Cinque Terre

Rubén Aguilar Valenzuela

[email protected]

Consultor, profesor y articulista y exvocero presidencial

Las diferencias entre los mandatarios populistas de Europa

En artículos anteriores publicados en etcétera sobre los mandatarios populistas de Europa (16.09.21 y 23.09.23) traté el tema de las estrategias operativas y de la forma y el contenido del discurso. En esos textos señalaba que hay evidentes semejanzas entre estos.

Existen también diferencias significativas, pero que no hacen relación a sus posiciones ideológicas sino más bien a la cultura y tradición política de sus países y también al arraigo de la vida democrática en esas sociedades.

www.swissinfo.ch

Los cuatro provienen de culturas y tradiciones políticas muy diversas. Antes de la caída del muro de Berlín, Hungría y las ahora Eslovenia y la República Checa fueron países socialistas bajo la egida de la Unión Soviética (URSS). Estas sociedades son muy distintas a la de Gran Bretaña.

La derecha y extrema derecha de los países que alguna vez formaron parte del bloque del socialismo real son distintas a la derecha de las sociedades que por décadas han vivido en la democracia.

Los presidentes populistas que se contemplan son: Los mandatarios populistas que se contemplan son: Viktor Orbán (1963), primer ministro de Hungría; Boris Johnson (1964), primer ministro de la Gran Bretaña; Janez Janša (1958) primer ministro de Eslovenia y Miloš Zeman (1945), presidente de la República Checa. Las diferencias que ubico son:

  • Alguno propone de manera abierta lo que llama la defensa de los valores cristianos, pero los otros no.
  • Tres de ellos mantienen posiciones intolerantes y discriminatorias contra la comunidad LGTBI. Uno por lo menos no de manera abierta.
  • Constantemente se manifiestan en contra los migrantes. Los asocian con el terrorismo islámico. En un caso no es tan evidente.
  • Abiertamente se declaran simpatizantes de Donald Trump y en algunos casos, no todos, de Vladimir Putin.

Más allá del discurso

A estos cuatro mandatarios los caracteriza su interés por acrecentar al máximo su poder y ampliar los espacios bajo su control, para así afianzar su autoridad. Tienden a ser o son autoritarios. Los identifica también su pragmatismo y les es común cambiar de posiciones en la lógica de obtener lo que se proponen.

Entre los cuatro las diferencias más evidentes es que tres sostienen un discurso abierto y agresivamente antimigrante. Uno de ellos no lo hace de esa manera. Y lo mismo sucede con su postura en contra de la comunidad LGTBI. En todo caso las semejanzas, como ya se ha dicho, son más que las diferencias.


Twitter: @RubenAguilar

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password