Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Compras de medicamentos o cuándo no aceptas el desastre

El desabasto de medicamentos sigue y sigue. Padres de niños con cáncer desesperados. Personas con cáncer, diabetes, hipertensión o VIH que sufren por medicinas.

Un Insabi que no supo qué hacer al desaparecer el Seguro Popular, y no brinda atención ni medicamentos. Y lo que iba a ser la solución, pasarle todas las compras del sector público a Naciones Unidas mediante la UNOPS, resultó un fracaso.

¿Sería momento de que la administración obradorista rectificara? Se han tardado.

Muchos opinan que la compra consolidada de medicamentos debería regresar al Seguro Social, hoy a cargo de Zoé Robledo. El IMSS tenía experiencia en las adquisiciones, y año con año iba logrando ahorros. ¿Que hubo fallas y corrupción? Desde luego, pero en lugar de enmendarlo y transparentar las ventas, se le quitó al IMSS las compras para pasarlas a la Oficialía Mayor de Hacienda, donde Raquel Buenrostro tenía estrategia… hasta que la pasaron a jefa del SAT.

Y de ahí en adelante, la compra de medicamentos ha sido un desastre. Un Insabi, que le envió la papa caliente a la UNOPS. Y la UNOPS, por decir lo menos, ha sido ineficiente.

La UNOPS estaba para compras pequeñas, pero el mercado mexicano le ha quedado muy grande.

SÓLO COMPRAN 42% DE MEDICAMENTOS

Cuando el presidente López Obrador señala que se han ahorrado en la compra de medicamentos, desde luego tiene razón. Al adquirirse menos, se gasta menos. Pero el desabasto es cada vez mayor. El desabasto del sector público es tan fuerte, que las personas cuyos ingresos se los permiten van al sector privado. Y viene el desabasto en farmacias privadas.

El dato es alarmante. El Inefam, el instituto especializado, considera que tan sólo en el primer trimestre de 2021, el gobierno federal disminuyó en un 42% las compras de medicamentos, respecto al mismo primer trimestre de 2020.

DE 1,183 CLAVES, ÚNICAMENTE ASIGNAN 530

Hoy en día la UNOPS, perteneciente a Naciones Unidas, está dejando de licitar la mitad de las claves. El estudio del Inefam, con apoyo de la Cámara de la Industria Farmacéutica (Canifarma), señala que las claves que se habían ofertado eran 1,183, pero sólo se asignaron 530 claves.

Y lo peor del caso. La UNOPS, a los pocos ganadores de las licitaciones, no les ha dado la certeza de su triunfo. La Amefan, asociación que reúne a las empresas mexicanas, ha tenido que reunirse con la UNOPS esta semana y lo hará el próximo viernes. La intención de los laboratorios mexicanos es saber si les van a garantizar la compra, con lo cual se deben preparar meses antes para tener los medicamentos a tiempo. Pero ni les garantizan la compra ni las claves son suficientes. Y el desabasto se deja sentir con mayor fuerza en el mercado mexicano.

La enorme falla de compras del sector público, que sólo ha llevado a compras directas por parte del IMSS e ISSSTE, que son más caras, y además al desabasto.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 24 de junio de 2021. Agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password