Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Cuando los autónomos se defienden

Los órganos autónomos del Estado mexicano, como el Banco de México (Banxico), la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) y ahora el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), decidieron irse a controversias constitucionales para defender sus presupuestos y salarios técnicos. En el fondo, los órganos autónomos del gobierno federal están defendiendo su propia autonomía y libertad de operación frente a lo que ha sido una reducción más fuerte de la que ellos mismos ya habían propuesto en su gasto anual, dejándolos en un terreno difícil de ejercer su regulación y autonomía.

Además de la reducción presupuestal, los órganos autónomos también se defienden frente a la baja salarial propuesta por el gobierno de López Obrador, en la que el Presidente redujo en 40% su salario, a fin de llegar a 108 mil pesos mensuales (sin bonos ni incentivos), para exigir que todos los demás funcionarios públicos ganen por debajo de esa cantidad. Y, por ejemplo, en la Cofece no están seguros de que ese salario del Presidente, de 108 mil pesos, pueda mantenerse, pues no existe un marco metodológico o estudio para determinar el salario presidencial y éste podría cambiar de un año para otro por cuestiones políticas.

EN LA CONSTITUCIÓN SÍ VIENE EL SALARIO MAYOR

Frente a la incertidumbre, los órganos autónomos empezaron a meter controversias constitucionales en contra tanto del Decreto de Presupuesto de Egresos 2019 como de la Ley Federal de Remuneraciones de Servidores Públicos que, de un plumazo, bajó las remuneraciones, incluso técnicas, de los funcionarios en órganos autónomos.

No es que en Banxico, Cofece o IFT quieran salarios para hacerse ricos, pero sí se tiene la necesidad de que un regulador gane lo suficiente para no caer en “secuestros” por parte de los regulados. Este tema del “secuestro” del regulador está más que documentado a nivel internacional… y nacional. O bien sostener sus ingresos para hacer frente a sus compromisos de vida ya contraídos: pago de hipotecas, de servicios médicos, etcétera.

Incluso en la Constitución, en el artículo 127, Fracción III, viene la aclaración de que los puestos técnicos-especializados pueden tener una remuneración mayor, en 50%, a la del Presidente.

CONTROVERSIAS, PERO DISTINTAS ESTRATEGIAS: IFT, BANXICO Y COFECE

Así, ayer el Instituto Federal de Telecomunicaciones decidió meter la controversia, pero contra el Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 (PEF), porque considera que sí vulnera la función regulatoria del órgano autónomo prevista en el artículo 28 de la Constitución. Y claro que recuerda todo lo que regula: radio, televisión, telecomunicaciones y espectro radioeléctrico.

El IFT, en la misma controversia en contra del PEF, también pelea poder contar con mayores remuneraciones para sus servidores públicos.

De igual manera, el Banco de México ya había metido la controversia constitucional, tanto en contra de la Ley Federal de Remuneraciones de Servidores Públicos como contra el Decreto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2019.

Algo similar sucedió con la Cofece, donde ésta decidió meter la controversia constitucional en contra de la Ley Federal de Remuneraciones de Servidores Públicos.

QUE LOS TÉCNICOS GANEN 29% MÁS QUE EL PRESIDENTE

En total, los órganos autónomos piden que se les restablezcan presupuestos un poco mayores para poder ejercer sus regulaciones con autonomía. Y dentro de ello, también piden que a determinados funcionarios sí se les permita ganar más que el Presidente. Por ejemplo, en el IFT se pide que a 16 servidores públicos, es decir, 1% de la plantilla total, se les permita tener un salario mayor al del presidente López Obrador.

El presidente del IFT tendría un 29% de incremento sobre el Presidente; 26% tendría el resto de los comisionados, y los titulares de unidad 15% más que el Presidente.

En el caso de la Cofece, estamos hablando de que se pidió que 23 funcionarios también pudieran ganar más que el Presidente. Y en un caso similar pidieron un incremento por encima del salario presidencial, en 29%, para la presidenta de la Cofece. Entre los funcionarios que ganarían más que el Presidente se ubicarían los siete comisionados.

En el Banco de México, el aumento al salario sobre lo que gana el Presidente sería de 50%, el tope que permite la Constitución en su artículo 127, Fracción III, para funcionarios capacitados y técnicos.

Los órganos autónomos no piden nada fuera de lugar, sino un presupuesto ajustado y que sus principales funcionarios técnicos puedan ganar lo que les permite la Constitución, que puede llegar a ser 50% más de lo que gana el Presidente. Esto lo tendrá que dirimir la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Los órganos autónomos consideran que su autonomía de gestión y operación sí está en juego.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 11 de enero de 2019, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password