Cinque Terre

Juan Villoro

Escritor, autor de "El Testigo". Ganador del Premio Herralde de Novela 2004 y del Premio Rey de España por su texto "La Alfombra Roja, el imperio del narcotráfico".

En manos de la fe

El domingo 11 de agosto vi marchar en Guadalajara a más de cien mil personas en apoyo a Naasón Joaquín García, líder de La Luz del Mundo, detenido en Estados Unidos por 26 cargos que incluyen pornografía infantil, trata de personas y abuso sexual, y que hace tres meses fue homenajeado en Bellas Artes. Casi todos los peregrinos eran menores de treinta años; las mujeres llevaban faldas hasta el tobillo y entonaban plegarias melodiosas. La seguridad, el tráfico y las ambulancias dependían de personal con camisetas que decían: “Protección Civil, La Luz del Mundo”. Guadalajara había sido tomada por la congregación que erigió un templo para 12 mil feligreses y gobierna de facto la colonia Hermosa Provincia.

Yo salía de la exposición de Guillermo del Toro En casa con mis monstruos. Ante el despliegue evangélico, quise volver a la muestra en busca de consuelo. Los jóvenes que cantaban hacia un porvenir regido por la fe eran más inquietantes que las criaturas con ojos en las manos imaginadas por Del Toro.

La Luz del Mundo surgió en 1926 durante el movimiento cristero. El gobierno no dudó en apoyar una forma de espiritualidad que competía con los católicos en pie de lucha. El fundador fue el abuelo de Naasón y su heredero, el padre de Naasón. Desde entonces se ha impuesto un “nepotismo sagrado”. Diego Petersen Farah informó en El País que la congregación tiene vínculos con Movimiento Ciudadano en Guadalajara, el Partido Verde en la Ciudad de México y Morena en Puebla y Veracruz. Si Jesús expulsó a los mercaderes del templo y advirtió que su reino no era de este mundo, Naasón abraza la “teología de la prosperidad”. Tan sólo en Estados Unidos tiene propiedades por 7.3 millones de dólares.

Las redes del evangelicalismo llegan a la Presidencia: “AMLO creció en el seno de una congregación adventista dentro del corredor evangélico, como se les conoce a los municipios que van del sur de Veracruz hasta Campeche y donde el catolicismo tiene menos del 50% de los creyentes, y comparte la agenda moral de estas iglesias”, escribe Petersen.

En el acto de Tijuana por la unidad de la patria, Arturo Farela, líder de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas, elevó una plegaria para que Estados Unidos no subiera sus aranceles. El 21 de febrero, Farela y otros veinte ministros fueron recibidos por López Obrador en Palacio Nacional. Una semana después, el pastor escribió en Facebook que la reunión había sido “sumamente fructífera por las cuatro propuestas que nos hizo el presidente de México”. No dijo cuáles fueron las propuestas, pero es sabido que las iglesias evangélicas negocian beneficios fiscales ante Hacienda y concesiones de televisión.

Con gran impacto en Brasil y Costa Rica, el evangelicalismo busca acomodos en el resto del continente. Una vez a la semana, el pastor Ralph Drollinger visita a Donald Trump y Mike Pence. De acuerdo con Raúl Olmos, del proyecto “Transnacionales de la fe”, que incluye a 16 medios latinoamericanos, Drollinger se ha reunido en México con Farela y políticos de distintos partidos.

Ningún Presidente ha citado tanto la Biblia como López Obrador. Ese texto inagotable tiene muchas formas de ser interpretado. En The Scandal of the Evangelical Mind, el historiador de las religiones Mark A. Noll lamenta que numerosas ramas evangélicas se hayan apartado de la investigación, las universidades y el debate intelectual. Al entender la lectura de la Biblia como verdad revelada, juzgan que toda forma adicional de conocimiento es farisea. Los exégetas y los expertos no existen para la gente de fe que siempre tiene “otros datos”.

Quienes votamos por López Obrador en 2006 y 2012 desde una convicción de izquierda, lo hicimos a pesar de su agenda retardataria en temas como el aborto y los matrimonios del mismo sexo. Cada vez menos izquierdista y más evangelista, en 2018 se alió con el PES, que perdió el registro pero dispone de 29 diputados y 5 senadores, y predica con Farela, quien considera que “los gays y las lesbianas tienen más derechos que los cristianos” (La Jornada, 22 de mayo de 2018).

Después de visitar Tabasco, Graham Greene escribió dos obras maestras, Caminos sin ley y El poder y la gloria. Esos títulos aludían a la persecución del catolicismo en la tierra de Garrido Canabal. Hoy podrían aludir al poderío evangélico en la tierra de López Obrador.


Este artículo fue publicado en Reforma el 23 de agosto de 2019, agradecemos a Juan Villoro su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password