Cinque Terre

Rubén Cortés

[email protected]

Periodista y escritor.

De donde sacas y no echas…

De abril a junio, los mexicanos sacaron seis mil 939 millones de dólares del país, y la inversión extranjera bajó a la mitad. La ecuación de la quiebra es simple para un gobierno que administra el país como una tienda: de la latita de donde sacas y no echas, se acaba.

Aun así, el gobierno malbarata lo que poco que tiene en una obra sin futuro: en ese tiempo que la gente sacó su lana y las empresas extranjeras bajaron a la mitad sus inversiones, el gobierno gastó 68 mil millones en la refinería que construye en Dos Bocas.

Las refinerías ya están en desuso en todo el mundo, porque al negocio del petróleo le quedan 10 años: Brasil ya vendió dos, una de ellas ayer por 190 millones de dólares. Sin embargo, el gobierno mexicano apuesta todo al petróleo metiendo dinero bueno al malo.

Porque el proyecto Dos Bocas iba a costar en principio 45 mil millones de pesos, pero ya va por 113 mil millones: un aumento de 151 por ciento. Además, compró una en Houston, Texas, en 569 millones de dólares, más pasivos ambientales que debe pagar.

Mientras, México (sin contar que matan a alguien cada 15 minutos) ya resiente la precariedad económica, no sólo por los cinco millones de nuevos pobres que hay, sino porque es evidente en los dos sectores más importantes: salud y la alimentación.

Por ejemplo, la desaparición del Seguro Popular reventó a los mexicanos. En 2018 se beneficiaban de alguna institución pública de salud 102 millones, pero se benefician hoy únicamente 14.7 millones. Y es notable el desabastecimiento de medicamentos.

El 25 por ciento de la población económicamente activa tiene empleos malos, porque hoy deben trabajar más por menos salario y, aun así deben dar gracias, porque todavía hay 2.3 millones que no han podido recuperar el empleo perdido por la pandemia.

Y a los jóvenes les va peor: desde 2018 a julio pasado, un millón 600 mil cayeron en situación de pobreza y no pueden satisfacer sus necesidades básicas, pero 900 mil de ellos cayeron en pobreza extrema y viven de la caridad, de acuerdo con el Coneval.

De ahí que quienes conservan algún ahorro los depositan en bancos fuera del país, según el propio Banco de México. Y los empresarios extranjeros también lo hacen: han sacado 239 mil 821 millones de pesos, asustados por el corte socialista de este gobierno.

México lleva cinco trimestres consecutivos con salidas de capitales, algo que no se veía desde 1986, cuando salieron capitales durante nueve trimestres consecutivos. Y son datos de la Balanza de Pagos, eh.

O sea, que el mensaje de propios y extraños es poco alentador: no confían en el gobierno.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password