Cinque Terre

Javier Solórzano

El bote pronto presidencial

Habrá que insistir en que la sobreexposición del Presidente lo lleva, con frecuencia, a responder de bote pronto echando por delante sus intuiciones y percepciones, las cuales no siempre son un buen aliado.

La fórmula le ha dado en ocasiones resultado, pero hay momentos en los que hay que hacer pausa y, sobre todo, medir y entender que existen temas y personajes que merecen la reflexión, antes que una respuesta que, al paso del tiempo, termina por verse como el lugar común del pasado nos condena.

No hay manera de soslayar lo que vivió el país, pero es bueno y útil considerar que no se puede definir sólo por un puñado de hombres y mujeres que trasgredieron ese pasado.

La creación de instituciones fue, entre otras cosas, la búsqueda por ensanchar la democracia y la representatividad. Muchos asuntos ni siquiera los contemplábamos siendo que son fundamentales en el desarrollo y avance de cualquier sociedad, ante las adversidades apareció la toma de conciencia.

Grandes temas como derechos humanos, transparencia y rendición de cuentas, se han convertido en parte de nuestra cotidianidad como una forma nueva de gobernabilidad, que tiene que ver, además, con una sociedad activa que pretende transformarse vía los ciudadanos activos que asumen sus derechos y obligaciones.

Todo ello es parte de las nuevas gobernabilidades. Las funciones del Estado no quedan sólo en las burocracias, se extienden bajo tomas de conciencia de los ciudadanos. No son modas, más bien son parte de exigencias y visiones críticas sobre las formas en que vivimos.

Las sistemáticas referencias negativas del Presidente hacia las instituciones autónomas, pierden de vista que se han desarrollado nuevas formas de gobernabilidad y que tienen su razón de ser. No se soslaya que en muchos casos hayan quedado a deber quedándose a la mitad del camino envueltas en los afanes de poder y la burocracia.

Las instituciones autónomas se han creado en función del análisis-diagnóstico y convicciones sociales a pesar de la poca convicción de los poderes políticos. Son parte de luchas democráticas y forman parte también de lo que hoy nos va construyendo como nación.

No todo el pasado nos condena. Muchos hombres y mujeres han luchado como han podido para buscar la forma de hacer un país diferente. El actual Gobierno es parte de ello y no puede pasar por alto que la lucha anónima de muchos ciudadanos en el país es lo que también ha construido los nuevos escenarios que lo tienen en el poder.

López Obrador tiene un valor indiscutible e indiscutido por todo lo que ha hecho, pero de ahí a que sea el único hay una gran diferencia.

En la lista de ciudadanos que han luchado por una gran transformación en el país se encuentra Alberto Athié Gallo. Hace ya tiempo dejó el sacerdocio debido a sus convicciones respecto a la jerarquía y burocracia católica. No dejó de ser hombre de fe y se ha mantenido como católico activo.

El Presidente se equivocó con él. Quizá no tendría que saber sus generales, pero sorprende que no lo ubique siendo que su lucha para denunciar los abusos del pederasta Marcial Maciel fue determinante.

López Obrador, que es un hombre de fe, debería  conocer un proceso como el que pasó Alberto Athié. Después de ejercer el sacerdocio durante 24 años tomó la decisión de dejarlo como acto de protesta ante la falta de sensibilidad de las autoridades religiosas, lo cual también iba aparejado con las complicidades que Maciel tenía con el poder económico y político del país; de eso que llamaban, o llaman, “mafia del poder”.

No es una buena señal que el Presidente no distinga las muchas vertientes que tiene el pasado.

Como hombre de fe sería bueno que supiera lo que ha hecho Alberto por todos nosotros.

RESQUICIOS.

De nuevo una selección Sub 17 de futbol está en la final. ¿Por qué estos extraordinarios jóvenes futbolistas se quedan en promesas siendo que México es una potencia mundial en la categoría? No hay de otra que señalar a los dueños del futbol y a doña tele.


Este artículo fue publicado en La Razón el 15 de noviembre de 2019, agradecemos a Javier Solórzano su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password