Cinque Terre

Javier Solórzano

Esta noche empieza la ronda

¿Qué tanto influyen los debates en las decisiones de los electores? Por más estudios que se hayan hecho, la respuesta sigue teniendo una alta dosis de enigma.

Independientemente de que nos la pasemos por los siempre atractivos terrenos de la especulación y las conjeturas, no se ha podido determinar con certeza cuáles son los resortes que llevan a un ciudadano a tomar una decisión u otra. Sin duda hay pistas, pero también hay muchos enigmas.

Hay tal cantidad de información en nuestro entorno, que un buen debate para un candidato no le da votos en automático. A menudo, los posdebates pueden ser, paradójicamente, más claros para los ciudadanos que los propios debates.

En 1994, la muy buena participación de Diego Fernández de Cevallos en el debate le vino a dar un impulso significativo entre los votantes. Sin embargo, semanas después se diluyó. Sigue habiendo mucha especulación sobre esto; lo cierto es que el debate, por más bien que Diego haya estado, no le dio para ganar la presidencia.

Algunos especialistas aseguran que sólo que haya una especie de catástrofe, lo más que puede perder un candidato con una mala actuación en un debate, termina por restarle entre 3 y 4 puntos porcentuales.

Está visto que pueden presentarse otras situaciones para los candidatos, las cuales terminen quitándoles una buena cantidad de puntos, más que un mal debate. La “visita” de Peña Nieto a la Ibero es ejemplo de ello. En medio del caos y las desafortunadas declaraciones de sus cercanos, el incidente le vino a restar cerca de 10 puntos, los cuales marcaron el resultado final, a pesar de que haya triunfado el hoy Presidente. Recordemos que la ventaja que tenía Peña Nieto era mayor, por mucho, que la que al final obtuvo.

Las y los candidatas (os) llegan cada vez mejor preparados para los debates. Les dedican horas de preparación, se podrán equivocar sobre la marcha e incluso, salir de su guión original; pero si algo saben es qué no deben decir y en qué escenarios y provocaciones no deben caer.

El debate de esta noche entre las candidatas y el candidato (son 5 mujeres y 2 hombres) al Gobierno de la CDMX debe resultar atractivo. Si bien son muchos para un encuentro de ideas y propuestas de dos horas, va a ser importante verlos en acción y ver cómo reaccionan ante las críticas, pero, sobre todo, ante los ataques.

Habrá que ver cómo actúa Claudia Sheinbaum. Es obvio que va a ser uno de los centros de atención y ataques. Llega con ventaja, pero también con la marca Morena y López Obrador, lo cual, si bien ayuda, también la coloca en rango de perder capacidad de maniobra y le resta autonomía. Alejandra Barrales se ha encargado de propagarlo, pues asegura que su verdadero adversario es AMLO.

Los debates invariablemente están en los candidatos. Son quienes deciden qué enfrentar, qué riesgos correr y hasta dónde llegar. Es el primero de tres y deberán saber cómo administrarse

Empieza la ronda.

RESQUICIOS.

Así nos lo dijeron.

José Barba. Exlegionario de Cristo.
La huella y el daño de Marcial Maciel es profunda. No es de sorprender que se siga hablando de lo que hizo, porque las secuelas están entre nosotros.

En este marco se hizo una solicitud a los Legionarios de parte de afectados y violentados por Maciel. Después de ir sumando información han surgido nuevos casos. La carta que entregamos busca, sobre todo, justicia y el perdón; además de una compensación por lo que les hicieron.

Los afectados quieren una disculpa privada y que se reconozca lo que hicieron; que hubo mala fe y que se encubrió. Cuando se pudo hacer algo, respondieron de manera sinuosa; lo que se busca ahora es que se haga de forma directa.

La compensación se basa en que, a falta de un reconocimiento de responsabilidad y tomando en cuenta que los daños han permeado en la vida de los afectados, pedimos que se forme una comisión de laicos que estudie e investigue qué hacer.
No se puede pensar sólo en el pecado; hay que hacer justicia en el mundo terrenal.


Este artículo fue publicado en La Razón el 18 de abril de 2018, agradecemos a Javier Solórzano su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password