Cinque Terre

Carlos Estrada

[email protected]

El domador domado (pandemonium est)

En días anteriores, AMLO afirmó que México había domado a la pandemia del coronavirus (COVID-19), queriendo demostrar con esto que la grave enfermedad respiratoria ya había sido controlada, sin embargo, múltiples datos desmienten categóricamente dicha afirmación triunfalista.

Entre datos y los otros datos, México ocupa el décimo lugar de 137 países en letalidad y el último lugar en pruebas de coronavirus, mismas que representan el 0.4% por cada 100 mil habitantes, lo que corresponde al honroso último lugar entre los países integrantes de la OCDE. Esto quiere decir, que las cifras oficiales, no sólo ocultan la realidad, sino alejan el sentido de la prevención frente a esta crisis.

Cabe recordar, que AMLO ha recurrido infinidad de veces a hacer declaraciones erróneas, sea para ocultar información preocupante (o sea mentir descaradamente) o para exagerar algún logro pírrico de su administración, marcada por la incompetencia, la sobre ideologización y politización de los problemas.

Pero lo que no puede ocultar es la despiadada realidad de las cosas. Más que domador, hay varias situaciones que lo han domado.

Entendiendo muy poco la realidad de los mercados financieros, económicos, laborales, etc., y poniendo como parámetro su supuesto liderazgo moral, ha manejado situaciones críticas como quien maneja un microbús sin frenos. O, para decirlo de otra manera, se ha manejado sin el mayor tacto social, ni la capacidad técnica que requieren diversos temas.

Y el resultado ha sido por demás desastroso. Pues más allá de que su gobierno sólo se ha sostenido en el discurso, el rollo, o como se dice coloquialmente, el “choro”, hay que echar un vistazo a la situación económica, laboral, de seguridad que se vive cotidianamente por millones de familias, que como siempre, los más perjudicados son los más vulnerables.

¿Cree que se pueda ocultar tal ineptitud con choros mañaneros, si lo que percibe la gente es cada vez mayor desempleo, falta de oportunidades y violencia en las calles?

Y no hablar de los servicios de salud, que para estas fechas AMLO decía que ya estaríamos teniendo un sistema “escandinavo”.

Los bolsillos no mienten. Quien ha vivido de la mentira, el engaño y la toxicidad de echarle la culpa a los gobiernos anteriores, por neoliberales, es la 4T.

Más allá de sus encuestas, que es lo que realmente le preocupa al domador de solovinos, pregúntenle a la población si en éste casi año y medio de desgobierno de ocurrencias y falta de rumbo, ya tienen una vida mejor, ya viven mejor, ya les alcanza para mejor comer, para vestir, para los pasajes, para la escuela.

Y por eso AMLO, no le importa rescatar la planta laboral, por eso se molestó que otros hicieran su trabajo ante el vacío de gobierno en lo fundamental, que es proveer a la población de opciones de vida, porque al tener la oportunidad de mantener su fuente de empleo, la plata laboral no estaría sujeta a la dadiva electorera.

Pero también, en otros rubros se ha sentido de manera evidente su falta de capacidad, que, ante lo inminente, que es la catástrofe, ha buscado por todos los medios de obtener mayor poder.

Hace unos días, AMLO quiso quitarle al poder legislativo, capacidad de aprobar recursos en algunos rubros. Esto, fue visto como un exceso hasta por algunos honorables integrantes de la bancada de morena (no para los padiernos ni para los pablosgómez, quienes compiten a ver quién es más servicial a su peje majestad).

Lo anacrónico del tema, es que, si tiene mayoría legislativa, ¿por qué requiere asumir una facultad propia de las dictaduras?

Pero no nos sorprendamos, siempre ha sido así; detesta someterse a la dinámica de los cuerpos colegiados, requiere brincarse las cercas, le desespera la democracia, prefiere el uso discrecional como cuando fue presidente del PRD o jefe de gobierno, le gusta concentrar los recursos económicos y repartirlos a su antojo, para que muchos le agradezcan, al creer que ese recurso el lo regala directamente. Una vez ya le funcionó.

Por eso es peligroso, porque por un lado existe un vacío de gobierno, que ante su inacción otros busquen hacer lo que a él le toca, lo ve con celos y hace berrinche. Por el otro, quiere concentrar más el poder, para que se le alabe y agradezca por dar dinero, aun cuando nos vaya muy mal, al fin que ya tiene a quien echarle la culpa, a esos neoliberales. No picha, ni cacha, ni deja batear (hace quedar mal al beisbol y eso que es su deporte favorito).

En materia de seguridad, no solo se ha retrocedido, sino ésta se ha desbordado respecto a los sexenios anteriores; reiteradamente calificados como neoliberales y fifís, hecho que no cuestiono, pero, lo que me queda claro, es que éste régimen es más neoliberal, más conservador y autoritario. Podemos decir que encarna al “Echeverrismo Portillista”. LO HA DOMADO LA DELINCUENCIA, el narcotráfico y el crimen organizado.

Es evidente que vivimos una recesión económica sin precedentes. Antes del coronavirus, ya se cuestionaban estos temas; el desmantelamiento de las instituciones autónomas es un objetivo del demagogo; la violación y atentados contra los principios básicos de un régimen democrático, en lo que respecta al concepto de la división poderes, el federalismo, y la transparencia, sólo por mencionar algunos. LO HA DOMADO LA REALIDAD ECONÓMICA, que si bien no nos gusta a nadie que organismos internacionales ejerzan presión para que se endeude el país, nos queda claro que son las reglas que todo el mundo juega, incluso regímenes como el de Corea del Norte, Cuba o Venezuela.

Reitera el combate a la corrupción cuando está desbordada, y su gestión da cuenta de un intenso tráfico de influencias, nepotismo, opacidad, compadrazgo, clientelismo, y su acción reiterada por acallar la libertad de expresión desde el púlpito presidencial. LO HA DOMADO LA CORRUPCIÓN.

Somos testigos de la destrucción del sistema de salud, qué decir del trato al movimiento feminista, a los niños con cáncer, pero, además, lo más grave, es que hay un aumento de muertes y contagiados de estos grandes guerreros del sector salud que fueron despreciados y tratados como personas corruptas e indignas, cuando hoy, son la primera línea de batalla en esta crisis y no su programa clientelar de “Jóvenes construyendo el futuro”, que más debería ser “Jóvenes Destruyendo su futuro”. LO HA DOMADO EL CLIENTELISMO.

Bueno, qué más puedo decir, Pepe Mujica fue contundente al colocar a López al lado de Bolsonaro, y yo sumaría a Trump y Boris Johnson para formar el cuarteto siniestro de esta crisis. Estamos pendiente del dictamen del juez supremo y legislador plenipotenciario desde el púlpito presidencial.

Y ahora, la búsqueda de la supremacía al colocar una iniciativa en el poder legislativo a su control y mayoría… la cual, no resolverá la gran crisis sanitaria, económica y social que vive el país, pero sí le confiere autoridad para decidir de forma unipersonal el presupuesto federal, quitando las atribuciones a la Cámara de Diputados.

Con ello, las grandes pérdidas por su obstinación con los proyectos de dos Bocas, Tren Maya, Santa Lucía, entre otros; son superiores mil veces a su decreto, imposible que deje de engañar y continúe tirando los recursos de todos los mexicanos, sin ton ni son.

Por último, ¿cuándo una crisis humanitaria, “cae como anillo al dedo” para un régimen? pero, eso sí, afirma categóricamente con la seguridad que le da la ignorancia como si gobernar fuera levantar el éxtasis y la euforia de un pueblo espectador en un Coliseo Romano. LO HA DOMADO LA PERVERSIDAD, que lucra con la desgracia.

Decir que la “pandemia ha sido domada”, es como invitar a la gente a contagiarse; como sucedió con su espejo norteamericano, cuando invitó a su gente a combatir el coronavirus con una inyección con desinfectante o la luz solar; sin mencionar la declaratoria de Boris Johnson, con aquella frase de “Soy el Mesías, pero no hago milagros”. Estos personajes viven y gobiernan en un estado de delirio y psicosis, sin rodeos, son psicopatías en el poder. En fin, reiterando, lo ha domado el CONSERVADURISMO, El NEOLIBERALISMO Y COMO ANILLO AL DEDO, SE ACOMODÓ CON CON SU AUTORITARISMO.

Señor presidente, su optimismo es letal, y su demagogia es criminal.

P.D. Abrazos fraternos y mi reconocimiento a todo el personal del sector salud, a la prensa libre, y a los demócratas libertarios de este país.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password