Cinque Terre

la redacción

Un año de Christopher Landau: el embajador que conquistó las redes sociales, que regañó a Calderón, que exigió resultados a Durazo y que pide abiertamente respetar la reforma energética

Abogado por la Universidad de Harvard, numismático, amante confeso del aguacate, del mango ataulfo, de las tlayudas y de los chiles en nogada, Christopher Landau es sin duda el embajador más carismático de un país extranjero en la historia moderna del país y cumple este miércoles un año de haber asumido esa encomienda que le dio el presidente Donald Trump.

“Hoy cumplo un año como embajador de Estados Unidos en México. A pesar de la pandemia, ha sido el mejor año de mi vida. Me encanta vivir en este país, y he disfrutado en especial de mis interacciones en redes sociales. ¡Gracias por la cálida bienvenida y espero que sean muchos años más!”, escribió en sus redes sociales.

Padre de dos hijos, Nathaniel y Julia, está casado con Caroline Bruce Landau, quienes lo acompañan en esta su primera aventura en la diplomacia a la que llegó antecedido de su éxito como abogado por la Universidad de Harvard, como hijo de diplomático, y que ha recorrido con una muy buena dosis de buen humor que lo ha convertido en uno de los personajes favoritos de las redes sociales.

Su cuenta de Twitter tiene poco más de 250 mil seguidores, sobre todo porque la ha convertido, aún antes del confinamiento por la pandemia, en una forma de comunicación permanente, institucional y personal, con sus connacionales en el país y con los mexicanos.

En su red social, que todo parece indicar maneja personalmente, el trigésimo primer embajador norteamericano en México ha subido fotos de su familia, del cumpleaños de alguno de sus hijos, de recorridos familiares por ciudades o museos, de partidos de futbol en el Estadio Azteca, de la visita a un taller de Talavera en Puebla e incluso, de compras en mercados o imágenes de él comiendo tacos, o una tlayuda oaxaqueña.

Su sentido del humor y su apertura genera una gran interacción con los internautas, algunos de los cuales aprovechan para hacerle solicitudes diversas de temas que tienen que ver con la embajada, o simplemente, para felicitarlo porque nadie, ni siquiera funcionarios mexicanos, hacen lo que él: mantener un diálogo constante y realmente circular con la que es su audiencia e incluso, más allá.

Un tuit refleja el nivel de qué tanto se ha metido “hasta la cocina mexicana” el embajador “gringo”. El pasado 23 de julio, desde la cuenta @enbuscadelsaber, un tuitero identificado como Juan Carlos le hizo saber que en marzo de este año, empezó a tramitar la renovación de su residencia, “me hiceron cargo a mi tarjeta y el día 03 de abril tenía mi cita para la toma de huellas, la cual debido a la contingencia santitaria fue pospuesta. Qué procede hacer de mi parte”.

Landau o quizá su community manager, respondió a los pocos minutos, algo tan sencillo pero a la vez tan inusual en políticos o servidores públicos mexicanos: “Vamos a consultar con @USConsularMEX. Saludos y suerte”, lo que motivó que desde la cuenta @LaqMuskulok le reclamara a quienes recurren cotidianamente a “hablar” con Landau, con ironía mexicana: “¿Que parte de que es el embajador y no el de ventanilla no entienden? al rato le van a preguntar sobre a qué hora pasa la basura a la embajada. Ubíquense igualados!!”.

–Recogen la basura los lunes, miércoles y viernes a las 800. Saludos, respondió el embajador.

Se siente tan cómodo con su cuenta de Twitter el representante del gobierno de Trump, que se da el lujo de incluir mucho de humor en donde se supondría que son asuntos “serios”, como lo hizo cuando la policía mexicana detuvo a José Antonio Yepez, alias el Marro, líder de un grupo criminal que operaba en Guanajuato y que era la causa del desvelo de la influyente comunidad norteamericana asentada en San Miguel de Allende.

Ese día, felicitó al gobierno federal y al gobierno de Guanajuato por la captura del criminal con un video en el que un presunto delincuente huye de un edificio y confunde la puerta corrediza, por lo que se da un golpazo y cae. “Los delincuentes se creen tan vivos y tan listos pero al final siempre vamos a ganar los buenos. ¡Viva el estado de derecho!”, escribió.


También se ha encargado de difundir fotos de la gira del presidente Andrés Manuel López Obrador en Estados Unidos, destacando la alianza y la amistad de los dos gobernantes, una relación en la que su intervención ha sido clave para lograr los avances logrados, muchos de ellos inesperados para el propio gobierno de Estados Unidos por la amplia disponibilidad de colaboración del gobierno mexicano.

LOS CASOS POLÉMICOS A UN AÑO DE LANDAU

Si bien ha llevado su manejo mediático a recomendar que no lean ningún artículo de prensa que utilice una foto que él cree inconveniente a su imagen, porque se le ve ojeroso y demacrado, Christopher Landau ha sido enérgico cuando ha necesitado serlo, por ejemplo, el día en que durante una marcha anarquista, grupos de manifestantes lanzaron petardos contra la embajada, en Paseo de la Reforma.

“Mi profundo agradecimiento a la policía de la CDMX por la protección brindada ayer cuando una banda de anarquistas violentos atacó nuestra sede diplomática con cócteles molotov y piedras. La policía demostró valor y profesionalismo ante los delincuentes”, escribió el 6 de junio.

La mano dura del representante del país más importante en la relación económica y diplomática de México, ha asomado en algunos casos en los que directamente ha hecho críticas puntuales sobre temas que tienen que ver con la inseguridad y la economía mexicana; sin contar que mientras el presidente de México desestima el uso de cubreboca, él se encarga de promover su uso general.

El 21 de febrero, se difundió un video que usuarios de redes sociales calificaron como un “regaño” al secretario de Seguridad, Alfonso Durazo. Ante el funcionario, lamentó “las cosas atroces que pasan en México” en materia de inseguridad y pidió que haya resultados, “no solo palabras”.

Es algo deprimente, francamente”. “¿Qué es lo que se propone ahora que es distinto de lo que se ha hecho hasta ahora… No hemos tenido resultados”: Christopher Landau, sobre la inseguridad en México.

Ante los señalamientos que ha hecho sobre este tema, el embajador trata de que no le distorsionen las palabras e insiste “Mi mensaje es claro: el crimen organizado representa un reto compartido para nuestros países, y tenemos que buscar soluciones compartidas”.

****

Un mes después, el 9 de marzo, la agencia Reuters dio a conocer que la embajada de Estados Unidos en México, la Unión Europea, Canadá y otros seis países europeos se han reunido para discutir sus preocupaciones sobre la política energética del país en un contexto en el que el presidente Andrés Manuel López Obrador se esfuerza por otorgar al Estado un papel más relevante en el sector, fortaleciendo a Pemex frente a la iniciativa privada. Un encuentro diplomático inusualmente amplio, como éste, es una muestra de cómo la actual política sobre energía, opuesta a la del gobierno anterior, inquieta a las economías que tradicionalmente han estado entre los mayores inversionistas en México, expuso Reuters. Extrañamente, Landau no hizo comentarios.

***

Landau también le reclamó al ex presidente Felipe Calderón, quien retuiteó un mensaje de Joe Biden contra Trump. Dijo Calderón el 22 de marzo, simplemente traduciendo literal el tuit del demócrata Joe Biden: En tiempos de crisis, un presidente debe calmar y confortar, mostrar el camino con mano firme, y proveer un faro de esperanza al pueblo americano.

Donald Trump es incapaz de hacer eso (@JoeBiden). El embajador escribió como respuesta al mensaje del michoacano: “En tiempos de crisis, un EXpresidente no tiene porque meterse en la política doméstica de otro país. Ahora más que nunca nos toca trabajar juntos. No politicemos a TODO por gracias a Dios (sic)”.

Pero sin duda, el momento más complicado para el novel diplomático ocurrió el pasado 25 de junio, cuando en un encuentro con empresarios, al analizar la situación económica del país, dijo que su función primordial era convencer a sus connacionales de que inviertan en tierras aztecas, pero “tampoco les puedo mentir y tampoco les puede decir que es un momento oportuno para invertir en México; sí se ven cosas muy desalentadoras para la inversión extranjera y en varios sectores hemos visto cosas preocupantes”.

Aunque argumentó que sus palabras estaban siendo tergiversadas, en realidad ratificó sus dichos en varios mensajes: “Se está reportando que yo comenté esta mañana a la CONCAMIN que no es momento oportuno para invertir en México. Eso no lo dije. Lo que dije es que los inversionistas buscan la certidumbre, y que no hay nada peor que cambiar las reglas del juego”.

¿OTRA HISTORIA DESPUÉS DE LA VISITA DE AMLO A TRUMP?

Después de la visita del presidente López Obrador a la Casa Blanca, Landau ha estado particularmente optimista de que la gira “ha sido un éxito” y que representará la “relocalización” (sic) de la inversión hacia nuestra región”, una frase que puede entenderse como la seguridad de suficientes garantías a inversiones que hace poco estaban al menos en duda, o francamente amenazadas, como las del sector energético.

“Los Presidentes dieron excelentes discursos y firmaron un Comunicado Conjunto. Muchos querían ver esta relación fracasar, pero está más fuerte que nunca para el bien de ambos países”, escribió en sus redes sociales en una serie de mensajes plagados de optimismo.

La realidad es que mientras López Obrador se reunía en la Casa Blanca con Donald Trump y éste le regalaba un bat y la captura del ex gobernador de Chihuahua, César Duarte, el presidente mexicano correspondía con un bat huichol y un anuncio desde México, particularmente alentador para el gobierno norteamericano y para los inversionistas de ese país: la Secretaría de Energía había instruido a Pemex y a la empresa Talos Energy Offshore, “la unificación del yacimiento compartido, relacionado con el campo Zamá. Constituye el primer yacimiento en la historia de nuestro país, que será desarrollado entre la empresa del Estado y un privado”.

El periodista Raymundo Rivapalacio escribió en El Financiero que esta decisión revirtió la acción de Pemex para quedarse con su control, lo que llevó al borde de un conflicto diplomático, luego de que el Departamento de Estado señaló que la pretensión mexicana era “perturbadora”.

Parece que es un triunfo claro de Landau y que las facilidades del gobierno mexicano para que empresas norteamericanas utilicen nuestro país para exportar gas, incluso pagando el gobierno federal la reubicación del gasoducto al pasar por tierras de indígenas Yaquis, es otro logro en su corta carrera diplomática.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password