Cinque Terre

Javier Solórzano

En el día tras día (22) (Medios y redes, ¿la oposición?)

En medio de los desfiguros de los partidos políticos está claro que como oposición no tienen peso alguno. A los partidos les pasó un tsunami junto con un abierto y definitivo castigo ciudadano, el voto los dejó al margen. No sólo están desmovilizados, están ausentes y lo peor no es lo que están viviendo sino lo que les espera.

Morena medio se salva, porque tiene mayoría en el Congreso y porque el Presidente es su centro, aunque López Obrador a menudo pinte su raya. En varias ocasiones ha dicho que se arreglan los problemas en Morena o “ay se ven”.

La ausencia de los partidos en plena crisis por el coronavirus no solamente los hace ver alejados de la sociedad, sino que es claro que están siendo incapaces e insensibles para estar cerca de los ciudadanos. No pueden hacer nada porque no tienen capacidad para hacerlo, no tienen las bases, el cómo, ni la autoridad para ello.

Es por esto que la oposición hoy se manifiesta de otras maneras y no termina por tener una cara definida. Con el Covid-19 entre nosotros las voces críticas son las que aparecen como oposición, igual vienen de los medios de comunicación, de redes, e incluso de científicos y especialistas.

En el caso de los medios ya llevamos largo rato en un toma y daca con el Presidente. Más allá de la necesidad de ser analíticos y críticos con y en los medios, es evidente que la controversia crece por los afanes presidenciales de colocarlos bajo una fórmula maniquea de buenos y malos, están conmigo o están contra mí.

La opinión crítica hacia el Presidente está en los medios y, por ello, López Obrador no les deja pasar una sola,  trata a los periodistas como sus opositores y en muchas ocasiones los define por filias y fobias.

Muchas opiniones debieran ser consideradas por el mandatario, sabe bien que, aunque le gusten o no, en parte no son ataques gratuitos o algo parecido, porque sabe también lo que puede haber detrás del trabajo de los periodistas.

Suponemos que tiene una mirada amplia y le debe quedar claro que, si bien, a más de algún periodista no habrá que hacerle caso porque quiere reinventarse con críticas en su contra, también sabe que hay de todo.

Distinguir los terrenos, escoger las respuestas y diseñar la crítica es el terreno que fortalecería a López Obrador. A veces le sale el desacreditar como elemento distractor, pero en muchas ocasiones defiende la libertad de expresión atacando a quien no opina como él. No es lo mismo la oposición partidaria que la que hoy parecen ser la de los medios y una parte del sector empresarial.

El Presidente no se reúne con los partidos de oposición porque no le importa, no lo considera útil o, con cierta razón, los ve ausentes y perdidos. Sin embargo, reunirse con ellos es reconocer la representatividad, por más descompuesta y ausente que esté, que tiene una sociedad a través de su democracia. Por más que se haya presentado un tsunami, es necesario sentarse a dialogar e intercambiar opiniones con ellos.

No está claro todavía si van a surgir con el coronavirus liderazgos emergentes o nuevos actores que se conviertan en una oposición tangible. Lo que no se debe dejar de considerar es que, a pesar de la desmovilización bajo la cual estamos, no significa que el Presidente pueda mantener altos niveles de popularidad.

A López Obrador le va bien por quien es, por lo que representa, por sus furibundos seguidores y porque no tiene a nadie enfrente, de no ser la crítica de los medios a los cuales descalifica gratuitamente como lo hizo ayer:

“No hay en México un periodismo profesional, independiente, no digo objetivo porque eso es relativo, pero ético, están muy lejos de eso… No generalizo, pero si”, ¿de plano?

  RESQUICIOS.

“Es probable que haya un rebote del virus en otoño, cerca de la llegada de los fríos. Quiero ser optimista y creo que los medicamentos y una vacuna nos van a ayudar. Lo que es un hecho es que van a cambiar los hábitos en el mundo”: Dr. Jaime Sepúlveda.


Este artículo fue publicado en La Razón el 23 de abril de 2020, agradecemos a Javier Solórzano su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password