Cinque Terre

Armando Reyes Vigueras

[email protected]

Periodista

Cómo vamos en la 4T: periodismo y medios

Después de un semestre de gobierno, es posible hacer un balance en el terreno de los medios de comunicación y del periodismo. En anteriores ocasiones hemos abordado el tema de los despidos –producto en parte de la política de austeridad de la actual administración–, pero sin duda lo que se está viviendo en este ámbito muestra reacomodos, alianzas, publicaciones que buscan nuevas vías de sobrevivencia y la persistente agresión en contra de comunicadores en varias entidades del país.

Medios impresos: sin certezas próximas

El anuncio de que la revista Artes de México sólo editará dos números este año, en lugar de los cuatro que tradicionalmente publicaba, es muestra de que este sector es, quizá, el más golpeado por la coyuntura que vivimos.

Y es que a pesar de que empieza, a cuentagotas, a fluir la publicidad oficial de algunas dependencias, muchas son las publicaciones impresas que han tenido que reducir costos, como es el caso de la revista Siempre!, o que han tenido que buscar nuevas estrategias para sobrevivir.

Pero en medio de este panorama, llama la atención la cantidad de páginas de publicidad oficial que la revista Proceso publicó en sus más recientes ediciones, en particular luego del enfrentamiento que tuvieron con López Obrador, quien declaró que ya no leía el semanario fundado por Julio Scherer García, aunque el hijo de este último sea el titular del área jurídica de la Presidencia.

Entre periodistas se habla de que antes de que termine el año se podría estar siendo testigos del cierre de algunas revistas o periódicos, los cuales enfrentan no sólo la falta de publicidad, oficial y privada, sino también un ambiente de negocios adverso y la falta de adaptación a las nuevas reglas del juego.

¿Qué medios impresos sobrevivirán?

FOTO: VICTORIA VALTIERRA /CUARTOSCURO.COM

Radio: acomodos

Como ha venido sucediendo desde hace unos meses, Radio Centro ha sido noticia, tanto por sus problemas financieros, como por las contrataciones que ha realizado. Ahora lo fue por el término del contrato que tenían con Grupo 7 para la renta y operación de la estación XFM que opera en el 92.1 de Frecuencia Modulada.

Así, el concepto –como todo parece indicar– de Radio Red llega a su fin y el grupo propietario relanza la estación como XFM con Pedro Ferriz de Con como conductor de su noticiario principal y una programación que mezcla música de los años 80 y 90. Habrá que darle tiempo a esta fórmula para conocer su aceptación entre el público.

Adicionalmente, un columna de Martín Moreno en Sin Embargo, en la que informaba de la venta de Grupo Imagen a Grupo Andrade, movió las aguas en este terreno, aunque a final de cuentas fue desmentida la versión por el presunto grupo comprador.

Y es que la noticia tenía bases luego de que Grupo Andrade adquiriera las estaciones de radio de Imagen en la Ciudad de México y Guadalajara, para lanzar El Heraldo en radio.

Para concluir este apartado, en redes sociales diversos radioescuchas se han quejado de la cantidad de estaciones que sólo transmiten música, algo que refleja la crisis en la que viven algunas empresas del ramo y que reaviva la polémica de si ese debe ser el camino para esta medio, considerando que mucha gente prefiere un servicio de streaming, como Spotify o Play Music, que escuchar sus canciones favoritas a través de la radio.

Asesinatos de periodistas: nada ha cambiado

En lo que va del presente sexenio han sido asesinados, como bien se ha documentado en el portal de etcétera, 14 periodistas en el país, una situación que no se ha alterado pese al cambio de gobierno.

El último de la lista fue Jorge Celestino Ruíz Vázquez, reportero del diario El Gráfico de Xalapa, quien fue muerto luego de haber denunciado amenazas en su contra y de pedir la protección al mecanismo gubernamental creado para defender a los comunicadores.

Así, pese a las promesas y corajes gubernamentales, pues el presidente ya reclamó que lo culpan de todo –como antes sucedía con Calderón o con Peña Nieto–, las agresiones prosiguen y no se ve alguna solución en este tema.

Por supuesto que hay que comentar que, como algunos colegas han señalado, los asesinatos se dan en las entidades del país con más presencia de la violencia producto del crimen organizado y no tan organizado, pero con complicidades de distintos órdenes de gobierno, y no en la capital del país.

Además, como sucedió en el caso comentado en este espacio, había antecedentes de amenazas en contra de los periodistas ultimados.

Desde el año 2000, de acuerdo a la información dada a conocer por Artículo 19, han muerto 130 periodistas, la inmensa mayoría hombres, 47 durante la administración de Peña Nieto y los 14 que se han presentado en el actual gobierno.

Se trata, a pesar de las promesas, de un tema que refleja que algo se está haciendo mal en materia de seguridad pública, no obstante la propaganda de que las cosas cambiarían con la llegada de ya saben quien.

Finalmente, queda registrar que en Estados Unidos el discurso de odio ya rindió sus primeros frutos en asesinatos colectivos en contra, en El Paso, de la comunidad latina, particularmente la mexicana, además de hechos parecidos en otros estados de la Unión Americana.

¿Cuánto falta para que en México veamos un hecho similares con tanto discurso polarizador desde espacios de gobierno y en las redes sociales que lo apoyan?

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password