siendo no sólo malas copias de sus antecesores, sino más ridículos aún.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password