Cinque Terre

Rubén Cortés

[email protected]

Periodista y escritor.

Estados de ánimo

De sentirse aplastados por el aval de la Corte a la Ley Eléctrica, a alegrarse porque está acabada la 4T tras la victoria pírrica del presidente en su Revocación de Mandato: así, entre estados de ánimo, tiene el presidente a la oposición y a sus críticos.

En votos, el presidente obtuvo en la RM 15 millones, que son bastante pocos si se les compara con los 30 millones que le dieron la presidencia. Pero, ojo: son los mismos con los que por poco gana las elecciones de 2006 y 2012.

En resumen, conserva la base electoral con la cual lleva 22 años siendo la figura central de la política mexicana y, ahora como mandatario, desmontando con éxito la estructura democrática, legal y cívica, así como la paz social del país.

Y, sí, estos 15 millones de votos en la RM siguen pareciendo pocos si se tiene cuenta que los consiguió usando una cantidad incuantificable de recursos y violando a diario todas las leyes. Pero lo mismo (y mucho más aún) hará en 2024.

Un adelanto de cuán rudo será su juego para 2024 ocurrió ayer: de último segundo, ordenó cambiar para el Domingo de Pascua la votación de la Reforma Eléctrica, porque aún no tiene mayoría calificada en la Cámara para que se la aprueben.

Pero más allá de números, para el presidente fue un triunfo la RM: tanto la aprobación en el Congreso como la realización fueron parte de su proyecto ideológico de quebrar la estructura democrática, legal y cívica, así como la paz social del país.

Además, aunque los 15 millones de votos fuesen realmente pocos y significasen un golpe mortal para el presidente, ello no fue producto del trabajo de una oposición política unida, sino del 82.4 por ciento del electorado no participó.

Más allá de los números, lo cierto es que el presidente cuenta con una oposición enfrente que tiene la cabeza bajo el ala, a cuyos legisladores los ciudadanos tienen que cazar en Twitter para obligarlos a ir a la votación de la reforma Eléctrica del presidente.

Así estamos: el futuro de ese 82.4 por ciento que desairó la RM y no quiere al presidente, está en manos de unos partidos de oposición a cuyos legisladores tiene que pescar para obligarlos a votar en una reforma que podría descarrillar al país.

Porque si la Reforma Eléctrica es aprobada por los legisladores (como ya fue avalada por la Corte), el gobierno se convertirá en único suministrador de energía eléctrica y cancelará los permisos de inversiones privadas: expropiará sin indemnizar, como Chávez.

Creer que el resultado de la RM hundió a la 4T es muy optimista.

Porque, para empezar, con 15 millones de votos se puede ganar la presidencia.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password