Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

A dos años del triunfo de López Obrador

A dos años del triunfo de López Obrador, la economía mexicana se encuentra en una profunda recesión, pero no originada por el Presidente, sino por la crisis sanitaria que llevó a suspender tres meses, prácticamente, todas las actividades. Sin embargo, es momento de recomponer el barco, dejarse ayudar con la inversión privada y emprender una política decidida para preservar los empleos.

El T-MEC que entró esta semana en vigor nos ayudará a dinamizar el comercio con Estados Unidos. El 65% del PIB (como recordaba Arturo Herrera vía Twitter) es por importaciones y exportaciones. Pero el T-MEC, con todo y las cadenas de valor, no será suficiente para la reactivación que necesitamos.

Hace dos años, el presidente López Obrador prometió crecer al 4% anual. Imposible. Después mencionó la generación de 2 millones de empleos con sus obras insignia (Tren Maya y Dos Bocas). Muy difícil.

Las promesas que sí logró mantener fueron: respeto a la autonomía de Banxico, no endeudarse y fomentar el T-MEC.

RECOMPONER RELACIÓN CON INVERSIONES PARA CRECER

El crecimiento económico es su gran asignatura pendiente. Aun antes de la crisis del covid-19, ya venía mal. En el primer año del gobierno caímos -0.3 por ciento. En el segundo año caeremos entre -8% y -10 por ciento. Con esas drásticas bajas, la economía mexicana tiene un difícil camino tan sólo para recuperar su tamaño de 2018.

Sin crecimiento no hay empleos, y sin empleos no se podrá mejorar la distribución del ingreso. Por más que se mantenga el discurso de “primero los pobres”, sin fuentes de trabajo, las personas seguirán cayendo en la pobreza.  Este año, en cuatro meses, hemos perdido 1 millón 100 mil empleos formales. Más todos los desempleados informales. Por la crisis sanitaria y económica, la destrucción de empleos y la caída económica, son dramáticas. Para retomar el crecimiento, y generar más empleos, López Obrador podría recomponer la relación entre el gobierno y la inversión privada. Necesitamos reglas claras a la inversión y apoyo a las pymes. La austeridad republicana fue exagerada. Mientras que el respeto al Banxico y T-MEC, ayudan y son indispensables, pero no suficientes.

AEROMÉXICO EN CHAPTER ELEVEN; RENEGOCIARÁ LOS 5 MIL MDD

La deuda de Aeroméxico es por 5 mil millones de dólares, 2 mil millones de dólares por créditos financieros, y 3 mil millones de dólares con los arrendadores de aviones. Todas las aerolíneas arrendan sus aviones. Aeroméxico al tener el 70% de su flota arrendada, busca renegociar mejores condiciones con arrendadores y créditos financieros bajo el paraguas del Chapter Eleven.

Aeroméxico (dirigido por Andrés Conesa y presidido por Javier Arrigunaga) tiene viabilidad. Sin duda. Cuenta con flujo de caja que es lo importante para hacer los pagos. Mantiene rutas y segmentos con valor (Club Premier, entre ellos). Trae Dream Liners, pero requiere la ayuda de sus acreedores. Al final del Chapter Eleven, saldrá un Aeroméxico eficiente, pero eso sí: más pequeño en flota de aviones, rutas, y esperemos que no, pero quizá en personal.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 1 de julio de 2020, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password