Cinque Terre

Marco Levario Turcott

[email protected]

Director de etcétera

Cosas que no tienen la menor importancia saber (VII de X)

1. ¿Cómo debe escribirse o decirse la palabra, “Murciégalo” o “Murciélago”? Los dos son correctas, una es parte del español antiguo (significa “Ratoncito ciego”; ratón proviene del latin “Mus”, fonéticamente similar al término “Mouse”, que significa ratón en inglés). Lo mismo pasa, por ejemplo, con “Icono” o “Ícono”.

2. Por cierto, esos juegos de palabras que llamamos “Trabalenguas”, surgieron en la antigua Grecia, y son frases conformadas por fonemas similares y aliteraciones, vale decir, combinación de palabras que suenan parecido y tienen significados distintos.

3. A propósito de palabras, ¿conocen el significado de “Nu-Gug”? “Puras e Inmaculadas”. Es la expresión sumeria que designa a las rameras sagradas en el templo de Erech, en Mesopotamia.

4. Por cierto, si ustedes buscan en el diccionario la palabra “Hurgamandera” encontrarán que se refiera a una “Colipoterra”, en el habla germana, o una prostituta en la nuestra, aunque si somos rigurosos alude a la práctica de hurgar, vale decir, escudriñar en nuestros asuntos como nadie, mediante boca o manos y ese depende de sus habilidades, como las de las meretrices del mundo romano o también llamadas golfas en el nuestro (a mí me gusta más el término “Suripanta” o simplemente “Puta”, palabra que en su origen aludió a un jovencito que entregaba sus besos a cambio de dinero).

5. Y ahora que andamos entre harems, que remite a casas de mujeres públicas, o ahuainanime como se les llamó en Nahuatl, digamos que además de los términos coloquiales, e incluso poéticos, a los que nos conduce el verbo mamar, sus orígenes se remontan a la succión del hombre en los pechos femeninos de un líquido amarillo muy rico en proteínas, anterior a la salida de la leche materna, llamado “Calostro” que, en algunas culturas llegó a ser considerado afrodisíaco.

6. Un visita a Pompeya muestra la vida congelada de una ciudad, el teatro romano, los baños e incluso los sitios de comida rápida, además de los intersticios que sus habitantes sortearon para caminar entre orines y mierda. Desde luego que es referencia obligada andar por la plaza central, visitar la Casa del Poeta Trágico y maravillarse con los cuerpos que quedaron calcinados una vez que el Vesubio desató su furia, un 24 de agosto del 79. También son de visita obligada, y esto lo subrayo, los cuartos que todavía atestiguan el antiguo periodo romano y, en particular, los frescos donde las damas representan los servicios que entonces ofrecían y por los que pagaban sus impuestos y eran respetadas.

7. Lo anterior nos remite a que alguna vez, para evitar el desenfreno de la convivencia con rameras, en el mundo grecolatino se recomendó el ajo para evitar la infidelidad. No es broma.

8. “Call me” de Blondie, “Killer Queen” de Queen y “She” de Kiss están dedicadas a las rameras. Yo me quedo con “La Falsaria” y “Luces de Nueva York”.

9. Ya que hablamos de frescos, vale la pena evocar “La Capilla Sixtina” que, por cierto no es hechura de Miguel Ángel nada más, y no fue pintada sólo en un periodo. El caso es que me parece que el nombre de Daniele da Volterra y en particular su apodo, “El braguetonero”, quedará como uno de los más vergonzantes de la historia. Alumno de Miguel Ángel, aceptó el encargo del papa Pío V para ponerle velos a todos los desnudos porque la Santa Iglesia Católica había iniciado una cruzada contra la sexualidad. (Se me hace fantástico imaginar que el rostro de Miguel Ángel, que dibujó el propio pintor presentándose con más años de los que entonces tenía para parecer sabio, está mirando su alumno pisotear una de las obras más hermosas de la historia).

10. Ustedes han leído o escuchado la frase “Me canso ganso” aunque creo que muy pocos conocen lo que simboliza el ganzo, lo transcribo del “Diccionario de Símbolos” de Alfonso Serrano y Álvaro Pascual; página 128:

“Ganso: el vuelo y el agua son los dos grandes componentes del simbolismo de este animal. Su condición de ave hace que el ganso se convierta (…) en un intermediario perfecto entre el cielo y la tierra. Así, en narraciones de egipcios, celtas y griegos, esta ave acuática figura frecuentemente como vínculo entre dioses y hombres”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password