Cinque Terre

Alejandra Escobar

[email protected]

Editora de etcétera

El día que Denise Dresser deseó la muerte de Elba Esther

FOTO: MOISÉS PABLO /CUARTOSCURO.COM

La memoria es imprescindible, sobre todo en momentos clave como el actual proceso electoral y aún más cuando las formas de comunicar han cambiado. Lo he dicho en otras ocasiones, las elecciones de este año se distinguen por la comunicación digital, hace seis años había 25% menos de internautas y, por ende, menos usuarios de las redes sociales.

Asimismo, lo políticamente correcto no estaba en boga y los llamados a la censura no surgían con tanta rapidez como hoy. No obstante, desde hace años impera la selectividad y ése es uno de los principales problemas del intercambio público: se mide con distinta vara y es donde sale a relucir el fanatismo o la militancia. Así, cierto día y, depende del interlocutor, un llamado a la violencia puede ser un “chiste” o “la broma del día”, pero otro sí impera como un llamado al odio.

Hace seis años, por ejemplo, también previo al proceso electoral durante su participación en el programa “Es la hora de opinar” de Foro TV, la politóloga Denise Dresser deseó que Elba Esther muriera en alguna operación.

El 22 de febrero de 2012, a pregunta expresa de Leo Zuckermann “¿Qué hacer con Elba Esther Gordillo?”, Denise Dresser respondió: “mira, mi primer instinto, y yo creo que es el de muchos que nos están viendo, es pensar… y me apena decirlo, pero sé que es un sentimiento compartido, que se muera en su siguiente cirugía plástica (risas) […] que algo le pasé para que podamos transformar el sistema”.

Al respecto, Mónica Arriola Gordillo, hija de la ex líderesa sindical publicó al día siguiente un desplegado donde cuestionó que el programa haya sido “un espacio de ofensas, agresiones personales y deseos de muerte sin prueba, sin sustento, (lo cual) hará que el debate se convierta en arrebatos de rencores o resentimientos que en nada contribuyen a la democracia de nuestro país”.

Entonces Dresser, no había matizado sus declaraciones, fue posterior al desplegado y al deslinde de Zuckermann, que publicó un video en su espacio del portal SinEmbargo donde dijo: “quiero aclarar que fue una broma, quizás de mal gusto pero una broma al fin”, ya luego explicó lo que según realmente trataba de decir.

Asimismo, la siguiente semana en el mismo programa, insistió en que se trató de una broma “poco apropiada, que había escuchado muchas veces fuera de este ámbito […] no era mi intención de ninguna manera incitar al discurso de odio, al encono”, agregó.

El problema, además de olvidar el espacio que ocupa en el intercambio público, es que en años siguientes siguió, como en 2015 cuando tuiteó: “Va humor negro que comparten conmigo: ‘se solicita piloto depresivo para manejar avión presidencial’”. Esta ocasión la muerte ya no la deseó para la lideresa, sino para Enrique Peña Nieto.

Denise Dresser no ha sido ajena a los ataques y amenazas en redes sociales, sorprende que la politóloga recurra al “humor” para incitar a la violencia.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password