Premio Nacional de Protección Nacional
Cinque Terre

Rubén Cortés

Periodista y narrador. Director General de La Razón

Dormir con el Ejército

En un país con 78 asesinatos diarios (y donde el gobierno espera hasta Año Nuevo una “etapa muy ruda de inseguridad”) fue atinado que el jefe del Ejecutivo haya decidido el fin de semana dormir en un cuartel militar, y viajar en ocho Suburban blindadas.

Porque mayo cerró como el quinto mes más violento desde que asumió la nueva administración en diciembre de 2018, con dos mil 423 asesinatos, incluidas 267 mujeres, de acuerdo con el conteo diario que lleva el gobierno.

Incluso, el fin de semana en que el mandatario optó por viajar por carretera en un convoy fuertemente armado (y dormir en cuartel de la zona militar 34 del Sudeste) fue particularmente violento: 170 asesinatos en el país.

Aunque la decisión de dormir rodeado de soldados en Cozumel se debió a su manera frugal de vivir, al igual que rechazar la casa de descanso presidencial de allí, la cual se informó oficialmente que sería vendida, pero ni siquiera está a la venta.

Pero en mayo no cesó la violencia: todos los meses que van de 2020 alcanzaron niveles récord, al aumentar 2.4 por ciento el crimen en relación con igual período de 2019, pese a que en marzo, abril y mayo el movimiento de personas estuvo casi detenido.

Y los pronósticos hasta diciembre son los peores. Manuel Espino, comisionado del Servicio de Protección Federal, avisó que en los próximos seis meses México pasará por una etapa crítica de seguridad, a causa del desempleo generado por la crisis económica.

Es cierto: la falta de empleo en México alcanza niveles de pánico similares a los de la actual emergencia sanitaria por el COVID-19. Según el IMSS, en estos momentos desaparecen 7.8 plazas de trabajo por minuto.

Se trata de un cataclismo económico. Jonathan Heath, miembro de la Junta de Gobierno del Banco de México, informó ayer que en abril se perdieron 2.1 millones de empleos formales y 10.4 millones de empleos informales.

Un cataclismo económico, pero también de seguridad y a un nivel, ya, de desespero: en los primeros cuatro meses del año se registraron 11 mil 535 asesinatos; o sea, 69 más que en igual periodo del año anterior.

Las mujeres son un grupo marcadamente golpeado, ya que en los primeros cuatro meses fueron asesinadas 987; mientras que abril fue el mes mas sangriento para ellas en los últimos cinco años: mataron a 267, según el Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Se entiende, entonces, que el gobierno muestre mayor interés que antes en la seguridad del jefe del Ejecutivo, como el fin de semana, cuando recorrió durante más de un día las peligrosísimas carreteras del país para viajar a Cancún.

Un acierto a festejar, en estos tiempos de…

Ruda inseguridad.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password