Cinque Terre

María Cristina Rosas

[email protected]

Profesora e investigadora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

Día mundial de la radio

Hoy es el día mundial de la radio y la ocasión es propicia para reflexionar en torno a la importancia de este medio de comunicación. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la radio llega a todas partes, sin importar el nivel de desarrollo de las sociedades. Se estima que en el mundo hay 2. 4 mil millones de aparatos receptores y 51 mil emisoras. En los países en desarrollo, alrededor del 75 por ciento de sus habitantes tienen acceso a este instrumento de comunicación, lo que lo convierte en el más democrático que existe.

En el presente siglo la radio ha crecido de manera exponencial en línea, donde las nuevas generaciones consumen con avidez sus contenidos. El desarrollo de la telefonía móvil ha coadyuvado a este fenómeno, toda vez que el 70 por ciento de la población mundial posee, al menos, un teléfono móvil, mediante el que puede sintonizar estaciones de radio. Claro que las generaciones más longevas, privilegian las plataformas tradicionales de AM/FM, por encima de la radio por satélite y la radio en streaming. Asimismo, la plataforma dominante para las transmisiones es terrestre y ello aplica tanto a las naciones desarrolladas como en desarrollo.

La radio es importante para acceder al entretenimiento, la información y para propiciar la participación de las sociedades, posibilitando que comunidades para las que el acceso a otros medios es difícil, puedan hacerse presentes con sus propios contenidos e intereses. Al respecto, la radio comunitaria es de suma importancia y tan sólo en América Latina hay unas 10 mil con licencia y un número aún mayor a la espera de los permisos correspondientes.

La radio ha jugado un papel muy importante en la historia del mundo moderno. Desde su creación -a partir de las investigaciones de James Clerk Maxwell, Heinrich Rudolf Hertz, Oliver Lodge, Alexander Popov y Guglielmo Marconi, para citar sólo a algunos de los pioneros de este medio- hasta el momento actual, la radio ha estado presente en los grandes conflictos, sea con fines propagandísticos (Adolfo Hilter) o bien para elevar la moral de la población (Winston Churchill). Ante fenómenos y catástrofes naturales, la radio ha permitido que la población tenga conocimiento de lo que ocurre -es difícil olvidar aquella transmisión por radio de Jacobo Zabludovsky tras el terremoto del 19 de septiembre de 1985, en momentos en que la televisión mexicana, o parte de ella, había colapsado -a lo anterior habría que sumar el papel que desempeñaron los radio aficionados, quienes, a través de sus transmisiones, informaban sobre lo sucedido, contribuyendo así a que en diversos estados de la República se organizaran grupos de voluntarios para apoyar en las labores de auxilio a la población.

La radio también ha potenciado episodios lamentables. La Radio Télévision Libre des Mille Collines de Ruanda, fue creada el 8 de julio de 1993 y su última emisión tuvo lugar el 31 de julio de 1994. En un país con enormes índices de pobreza y marginación, la radio era consumida masivamente por la población. Esta emisora ganó fama entre los ruandeses y atrajo el interés de los jóvenes, dado que en sus emisiones incluía música moderna y transmitía en francés y en kiñaruanda. Con todo, la emisora fomentó el odio racial y tras la muerte del Presidente Habyarimana el 6 de abril de 1994, la Radio Télévision Libre des Mille Collines convocó al exterminio de los tutsis por parte de los hutus. El saldo del genocidio fue un millón de muertos -de una población total de seis millones.

Con todo, la radio puede coadyuvar al desarrollo, dada la accesibilidad que posibilita a millones de seres humanos que residen en localidades remotas o que enfrentan problemas de movilidad. Dependiendo de los contenidos, puede informar, educar, entretener y comunicar dada su ubicuidad: sea que el radioescucha esté en el auto, en el transporte público, en el hospital, en el mercado o en una zona de desastre. La radio acompaña a las personas en su día a día, en las buenas y en las malas, sin importar el estrato social ni la edad. Su magia reside en potenciar los sentidos, no sólo el auditivo, como queda de manifiesto en aquel conocido slogan que reza “lo vi en la radio.”

Es por ello que la Asamblea General de Naciones Unidas avaló, el 14 de enero de 2013, la decisión adoptada por la UNESCO, de proclamar el día mundial de la radio. La fecha elegida fue el 13 de febrero, puesto que fue en un día como hoy, pero de 1946, que nació Radio Naciones Unidas. El propósito de esta conmemoración es evidente: estimular la conciencia sobre la relevancia de este medio; que los tomadores de decisiones favorezcan iniciativas para garantizar el acceso a la información a través de la radio; y mejorar la cooperación nacional e internacional entre los organismos de radiodifusión.

En el presente año, el día mundial de la radio está dedicado, en palabras del Secretario General de Naciones Unidas, a celebrar la radio y el deporte como medios para ayudar a que las personas desarrollen su potencial. Y es que, si la radio no existiera, seguramente habría que inventarla.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password