Cinque Terre

Rubén Cortés

[email protected]

Periodista y escritor.

Ya con la clase media tirada, va por las ONG

Ya con la clase media noqueada (10 millones de clasemedieros pasaron a ser pobres desde 2018) el gobierno liquidará a las organizaciones no gubernamentales para acabar de desdentar a la sociedad civil que le ganó la elección en la CDMX.

Porque esos 10 millones expulsados de la clase media ya no pueden pensar por sí mismos a la hora de votar, pues pasaron a depender de las dádivas del gobierno, y tienen que regalarle su voto al gobierno, como única manera de sobrevivir.

Con las ONGs sucede igual: ya el gobierno empezó a criticar el sistema fiscal que permite a las empresas deducir impuestos si hacen donativos a las ONGs: ayer se quejó de que por ese motivo dejó recaudar 88 mil 792 millones de pesos.

La estrategia, sacada del librito castrochavista-orteguista que sigue este gobierno, es que todo el dinero que llegue a la sociedad civil tiene que llegarle del gobierno, para tener del cuello a quien lo recibe.

Es el mandamiento primero de este tipo de gobiernos: “El problema que habría que entender es que, cuando sacas a gente de la pobreza y llega a clase media, se les olvida de dónde vienen, y quién los sacó”.

Con las ONGs sucede igual: este gobierno quiere eliminarlas como a la clase media, porque al igual que Castro, Chávez, Ortega, su tarea es eliminar a todos los que lo hicieron ganar el poder para que, de la misma manera, no puedan quitárselo haciendo ganar a otros.

Y las ONGs fueron parte importante para desacreditar a los gobiernos de la democracia del 2000 al 2018: fueron pastoreadas sabiamente desde la oposición por el grupo político que se encuentra hoy en el poder.

Porque, pagadas por las grandes empresas nacionales (para deducir impuestos, sí) y gobiernos y organizaciones internacionales, ayudaron a fortalecer a la ciudadanía para que conociera sus derechos y pudiera exigirlos.

Y a sensibilizar sobre causas sociales, humanitarias, medioambientales; informar, movilizar y lograron participación ciudadana, gracias al dinero que reciben de instituciones y empresas colaboradoras que, a cambio, deducen impuestos.

Bueno, pues este gobierno ya va contra esas empresas colaboradoras porque le dieron 88 mil 792 millones de pesos a las ONGs: 88 mil 792 millones de pesos que quiere ser el gobierno el que los de, para que se los deban al gobierno y no a las empresas.

Recordemos que cuando el gobierno de Peña fue herido de muerte por el Caso Iguala en 2014, gracias a que las ONGs se movilizaron y sensibilizaron a la sociedad sobre la desaparición de los 43 jóvenes, el actual presidente les ensartó la narrativa de “Fue el Estado”.

Por eso va contra las ONGs. Porque pueden hacerlo perder.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password