Cinque Terre

Armando Reyes Vigueras

[email protected]

Periodista

Y cómo vamos con la libertad de expresión en la 4T, segunda parte

La libertad de expresión durante el actual sexenio enfrenta un gran reto, pues para la 4T es inaceptable que se expresen voces contrarias a sus planes. La tentación por establecer una voz única se mantiene presente y en este espacio vamos a ver algunos ejemplos de esta tendencia.

Cero voces críticas

En septiembre de 2019, dimos a conocer una relación de hechos que mostraban cómo la libertad de expresión en México estaba siendo afectada con la llegada de la llamada 4T –con despidos, agresiones y censuras— situación que lejos de disminuir se ha mantenido, incluso con otro tipo de acciones.

Puede leer el texto anterior en el siguiente enlace: https://www.etcetera.com.mx/opinion/como-vamos-con-libertad-expresion-4t/

A la lista que dimos a conocer de articulistas que tuvieron que cambiar de medio, hay que agregar a Joel Ortega Juárez que tuvo que salir de Milenio.

Expresar una opinión negativa a lo que representa el movimiento que se autonombra como de cuarta transformación, puede poner en riesgo el espacio de articulistas y columnistas, ya sea por el miedo de editores o por presiones desde el ámbito de gobierno.

En distintas ocasiones, durante la conferencia mañanera reporteros identificados con medios –o supuestos medios— afines a la 4T han expresado la necesidad de sacar de medios públicos a las voces críticas al lopezobradorismo. El último ejemplo se tuvo el 30 de septiembre pasado, cuando Ricardo Sevilla de Regeneración –medio fundado por el actual vocero presidencial, Jesús Ramírez Cuevas— preguntó: “¿por qué personajes como Amparo Casar, Ricardo Raphael, Leonardo Curzio, Sergio Aguayo, así como tantos otros enemigos y calumniadores de este gobierno, reacios a la transformación y varios de ellos aliados estratégicos de Claudio X. Gonzáles siguen enquistados, por ejemplo, en el Canal 11? Hay tan sólo por hablar de un caso, un programa que lleva 22 años al aire, Primer Plano”.

No ha sido la única ocasión en que durante alguna mañanera se le pide al presidente, escudado en una pregunta, excluir, censurar o limitar la libertad de expresión de quienes no comparten la visión del actual grupo en el poder.

Pero no es el único intento por evitar que se den a conocer opiniones discordantes o datos que mostraran las contradicciones o ineficacias del gobierno federal.

En Conacyt, se dieron a conocer lineamientos que expresamente prohíben la expresión de críticas de parte tanto del personal de la institución como de prestadores de servicio, al establecer que deben “abstenerse de emitir comentarios u opiniones negativas o desfavorables sobre las políticas o programas” del organismo.

Esto en el contexto en el que se han presentado acusaciones a científicos pertenecientes al Foro Consultivo ante la Fiscalía General de la República, la eliminación de fideicomisos y becas; todo esto ha tenido como consecuencia que se empiecen a dar despidos, como el de Alejandro Madrazo Lajous, bajo el argumento de “pérdida de confianza”, ya que el investigador no sólo ha sido crítico de ciertas políticas del actual gobierno, sino ha mostrado públicamente su apoyo a los académicos afectados.

Por cierto, un lineamiento similar para que los integrantes de una institución de la administración pública federal se abstengan de emitir opiniones críticas, también se presentó en Sedena.

Finalmente, Artículo 19 ha documentado el asesinato de 22 periodistas en lo que va del sexenio. “México continúa siendo uno de los Estados más peligrosos del mundo para el ejercicio del periodismo y la libertad de expresión, siendo insuficientes las actuales políticas de protección”, señala la organización.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password