Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Con López Obrador el T-MEC hizo la diferencia

En el tercer informe de su triunfo electoral, el presidente López Obrador aprovechó para mencionar los pronósticos de crecimiento de 6% para este año. Se trata del rebote económico, pero, desde luego, es positivo. También recordó la estabilidad en tasas de interés y del peso mexicano, que dependiendo de factores internacionales su cotización ha sido estable (“no se ha devaluado durante los primeros dos años y medio de nuestro gobierno”). Aprovechó para mencionar la elevación real del 44% del salario mínimo. Vaya, hasta de la Bolsa Mexicana de Valores dio resultados. Sin embargo, no dijo nada de la principal herramienta de la economía mexicana para iniciar su recuperación, el T-MEC.

México inicia su recuperación económica gracias al T-MEC, sacando ventaja de la fuerte demanda estadunidense debido al paquete presupuestal y de infraestructura de Joe Biden.

EL 1ER AÑO DEL T-MEC, APROVECHANDO A EU

En lo interno, los motores del consumo e inversión van a paso de tortuga, sin embargo, el sector exportador se dinamizó.

Tan sólo en los primeros cinco meses del año, las exportaciones no manufactureras han estado creciendo a  un ritmo de 125 por ciento.

En el 2021, México se posicionó como el primer socio comercial de Estados Unidos, logrando ocupar el 14.8% del comercio internacional de Estados Unidos. Superamos a China y Canadá.

El T-MEC también ayer cumplió un año de haberse firmado (ya son 26 años con acuerdo comercial, que en su nueva modalidad como T-MEC lleva un año).

LO LABORAL, AGENDA COMPLICADA

Debemos decirlo, en el T-MEC  no todo es miel sobre hojuelas. Hay retos claros para el gabinete económico de López Obrador. Tatiana Clouthier, secretaria de Economía, es la principal encargada de atender esos retos. Pero también hablamos de Luisa María Alcalde, titular de Trabajo; Víctor Villalobos, de Agricultura, y María Albores, de Medio Ambiente. Tenemos tres retos a la vista:

En primer lugar, el laboral, donde están las acciones rápidas en contra de empresas mexicanas, si no cuentan con representaciones genuinas de sus trabajadores y votaciones creíbles de los contratos colectivos.

Aquí Alcalde y Clouthier han hecho mancuerna, y es correcto el tener sindicatos representativos, aunque lo sabemos, los estadunidenses podrían usarlo como excusa para imponer aranceles.

GLIFOSATO, MAÍZ Y ENERGÍA, TAMBIÉN

El segundo reto en el T-MEC, es el agro. A la 4T no le gustan los biotecnológicos. El Consejo Nacional Agropecuario (presidido por Juan Cortina) ha revisado los temas del herbicida glifosato y de la importación de maíz amarillo (indispensable para el ganado). Aquí lo deberán ver el secretario Villalobos, quien conoce el sector, y también  con la secretaria de Semarnat, Albores.

Un tercer reto es el energético. En Estados Unidos no ha gustado la desventaja que se les da a sus inversiones eléctricas en renovables.

Pero lo principal será subir a las pequeñas y medianas empresas a las cadenas internacionales de proveeduría, a las cadenas globales de valor. Y para ello, se necesita una política industrial.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 02 de julio de 2021. Agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password