Cinque Terre

Rubén Cortés

Periodista y narrador. Director General de La Razón

El pasado persigue al Frente y… le pega

El Frente PAN-PRD (Movimiento Ciudadano es sólo corifeo) empieza a ser perseguido por su pasado de alianza con el PRI, que permitió al PRD quitarse de encima el dominio de AMLO y al PAN el control de Felipe Calderón, gracias a la fuerza que les dio el gobierno a cambio de firmar el Pacto por México.

El acto voluntarioso del Pacto, que impulsó la aprobación de 13 reformas estructurales y consiguió acuerdos propios, en los hechos, de un gobierno de coalición, aportó entonces al PRD de los Chuchos y al PAN de Anaya y Madero un respeto y un talante negociador ante la ciudadanía.

Así que AMLO se tuvo que ir del PRD a convertir Morena en partido y el calderonismo perdió los resortes que traía del suyo por venir de seis años en Los Pinos. Sin embargo, después de las 13 reformas logradas por EPN en el Congreso, el Pacto se desintegró de manera natural.

Pero con el Pacto, el PAN de Anaya y Madero y el PRD de los Chuchos aprobaron en el Congreso el pase automático del Procurador de la PGR a Fiscal General y el alza al precio de las gasolinas: dos acuerdos que hoy buscan tirar, haciendo de ello la base de su precampaña presidencial.

La semana pasada, el Frente logró tirar para siempre el asunto del “pase automático” que había aprobado, y ahora busca dar marcha atrás al “gasolinazo” vía la reducción del IEPS, que aprobaron también ambos partidos, para que los ciudadanos pagaran más por cada litro de gasolina que consuman.

Pero cuando se menciona al Frente, en realidad a quien se menciona es a Ricardo Anaya, quien es el alma de esa alianza electoral, no sólo porque es su impulsor público más activo, sino también porque es el mascarón de proa de sus causas, y quien aparece como ganador de éstas en la percepción de la gente.

Por ejemplo, hace dos semanas Anaya armó un plantón legislativo que sumió a la Cámara de Diputados en la peor crisis desde 1997, sin poder instalar mesa directiva, logrando con ello que, si en algún momento el procurador Raúl Cervantes podría convertirse en Fiscal automático, eso ya nunca será.

Y lo del alza a las gasolinas está eliminado desde enero pasado, cuando el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, liberó el precio del combustible y resolvió el tema de los “gasolinazos”. Sin embargo, en la percepción ciudadana quedará que lo consiguió Anaya, la estrella del Frente.

Pero al final el pasado va a terminar por alcanzar a Anaya y su Frente. Y también les pegará.

Porque en política cuentan los golpes de efecto.

Pero los golpes de efecto no son toda la política.


Este artículo fue publicado en La Razón el 14 de septiembre de 2017, agradecemos a Rubén Cortés su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password