Cinque Terre

Leo García

[email protected]

Diseño y coaching de estrategias para manejo de redes sociales. Experiencia en análisis de tendencias en línea.

De la Libertad de expresión

En este momento en México existe Libertad. De transitar, de comerciar, de tomar casi una ilimitada variedad de decisiones sobre uno mismo, entre otras muchas. Cuando se tiene, la Libertad se defiende ejerciendo la Libertad. Con responsabilidad. Dentro de la legalidad. Nadie la da y nadie tiene el derecho a quitarla. Se debe tener conciencia de que Libertades se tienen para saber cuando estén en riesgo de perderse.

¿La Libertad tiene límites? No exactamente. La forma en que se convive en Libertad, sí. La Libertad es la facultad de obrar según la propia voluntad, respetando la ley y el derecho ajeno. Los límites a la forma en que se ejerce la Libertad lo marcan las leyes para las consecuencias de los actos.

En el entorno social digital la Libertad que más se ejerce, no la única, es la de expresión. En la entrega anterior se dio una rápida aproximación al concepto discurso de odio, que es justamente donde topa el límite de la Libertad de expresión.

Getty Images

¿Hay una manera objetiva de medir el alcance de una Libertad, como la de expresión por ejemplo? No. Es un tema por demás complejo. Sin embargo, hay aproximaciones que están sirviendo para normar el comportamiento con respecto a la vulneración de los derechos. La Libertad de ejercer un derecho no puede estar por encima de otro derecho. Así pues, lo que se busca es entender que la Libertad de expresión no puede vulnerar algún derecho.

El derecho humano a la Libertad de expresión queda asentado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que a la letra en el artículo 19 dice:

1. Todo individuo tiene el derecho a tener una opinión propia sin interferencias.


2. Cada individuo tiene el derecho a la Libertad de expresarse. Este derecho incluye la Libertad de buscar, recibir y difundir información e ideas de cualquier tipo, sin importar las fronteras, ya sea oralmente, por escrito, impreso, en forma de arte, o en todos y cualquier medio de su elección.

El ejercicio de los derechos del párrafo 2 de este articulo conlleva deberes y responsabilidades especiales. Por lo tanto, puede estar sujeto a ciertas restricciones pero que deberán estar manifiestas en la ley y son necesarias para:

a) El respeto de los derechos y la reputación de los demás.

b) La protección de la seguridad nacional, el orden público, o la moral y la salud públicas.

Con frecuencia es sujeto de debate precisamente lo que este artículo establece como límites de la Libertad de expresión, que a la vez es la forma en que los gobiernos, los regímenes, a partir de la ley buscan acotarla. Pero es precisamente también por lo mismo que el articulo 20 da una base que sirve para tener una referencia de cuál debe ser el límite.

Así, el artículo 20 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos a la letra dice:

1. Toda la propaganda de guerra estará prohibida por la ley.

2. Cualquier apología de odio por nacionalidad, raza o religión, que constituya incitación a la discriminación, hostilidad o violencia estará prohibida por la ley.

En línea la Libertad de expresión es uno de los temas más sensibles. Pero los dos artículos anteriores son, en teoría, las piedras angulares que norman las reglas, términos de uso y demás políticas ante los usuarios, de las grandes redes sociales globales.

Moderar y normar el comportamiento humano nunca es fácil. Y todavía es más complejo cuando el volumen de usuarios es tan considerable, la forma de interactuar propicia la formación de grupos afines, que a la vez lleva a fenómenos sociales como la desindividuación y finalmente tiene como consecuencia comportamientos trasgresores o abiertamente violentos.

No hace falta mirar muy lejos para tener ejemplos palpables, reales.

En Estados Unidos los grupos ultraconservadores, radicales nacionalistas, en la dureza de su discurso apelan a que manifestar su intolerancia étnica y racial solo se hace en ejercicio de su Libertad de expresión. Posiblemente este ejemplo sirva entonces para entender con claridad a qué se refieren los artículos 19 y 20, así como lo explicado en la entrega anterior sobre las definiciones de discurso de odio.

En este mismo ejemplo, no son solo ideas manifestadas que se difunden, es generar una cultura, cambiar la percepción sobre un grupo social específico por estigmas, inducir un comportamiento para generar un llamado a la acción y que como consecuencia cobra vidas.

Desde el otro lado, en un área más gris, conforme los regímenes se adueñan del concepto de discurso de odio se presenta el riesgo de aquellos que dicen precisamente defender la Libertad de expresión llamando a callar voces, cerrando espacios en medios, o sometiendo a ejercicios de censura coercitiva mediante linchamientos digitales.

En general, los regímenes de talante autoritario al adueñarse del concepto y redefiniéndolo están equiparando al ejercicio respetuoso de cuestionar, criticar, manifestar una opinión, idea o pensamiento, con discurso de odio. El autoritarismo no soporta que se señalen sus errores, que se exhiban sus abusos, no soporta critica, ni cuestionamientos. El autoritarismo no soporta opiniones discordantes. Por eso lo equiparan con discurso de odio.

Hay un punto adicional. Un criterio se aplica que conjuga al artículo 19 y 20, considera que los mensajes de cualquier naturaleza que estigmatizan o deshumanizan a grupos específicos en incitación a la discriminación, hostilidad y violencia, son discurso de odio.

¿Cuándo fue la última vez que usted mando su más reciente chairo, fifí, o cualquier otra expresión similar, como forma explícita de desprecio por el otro que no piensa como usted? Tal vez ahora entienda mejor sobre qué criterios puede considerarse válido el reporte a una cuenta, prácticamente en cualquiera de las redes sociales globales.

La Libertad se ejerce. Al ejercerla se le defiende. Porque cuando se empiezan a ceder Libertades, se hace costumbre su ausencia y se empiezan a normalizar formas de opresión y sometimiento. Pero también su Libertad de expresarse no puede estar por encima de la dignidad humana de nadie.

Hagamos red, ejerzamos la Libertad de expresarnos, pero sin odio.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password