Cinque Terre

Rubén Cortés

Periodista y narrador. Director General de La Razón

El factor Calderón en el caso Anaya

El video de la boda de Barreiro era un recuerdo feliz para los asistentes, pero cayó en esa máquina de moler gente que es Twitter. Anaya culpó al PRI: un ardid que le funcionó desde 2016 para quejarse hasta del dolor de muelas, en tres millones de spots que lo hicieron candidato presidencial.

Aunque eso del PRI como una mano peluda que le jala las patas de noche puede acabar para Anaya como el cuento del pastorcito mentiroso: gritaba que venía el lobo y todos acudían al llamado, para ver que sólo era una broma. Hasta que fue cierto, nadie le creyó y el lobo se lo comió.

Es curioso, pero en el caso Anaya-Barreiro al PRI puede sucederle también como al pastorcito: diario aprieta a Anaya con señalamientos, pero la autoridad no desahoga las investigaciones. Y Anaya está pasando a la ofensiva. “Vengan por mí si tienen algo”, pidió ayer.

La verdad descarnada es que, independientemente de la guerra sucia de las campañas, el expediente del caso Barreiro-Anaya muestra indicios de lavado de dinero, un delito que, coincida con el tiempo que coincida, tiene que ser perseguido.

¿Tendrá este gobierno nervio suficiente para echarse el tiro de vincular a proceso a un candidato presidencial? A Fox le faltó para hacerlo con AMLO en 2004, aun cuando estaba claro que AMLO había violado un amparo para construir en El Encino.

Sin embargo, en el caso Anaya-Barreiro, el candidato del PAN-PRD está recibiendo más candela del propio PAN que del PRI. Por ejemplo, el lunes en la noche, hora y media antes de los noticieros estelares, fue sembrado en Twitter el video de la boda de Barreiro.

¿Quién lo sembró? Un tuitero de apenas 77 seguidores (@bloodswx). ¿Quién fue el primero en retuitearlo? El expresidente Felipe Calderón, quien tiene cinco millones 433 mil 478 seguidores. Bastaron minutos para que el video encendiera la pradera.

En su guion del pastorcito, se puede adivinar que Anaya dirá que Calderón y el PRI están confabulados en su contra. ¿Hay que recordarle a Anaya que Margarita Zavala, esposa de Calderón, es candidata presidencial y sólo le falta un papeleo del INE para estar en la boleta?

¿Hay que recordar que si alguien conoce de tiempo atrás a Anaya es quien fue su jefe al menos seis años? Fue Calderón quien aseguró que Anaya se apropió de un terreno público en Querétaro para construir un edificio privado.

Siendo secretario particular del gobernador, Anaya consiguió un terreno y creó una fundación: después de muchos tejemanejes (y del edificio sin terminar), a la cuenta de su segundo en la fundación cayeron tres millones 350 mil pesos.

Anaya no puede olvidar el factor Calderón, eh.

Para nada.


Este artículo fue publicado en La Razón el 28 de febrero de 2018, agradecemos a Rubén Cortés su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password