Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

El banco de la 4T

El presidente López Obrador quiere un banco de la 4T y, sin lugar a dudas, es el Banco del Bienestar, que sustituyó a Bansefi, y cuyo nuevo nombre lo dice todo: un banco que llegue a la población para dar el dinero de los programas sociales del gobierno federal. El Banco del Bienestar busca una mayor inclusión financiera, pero, sobre todo, otorgar los recursos del gobierno federal (dispersarlos), ya no a través de dinero en efectivo, sino mediante tarjetas bancarias.

A cargo del Banco del Bienestar se encuentra Rabindranath Salazar, un contador morelense, expresidente municipal de Jiutepec y extesorero de Cuautla. Rabindranath es un hombre sencillo que ha sabido llevarse bien con el gremio financiero, y que guarda todas las confianzas del presidente López Obrador.

AZTECA, CON 1,849; BBVA, CON 1,834… BIENESTAR, CON 2,700

El reto para el banco es claro: llegar a las dimensiones que quiere el primer mandatario. Según el presidente López Obrador, el Banco del Bienestar podría contar, en dos años, con más sucursales que BBVA o Banamex o Banco Azteca, bancos que llevan décadas invirtiendo en su expansión.

El proyecto de López Obrador es que el Banco del Bienestar cuente con dos mil 700 sucursales. A mediados del año pasado, Banco Azteca contaba con mil 849 sucursales; BBVA Bancomer, con mil 834 sucursales, y Citibanamex, con mil 465 sucursales. ¿El Banco del Bienestar superaría a cada uno de ellos en tan sólo dos años?

El Presidente anunció que en el 2020 se destinarían cinco mil millones de pesos para construir mil 700 sucursales del Banco del Bienestar en todo el país. Y para el siguiente año, otros cinco mil millones de pesos para construir el otro tanto de mil 700 sucursales.

El constructor sería el Ejército, la Sedena, que también se encargaría del negocio de traslado de valores (de dinero en efectivo).

MUY CARO, CONSTRUIR SUCURSALES

Las dudas surgen de inmediato. Crear una sucursal bancaria en México, según estudios de la Comisión Federal de Competencia Económica, es de alrededor de 33 millones de dólares. De ser así, al gobierno federal, con 500 millones de dólares, le alcanzaría para construir sólo 15 sucursales, muy lejos de las dos mil 700 requeridas. Pongamos que las sucursales bancarias en México, sin costos regulatorios, costaran 10 millones de dólares, al gobierno federal le alcanzaría para construir 50. Al gobierno federal no le va a alcanzar.

ABM, MEJOR QUE SEAN CORRESPONSALES: TODOS GANARÍAN

Viendo estos costos, el presidente de la Asociación de Bancos de México, Luis Niño de Rivera, ha comentado que ellos proponen la figura de corresponsal bancario, para que en los pueblos más alejados sea una tienda de conveniencia, una farmacia, la oficina de telégrafos, la que pueda otorgar los servicios bancarios básicos, depósitos y manejo de efectivo. La propuesta de los banqueros parece ser muy viable. El gobierno ganaría dispersando sus recursos con una tarjeta bancaria. Los bancos ganarían cobrando una comisión competitiva. Y la población podría recibir con tarjeta sus apoyos de programas sociales.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 8 de enero de 2020, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password