Cinque Terre

Marco Levario Turcott

[email protected]

Director de etcétera

Cosas que no tienen la menor importancia saber (V de X)

1. Ustedes lo saben, representantes de la 4a transformación difundieron que el 5 de febrero se conmemoraba en México “La batalla de Puebla” (y vez de aceptar la pifia dijeron que mentían quienes los pillaron). Esto me da motivo para comentar algunas efemérides de lo que sí pasó un 5 de febrero, por ejemplo, un día como ése nació, en Tulancingo, Hidalgo, Gabriel Vargas Bernal, sí, el creador de La Familia Burrón, historieta mexicana que comenzó a circular, en 1948 (como Paquito presenta: la familia Burrón, hasta el 26 de agosto de hace nueve años, (ya sólo como La Familia Burrón).

2. En otra ocasión reseñaré aquella importante revista, por ahora sólo recuerdo que también un 5 de febrero de 1916, nació Daniel Santos, le apodaron “El Inquiero Anacobero” (“Anacobero” en africano significa “Diablillo”) y así fue bautizado por un locutor de radio en los 40. Daniel Santos fue el primer cantante de “La Sonora Matancera” y, en solitario, se recuerda muchas interpretaciones, “Virgen de medianoche” es, claro, una de las que más me gusta: “Inciensos de besos te doooy, escucha, mis rezos de amooor…”.

3. El 5 de febrero también es importante porque en 1936 se escuchó por primera vez la voz de Charles Chaplin porque ese día se estrenó “Tiempos Modernos”, la primera cinta en la que se oye hablar al actor mientras canta en el bar.

4. Los millennials deberían saber, o eso creo, que hubo un día en la ciudad de México un teatro que era también una suerte de carpa; se llamó “Teatro Blanquita” y en ese sitio actúo Rodolfo Guzmán Huerta, o sea, Santo “El enmascarado de plata”. Bueno pues un 5 de febrero, luego de su participación, “El Santo” tuvo un infarto y murió en 1984.

5. Por cierto, tengo entre mi colección el cartel promocional de “El Vampiro y el sexo”, un filme rodado en 1968 que fue censurado y se presentó como “Santo en el tesoro de Drácula”; hace ocho años fue difundida tal cual como se grabó, con semidesnudos de mujeres donde se ven los senos. Es curioso: el Santo fue quien solicitó recortar la cinta debido a que su público era fundamentalmente infantil.

6. A propósito de anhelos infantiles, si alguien competía con las películas de El Santo era Heidi, la serie de televisión, inspirada en el libro de la escritora suiza Johanna Spyri (en los 60 hubo varias comics en México con más letra que dibujos pero entre esas la versión venezolana fue una de las más admiradas por su fidelidad a la obra y sus trazos). En Zurich existe un museo que guarda el manuscrito de Spyri de 1879 y en Maienfel, cerca de la frontera austriaca, hay una casa inspirada en el que podría haber sido el hogar de Heidi. (Sé que hay versiones muy serias de que Spyri habría plagiado la historia de un libro alemán de los años 30 del mismo siglo, pero esa es otra historia).

7. En Turquía varios capítulos de la serie fueron censurados porque Heidi aparecía sin ropa o con una camisetita.

8. Si Heidi quería a su abuelito, la Caperucita Roja a su abuelita, según los tiempos medievales en los que difundió esta leyenda de dominio popular, cifrada en la diferencia entre el bosque (los Alpes) y las aldeas circundantes, a lo sumo incipientes ciudades, para aludir a los riesgos de los caminos ignotos, y ya luego modificada –en el terreno de la narrativa de Hadas– por Charles Perrault a finales del siglo XVII; el escritor francés enfatizó en el cuidado de las niñas respecto de hombres que podrían lastimarlas –hay quienes encuentran dosis de erotismo– y escenas tan fuertes como el Lobo mostrando la carne destazada de la abuela. 100 años más tarde los hermanos Grimm eluden sangre y erotismo, crean al leñador que salva a la abuela y a la niña y a le dan un final feliz, de ahí que su versión sea la más conocida.

9. Otra niña famosa es Mafalda. Pronto me referiré a ella, por ahora basta con decir que hace 50 años se publicó el primer álbum suyo fuera de Argentina. ¿Quién lo publicó? ¿No saben? Se llamó “Mafalda la contestataria”. Lo editó Umberto Eco en Italia.

10. Hace casi 90 años, el 21 de diciembre de 1929, inició lo que más tarde Nikita Jruschov como “Culto a la personalidad” (que Carlos Marx y Federico Engels combatieron en su época para evitar ser ensalzados). Aquel día cumplió años Joseph Stalin y fue adulado de una formidable manera por los medios de comunicación, retratos y frescos en los muros de las ciudades con su imagen además de la proliferación de su fotografía en los hogares de la Unión Soviética, así como cantos y narrativas que giraban en torno de él.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password