Cinque Terre

Rafael Hernández Estrada

[email protected]

Fundador y consejero nacional del PRD, fue su diputados federal y representante electoral. Se desempeña como asesor parlamentario y analista político.

Charlatanes y mayoría artificial

Solamente la falta de vergüenza explicaría que Morena impugnara, como lo hará, el acuerdo que el Instituto Nacional Electoral (INE) adoptó para garantizar la más exacta representación de los votos de la ciudadanía en la integración de la Cámara de Diputados.

Tres diputados federales que justificarán esa impugnación son protagonistas de la burla a la ley que se pretende contener mediante dicho acuerdo: Mario Delgado, diputado con licencia que es presidente de Morena, llegó al cargo de legislador federal postulado por el Partido del Trabajo; Pablo Gómez, vicecoordinador de Morena, fue postulado por el mismo partido de origen salinista, y Gerardo Fernández Noroña, el actual subcoordinador petista, originalmente ocupó la curul con cargo al Partido Encuentro Social, el partido de evangélicos metidos a la politiquería (quien dude de estos datos, puede consultar el convenio de coalición de Juntos Hartemos Historia en el repositorio documental del INE).

Maniobras como las protagonizadas por Delgado, Gómez y Noroña burlaron la ley para lograr una mayoría artificial a favor de Morena y sus aliados. Los partidos de la coalición intercambiaron candidatos en los distritos electorales para que Morena y sus partidos aliados rebasaran el tope de sobrerrepresentación que establece la Constitución. La mecánica de esta burla a la ley no es nueva. Cuando era partido mayoritario fue ensayada por el Partido Revolucionario Institucional en múltiples ocasiones: militantes de un partido son postulados por otro para que su curul no se cargue al partido original y éste obtenga más posiciones por la vía plurinominal.

Con esta maniobra, la sobrerrepresentación que obtuvo la coalición morenista al inicio de la Legislatura fue de 18 por ciento por encima de los votos obtenidos en las urnas. Pero, además, tal chanchullo fue complementado con oscuras negociaciones que permitieron a la mayoría obtener otro 6 por ciento adicional mediante el cambio de bandera de legisladores que eran ajenos a la 4T. El resultado: la coalición obradorista, que obtuvo 43 por ciento de los votos en las elecciones legislativas, cuenta actualmente con 67 por ciento de los integrantes de la Cámara; es decir, tiene una sobrerrepresentación de 24 por ciento. Como es claro, la mayoría calificada en la Cámara de Diputados, que tanto presumen los diputados de la mayoría aplaudidora, que utilizan en forma abusiva para aprobar reformas constitucionales “sin moverle ni una coma”, así como para amenazar a magistrados, gobernadores y a la Auditoría Superior de la Federación, no es producto de la voluntad popular sino de la maniobra descrita, completada con la sumatoria nada democrática de voluntades. Esa mayoría artificial, para decirlo con todas sus letras, es resultado de un fraude a la Constitución.

Cuartoscuro

Por ello es loable que el Consejo General del INE haya adoptado el 19 de marzo un acuerdo para regular el mecanismo de asignación de curules por el principio de representación proporcional en la Cámara de Diputados, las que deberán asignarse a los partidos políticos nacionales con base en los resultados que cada uno obtenga en la jornada electoral del 6 de junio próximo.

El acuerdo aprobado busca evitar la sobrerrepresentación y hacer efectivo el principio constitucional establecido en el artículo 54 de la Carta Magna, que dice lo siguiente: “En ningún caso, un partido político podrá contar con un número de diputados por ambos principios que representen un porcentaje del total de la Cámara que exceda en ocho puntos a su porcentaje de votación nacional emitida”.

Así, para impedir que se repita una estratagema contra la voluntad popular como la ocurrida en la actual Legislatura, se dispone que se tomará en cuenta la militancia de cada candidato ganador para contabilizarlo con cargo al partido del cual forma parte en realidad, de manera que ello impedirá el engaño y redundará en una más exacta expresión de la voluntad ciudadana en la integración de la Cámara de Diputados, tal y como manda la Constitución.

Cincelada: escribió Arturo Erdely: “Lo de hoy son las falsas alertas sísmicas, los falsos semáforos naranja, las falsa epidemias domadas, los falsos aeropuertos, los falsos rescates a Pemex y CFE”. Añado: la falsa izquierda en el poder.


Sígueme en Twitter: @rafaelhdeze

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password