Cinque Terre

Julián Andrade

Escritor y periodista.

Las drogas y la Ciudad de México

En las últimas semanas, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública han asegurado cargamentos importantes de cocaína, que rebasan las dos toneladas y representan millones de dólares en pérdidas para los bandidos.

Los reportes señalan que la mayoría de esta droga es producto de los negocios que tiene el Cártel de Sinaloa con organizaciones delictivas en la Ciudad de México.

Esto muestra una buena labor policial, al sacar de circulación a operadores, vendedores y a sus productos, pero también da una idea de la expansión del problema y de la profundidad del narcomenudeo que, al final del día, suele convertirse en un dolor de cabeza porque desata violencia en las calles y mantiene elevadas las tasas de homicidio doloso.

¿Estamos ante una situación de control del mercado ilegal por alguno de los cárteles más poderosos? A decir de los encargados de la seguridad no y me parece que les asiste la razón.

¿Hay cárteles en la capital del país? ¿Opera el crimen organizado con la eficiencia y control de otras regiones del país? Estas preguntas tienen bastante sentido y de hecho son recurrentes, sobre todo cuando se conocen delitos de alto impacto.

CIUDAD DE MÉXICO., 22OCTUBRE2019.- Personal de la Marina apoyados con policía de la CDMX realizaron un operativo en calle Peralvillo en donde catearon algunos domicilios, al parecer en busca de lideres de La Unión De Tepito, drogas y armas. FOTO: LUIS CARBAYO /CUARTOSCURO.COM

El matiz es importante en términos policiacos y por ello es importante escuchar al secretario Omar García Harfuch, quien ha señalado que lo que se está haciendo es evitar que los cárteles se establezcan en la capital.

En la administración pasada se tenía la misma valoración y esta se sustentaba en la inexistencia de averiguaciones previas, en la PGR, sobre actividades y asentamiento del crimen organizado en la Ciudad de México y en el propio trabajo de los grupos policiales.

Esto es muy relevante, porque de otra forma, las autoridades federales tendrían que haber intervenido, como en Jalisco o Tamaulipas, por ejemplo.

Conviene precisar que ello se refiere a situaciones que indicaran un control hegemónico de los mercados ilegales, como ocurre en otras plazas. No es que no existan delitos o pillos de relevancia, e inclusive operaciones del crimen organizado, sino que estos no pueden realizar sus actividades del modo tradicional porque se lo impiden condiciones particulares y entre ellas las de la presencia de distintas fuerzas de seguridad, así como la dificultad de realizar operaciones sin el riesgo de ser detenidos.

Es más, hay grupos muy peligrosos y con capacidad de fuego, como ocurrió con “El Ojos”, el líder del cártel de Tláhuac, quien al final murió abatido en un enfrentamiento con elementos de la Marina Armada.

Y por supuesto que para los ciudadanos este tipo de distinciones son de poca utilidad, porque las condiciones de inseguridad son las que los agobian. Da igual si el maleante es de la Unión Tepito o del Cártel de Jalisco, si lo que prevalece es la impunidad.

Para las estrategias de seguridad, en cambio, es muy importante tener claridad al respecto, para lograr resultados que signifiquen una disminución de la violencia.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password