Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Descoordinación en apertura automotriz

El gobierno de López Obrador hizo todo lo posible para abrir el sector automotriz lo antes posible. Fue una buena decisión considerarla actividad esencial. A las cadenas de valor del sector automotriz, en Estados Unidos, les urgía tener la proveeduría mexicana. Sin embargo, la apertura en el sector automotriz ha sido más que tropezada y ahora sólo hay una palabra para poderla describir: descoordinada.

Los gobernadores llevan tiempos distintos a la federación. El gobierno federal no le presta atención a sus demandas. Las armadoras no saben si hacerle caso al gobierno federal, estatal o su casa matriz. Y, de plano, ayer vimos la primera expresión pública del sector automotriz en contra de la política de un gobierno estatal.

LA CARTA A BARBOSA PARA QUE ABRA

Las armadoras (AMDA, dirigida por Fausto Cuevas), las distribuidoras (AMIA, presidida por Guillermo Prieto), la industria de autopartes (INA, presidida por Óscar Labín) y la propia confederación que reúne a toda la industria (Concamin, encabezada por Francisco Cervantes), tuvieron que enviar una carta al gobernador Luis Miguel Barbosa, de Puebla, para pedirle que permita abrir la industria automotriz de aquella entidad.

Volkswagen y Audi, las dos grandes armadoras poblanas, están listas para reiniciar actividades con los protocolos sanitarios.

El gobernador poblano, quien hoy impide reabrir, fue el mismo que hace apenas mes y medio decía que el coronavirus se evitaba comiendo un mole de guajolote). Hoy su estado está entre los que registran más contagios por covid-19.

Puebla tiene 97 mil trabajadores y todas sus familias dependen del sector automotriz.

EN JUEGO LA PRINCIPAL GENERADORA DE DIVISAS

Cada automotriz y estado abre según su propio criterio. Unos al 50%, otros al 70% y otros al 100 por ciento.

Necesitamos ver al gobierno de López Obrador coordinándose con los gobiernos estatales. En Aguscalientes está Nissan. En Guanajuato, General Motos, Toyota y Mazda. En Chiahuahua, la mítica fábrica de Ford. En Nuevo León, la enorme planta de Kia. En Querétaro, buena parte de la industria de autopartes. En Zacatecas, también autoparteras. En Morelos, la Nissan. En San Luis Potosí, la BMW y General Motors. En Edomex, GM y Ford.

El sector automotriz es el principal generador de divisas del país. Genera 90 mil millones de dólares de divisas. Representa 3.8% del PIB nacional.

¿APERTURA POR PARTES?, FALTA DISTRIBUCIÓN

Y a pesar de que fue considerada actividad esencial y puede reiniciar actividades, es muy extraño que su cadena de valor no esté completa: las distribuidoras siguen cerradas, y eso que para vender un auto las agencias tienen espacio suficiente para cuidar la sana distancia. No está mal darle importancia a las exportaciones, pero también cuidar el mercado interno, al consumidor mexicano para el cual se vende el 12% de la producción automotriz. Las agencias de autos representan 140 mil empleos a nivel nacional.

La descoordinación y falta de criterios para la reapertura automotriz es notoria. Descoordinación entre gobierno federal y estatales, en criterios, en falta de integración de la industria. Alguien que ponga orden.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 27 de mayo de 2020, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password