Cinque Terre

José Yuste

[email protected]

Analista financiero.

Compras de pánico escasean la hidroxicloroquina

En México fue cuestión de cinco días para que escasear el plaquenil, la medicina que tiene hidroxicloroquina, y que para el presidente estadunidense, Donald Trump, puede ser el principio del fin de la crisis del coronavirus. ¿Qué sucedió? Que apenas el viernes pasado, el inquilino de la Casa Blanca muy a su estilo y totalmente irresponsable, dijo que la hidroxicloroquina es un medicamento poderoso que puede “cambiar el juego” en la lucha contra el coronavirus.

Por si el mensaje no había llegado, Trump al día siguiente, reiteró vía Twitter: “La hidroxicloroquina y la azitromicina juntas pueden ser uno de los mayores cambios de juego en la historia de la medicina. La FDA ha movido montañas ¡gracias! Esperemos que ambos (medicamentos) se pongan en uso inmediatamente, ¿las personas están muriendo, muévanse rápidamente y que Dios bendiga a todos!”.

El daño estaba hecho. Los consumidores corrieron a comprar ambos medicamentos en Estados Unidos. Los escasearon de inmediato.

Y las mismas compras de pánico, algunas irresponsables (porque son personas que no lo necesitan), fueron copiadas en México con igual resultado. Ya no hay plaquenil (hidroxicloroquina) en nuestro país.

COFEPRIS LLEGA TARDE AL CONTROL

En México, la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) está llegando tarde para controlar la venta de ambos productos. Hasta la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Jalisco, (Coprisajal), fue la primera en poner orden para esas medicinas. Ya prohibió la venta de hidroxicloroquina y azitromicina en Jalisco. Otra vez vemos al gobierno de Enrique Alfaro actuar. Cuando la Cofepris quiera tener un inventario o existencias de dichos medicamentos, ya será tarde.

SANOFI SE APURA A PRODUCIRLO EN SEMANAS

El productor de plaquenil es el laboratorio francés Sanofi, que en México y en el mundo es conocido por producir las vacunas (las de la influenza, entre otras). Sanofi fue el primer sorprendido al ver las ventas en Estados Unidos y México. El plaquenil (hidroxicloroquina) se utiliza para tratamientos de lupus, artritis reumatoide y, desde luego, para la malaria.

Los pacientes que sufren lupus o artritis reumatoide se quedaron sin el medicamento por unos días.

Sanofi de inmediato mandó a pedir la materia prima de Plaquenil, que viene de Hungría. Aquí en México se producen las tabletas. En abril volverá a existir el medicamento en el mercado mexicano. Lo más curioso es que las autoridades sanitarias no creen que la mezcla de hidroxicloroquina y azitromicina, sea la solución contra el coronavirus.

 FDA DESMIENTE A TRUMP

La misma la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos FDA por sus siglas en inglés), advirtió que no son la solución contra el COVID-19.

En México por más que se ha querido llevar la Fase 2 de manera más tranquila, existe una población que está pendiente, sabe los riesgos, y que en el pánico se fue por la posible cura de la hidroxicloroquina (plaquenil) y la azitromicina, haciéndolas escasear. La Cofepris llega tarde a poner control en este abasto.


Este artículo fue publicado en Excélsior el 26 de marzo de 2020, agradecemos a José Yuste su autorización para publicarlo en nuestra página.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password