Cinque Terre

Arouet

Eric Clapton y unos dibujos de Lennon

Eric Clapton nunca fue fan de los Beatles (aunque participó en varias canciones de George Harrison) porque aunque exploró distintas vertientes y estilos, siempre regresaba a sus raíces entre el jazz y el blues, y desde luego el rock and roll, como consta en Blues Power: “Eres un músico de blues”, le dijo Delaney al oído, “pero la gente no sabe que también sabes tocar rock and roll…”

Aunque Clapton no era seguidor de los Beatles acompañó a John Lennon en varias travesías como “The Dirty Mac”, una banda donde estuvieron, además del exbeatle y él, Keith Richards y Mitch Mitchell –un gran baterista–, para ser parte de “The Rolling Stones Rock and Roll Circus”, grabado el 11 de diciembre de 1968, y así interpretar Yer Blues, entre lo rescatable del evento malogrado. Pero no me extiendo en aquella ocasión sino en otra ocurrida casi un año más tarde, un sábado 13 de septiembre, cuando según narra Clapton, Lennon le llamó por teléfono hasta su casa de Inglaterra para invitarlo a tocar esa noche en Toronto con la Plastic Ono Band y, como un gran músico de acompañamiento que también era, Clapton aceptó y fue al aeropuerto de inmediato donde, incluso en pleno viaje y frente a sorpresa de los pasajeros, ensayó Be Bop A Lula, Dizzi Miss Lizzie y Yer Blues entre otras (sin la participación de Yoko). Clapton cuenta así lo que sucedió enseguida:

“Cuando llegamos a Toronto estaba lloviendo y, mientras esperábamos de pie el equipaje, una enorme limusina se acercó. John y Yoko se montaron en ella y se marcharon, dejándonos a los demás sin idea de lo que hacer. ‘Vaya, qué bonito’, pensé. Al final nos tuvimos que montar en la furgoneta con el equipaje, lo que me pareció un poco triste, ya que en mi opinión merecíamos un poco más de respeto”.

Ya en los camerinos Eric Clapton y John Lennon fumaron tanta marihuana que John terminó vomitando pero el asistente personal de Lennon hizo algo para revivirlo y hacerlo digerir que esa noche, ni más ni menos, tocaría entre Chuck Berry y Little Richard. El concierto abrió con Blue Suede Shoes y me parece que, en particular con esa rola, queda claro por qué Clapton es dios (o al menos su representación en la guitarra). Lennon también se nota divertido y ya enfilado a consolidar su imagen barbuda, de traje blanco y, en general, el colorido que poco a poco lo hizo destacar como humanista.

El concierto es memorable (a pesar de los alaridos de Yoko) por lo que nada más resta decir que la banda pasó la noche en la casa de uno de los hombres más ricos de Canadá, Cyrus Eaton, donde continuó la fiesta hasta que, al día siguiente, volaron a Inglaterra. Sólo añado el final del relato según Clapton:

“Mi paga consistió en unos cuantos dibujos de John, que desgraciadamente perdí al cabo de los años”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password